Archivo mensual: enero 2010

Herencia

No sé si es que hay personas que quieren tener su minuto de gloria a toda costa (incluso después de fallecido) o es que quieren castigar a sus allegados pese a quién pese (también habría que comprobar su comportamiento en vida del finado). Pero lo que es seguro es que a alguno se le va la “olla” al hacer el testamento.

Que un multimillonario no sepa que hacer con su herencia es una cosa, que no la quiera repartir entre sus pocos familiares es otra, pero que decida repartir la mitad de su herencia (valorada en decenas de millones de euros) con los Príncipes de Asturias y con los nietos de los Reyes no se puede llamar de otra forma que perder la “perola”.

No conforme con recoger en sus últimas voluntades que los Príncipes gestionen una fundación benéfica creada con la mitad de su herencia, les deja a ellos la otra mitad para asombro de los familiares, amigos e incluso inquilinos de sus muchas propiedades que tenía en alquiler en la isla de Menorca, de donde era vecino y, por lo visto, casi dueño.

Pero esto, con no dejar de ser sorprendente, llega incluso a la gravedad al tener conocimiento de que los herederos al trono han aceptado la herencia. Que van a hacer ¿crear una ONG? Para eso ya ha dejado el millonario-aburrido la mitad de su herencia. ¿Qué van a hacer con las propiedades? Porque me imagino que no seguirán siendo los propietarios y se dedicarán a ir todos los meses a cobrarles a los anonadados inquilinos.

Con la de familias con necesidades que hay, labores sociales que se podrían hacer, investigaciones científicas que se podrían subvencionar…nada se lo deja a los Príncipes. Lo único peor que podría haber hecho era dejárselo a los de la SGAE (otros estómagos agradecidos) para que sigan chupándonos la sangre a los pobres que no somos nadie.

Publicado en “La Voz de Ronda” 23/01/2010

Anuncios

Haití

Hemos hecho algo mal, no sabemos el qué, pero algo no ha salido cómo teníamos previsto. No es normal que las grandes catástrofes se ceben con los lugares más pobres, no sabemos si será un castigo divino o de la naturaleza pero lo que hemos visto estos días confirma la tesis de que algo ha salido mal. Que un terremoto haga moverse los cimientos de un pueblo es normal, lo que no es normal es que lo haga con tanta fuerza y en el país más pobre de América.

Dicen que en los lugares como Haití se notan más las catástrofes porque allí las construcciones son más frágiles y con ello al más mínimo movimiento de tierra tienden a caerse, pero es que se ha caído casi todo, desde la sede de la ONU hasta el Palacio Presidencial, que no creo que estuvieran precisamente construidos en precario, simplemente ha sido un movimiento de tierra brutal. Siempre estremece ver imágenes de una catástrofe de este tipo, se nos hizo un nudo en la garganta con las imágenes de las inundaciones en Nueva Orleáns, con montones de personas desplazadas de sus casas y pueblos, refugiándose donde podían. Con el tsunami que barrió Indonesia el corazón se nos encogió al ver las imágenes de cómo el agua se llevaba todo por delante, pero supimos responder con ayudas solidarias que hicieron que floreciera lo mejor de muchas personas y países, pero lo que ha pasado en el pequeño país americano nos ha hecho estremecernos totalmente.

Que la naturaleza se muestre tan cruel con un país tan pobre como el Haitiano nos hace mucho más pequeños. Que ocurra en un país con recursos económicos es triste, pero se pueden recuperar, pero que el problema sea en un lugar donde comer ya de por sí es un problema nos hace ver la magnitud de la catástrofe que nos hemos encontrado. Necesitan ayuda, así que no dudemos en dársela, derrochemos solidaridad con Haití.

Publicado en “La Voz de Ronda” 16/01/2010

Maldita Piedra

Todos tenemos una ilusión o un anhelo en esta vida y lo peor que te puede pasar es que ese sueño se trunque en pesadilla, más aún cuándo toda tu vida la has dedicado a ello.

