Daño Ikea


Hay que ver el daño que está haciendo el estilo Ikea en nuestras vidas.

El estilo Ikea, es que tú vas a la tienda y ves como están todos los muebles expuestos, te hacen incluso una exposición de la casa completa, ves como quedan y te sorprendes, te entran ganas de comprar para casi todas las habitaciones de la casa. La sorpresa viene cuando vas a comprar algo, te lo dan embaladito y pasas por caja, cuando llegas a tu casa abres el paquete y ¡ahí está! El mueble que has comprado lo tienes que montar tú, con unas llaves imposibles de utilizar y viendo como se desmorona por momentos hasta que, tras muchos esfuerzos y horas, has conseguido montarlo para que quede como lo viste, eso si, ahorrándole a ellos el trabajo más duro, el montaje.

Pues bien, eso se puso de moda hace mucho tiempo. Empezaron los supermercados, que pasaron de ser la tienda a la que ibas con la lista y decías “Manolo: un litro de leche, un kilo de garbanzos y unas manzanas que estén buenas, que las del otro día no había quien se las comiera”, de ahí pasamos a la tienda grande en la que están todos los productos expuestos y te sirves tu mismo (y si las manzanas no están buenas que te den, no haber elegido esas). Después fueron las gasolineras, yo hoy día sólo conozco una en la que no te tienes que dispensar tú el gasoil, vas y le dices “Rafalín, ponme 10 euros” Hoy no, lo único que no haces tú es cobrar, que para eso siempre hay personas en las cajas (aunque ya hay sitios donde están los cajeros, donde pagas con tarjeta y hasta eso se ahorran). Pues ese estilo ha llegado a Aqualia, que te pide que le hagas el trabajo de decirle el consumo del agua para evitar las estimaciones y de camino la visita a tu casa.

Lo que no sabemos es si ellos han estimado las familias que comerían todos los días si contrataran personal para hacer el trabajo que nos piden que hagamos nosotros gratis.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/06/2010

Anuncios

Una respuesta a “Daño Ikea

  1. Paqui Gutiérrez

    Y si te pones a pensarlo vamos camino de ampliar el invento, pronto llegarás a hacerte el chequeo de rigor y te sentarán ante una máquina de apariencia inexplicable y de nombre impronunciable, con dígitos de referencia al final, y te tomará la tensión te revisará la vista, te extraerá sangre, te hará la prueba de esfuerzo, con pedales emergentes, para facilitar el completarla. Total…¡Todo un dislate, amigo Reina! cualquier día nos encontramos con que la fecundación in vitro es la nueva forma de amor, claro está, efectuada por una máquina y previa programación correspondiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s