Archivo diario: 30 diciembre 2009

Navidades

Si por algo se distinguen estas fiestas es por las cenas y comidas que celebramos, normalmente en Nochebuena y Nochevieja se reúne toda la familia para ello.

Todo empieza perfectamente, se reciben las familias para cenar dándose la bienvenida, olvidando lo que ha pasado en otras celebraciones, recibimos a las personas que quizá no hayamos visto en todo el año (o en varios años) y celebramos la Navidad. Cuando llega la hora de sentarse a la mesa empiezan los problemas, siempre te toca al lado del familiar pesado (nos pasa a todos, el pesado cambia con la persona). Con el primer plato empiezan los primeros desencuentros, ya llevamos suficiente tiempo juntos como para que aparezcan hostilidades. Normalmente se suelen evitar conversaciones en las que chocamos, pero según pasa el tiempo se acaban los temas y siempre está el graciosillo de turno que saca el tema tabú, se entabla la primera disputa que la persona mayor de la familia trata de calmar, consiguiéndolo la mayoría de las veces -que estamos en Navidad y no es plan de terminar como todos los años- es decir, peleados unos con otros. No pasa nada termina la cena y no ha habido problemas, aunque haya miraditas.

Posteriormente se muestran los dulces típicos que ponemos en bandejas para que cada uno coja lo que quiera, ahí es cuando piensas viendo las peladillas para que servirán, conforme va pasando el tiempo piensas –ya sé para que sirven, no saben bien, no son blanditas para poder masticarlas sin romperte un diente y no te endulzan lo suficiente- es cuándo le das la utilidad a las peladillas “sirven para tirarselas a la cabeza a aquel familiar que te está dando la noche” -si se veía venir, cariño, sabia que me daba la noche- le dices a tu mujer o compañera haciéndole cómplice de tus pensamientos.

A pesar de todo, Feliz Navidad a todos, que lo pasemos lo mejor posible estos días.

Publicado en “La Voz de Ronda” 26/12/2009

Anuncios