El año pasado por estas fechas Cristóbal estaba cumpliendo su sueño. Empezó en el motocross siendo joven (un deporte que necesita aparte de dedicación, dinero, ya que no es una práctica en la que la publicidad sea grande, aparte de no tener un sueldo que llevarse a la boca) por ello, en lo mejor de su carrera tuvo que optar por dedicarse a su profesión, en el ramo de la construcción, para poder sacar adelante a su familia. Inculcó a sus hijos su amor por las motos, llegando a gastarse grandes cantidades de dinero para que ellos consiguieran el sueño que él no llegó a conseguir, los acompañó y animó hasta el punto de hacer de ellos unos Campeones Mundiales de los que sentirnos orgullosos.

Luchó por hacer en la serranía un circuito donde poder entrenarse para no tener que mandar a sus vástagos tan lejos, también por dar a conocer este deporte, tan sacrificado, a todos sus conciudadanos y conseguir hacer de este deporte minoritario una salida a los más jóvenes, tuvo poco apoyo y menos ayuda pero no cejó en su utópico deseo.

Al fin, con 42 años consiguió hacer realidad algo por lo que había luchado tanto, participar en el rally más famoso del mundo, el Dakar. Pero fue ahí donde el sueño se tornó en pesadilla, en una etapa especialmente dura tuvo una caída que lo dejó en coma, del que pudo salir tras mucho pelear. Pero el golpe con aquella piedra maldita le ha dejado secuelas importantísimas. Estas Navidades ha vuelto a su casa, por fin. No está en las mejores condiciones, pero ahora es el momento de decir “Ánimo Cristóbal” y estar con él, ahora es cuándo todos le debemos devolver lo que ha dado por este deporte por el que apunto estuvo de perder la vida. Ahora Cristóbal, ahora. Ánimo héroe.

Publicado en “La Voz de Ronda” 09/01/2010

Año Nuevo

Cuándo llegamos a estas fechas hacemos listas para todo y para todos los gustos, es una manía que tenemos cada fin de año o cada año nuevo, según se mire.

Desde los profesionales que nos ofrecen un sinfín de ellas: que si la de mejor vestidas (casi siempre la reina, princesa o infantas ¡qué ya les vale!) la de las más guapas (ahí suelen estar Elsa Pataki o Pilar Rubio, a mi también me gustan) también tenemos los mejores vestidos ( por aquí aparecen los miembros de la familia real y algún que otro Grande de España ¿es que no miran a la gente que trabaja?) y la de los más guapos (en la mayoría de los casos suelen coincidir, será por que las mujeres lo ven como un conjunto ¡estos no me gustan nada!) y así con cada profesión, pueblo y hasta casa.

Pero también las tenemos de consumo propio, no todas las listas van a ser a gran escala, que hacemos de nosotros para nosotros mismos. En estas listas nos dedicamos a poner los propósitos para el nuevo año, a saber: dormir más (será porque el día de fin de año nos acostamos tarde) adelgazar y hacer ejercicio (o sea dieta y a correr, con lo mal que corremos algunos y lo que nos gustan las comidas) aprovechar el tiempo libre (el que lo tenga, que algunos para llegar a fin de mes tienen que echar las 24 horas del día trabajando, el día que cambian la hora 25 ¡eh!) dejar de fumar (este es un clásico, lo decimos en año nuevo, el Miércoles de Ceniza, a final de verano y hasta el día del cumpleaños, sea o no el tuyo) relajarme y disfrutar, sobrellevar lo mejor que podamos la crisis (lo que quiere decir que tienes trabajo, porque sino ni te relajas ni disfrutas y la crisis la tienes desde hace muchos años) cuidar la salud (y la cartera, que esta la cosa…).

En fin que yo este año he decidido no hacer listas, voy a hacer torpes, de todas maneras no las voy a cumplir, por lo menos a final de 2010 me reiré de mí mismo. Feliz Año.

Publicado en “La Voz de Ronda” 02/01/2010