Amigo Nico


Hace apenas dos semanas estábamos tomando café y contándonos chistes. Te encantaba, siempre que tenías ocasión me lo decías, el disco del programa “El Pelotazo” que te regalé, lo tenías como disco de cabecera en el coche, estaba casi gastado de tanto usarlo, como el cariño que desprendías hacía todos tus amigos y conocidos.

Hace apenas una semana estábamos todos tristes en tu despedida, te fuiste tan rápido que a nadie nos dio tiempo a despedirnos de ti. Para muchos se fue el Juez de Paz de Arriate, para otros muchos el compañero de trabajo siempre dispuesto para la ayuda, para algunos el compañero de fiestas y batallas, pero para todos se ha ido un gran amigo y una mejor persona, esa que siempre tenía una sonrisa y una frase amable para todos.

Este último año fue muy duro para ti, te quedaste sin trabajo y hacías todo lo posible para conseguirlo. Al fin obtuviste un contrato y también te hiciste cargo del bar de la piscina de Arriate, donde algunos conocieron una parte de ti nueva. Aún creo que hay algún chaval por allí preguntando por los quicos que decías que caducarían pronto, y lo que estabas haciendo era regalándolos a todos los que se acercaban. Un día me dijiste “Mira, es mi mejor cliente. Todos los días se bebe al menos 20 vasos de agua” ¡Qué arte! Tenías ese humor que a todos nos hacía sonreír por mal que estuviéramos.

Te has ido pero tengo por seguro que cada vez que nos juntemos Garrido y yo allí estarás tú contándonos tus chistes y dándonos ánimo ante cualquier inconveniente. También sé que estarás al lado de tu Padre Jesús de tu alma, al qué con tanto cariño pregonaste este año. Y estoy seguro que te habrá llevado al cielo el “Comandante Lara” del Pelotazo, sí aquél que tanto te hacía reír. Adiós amigo Nico, los que nos quedamos aquí seguimos esperando que nos cuentes el nuevo chiste que has oído, artista.

3 Respuestas a “Amigo Nico

  1. Paqui Gutiérrez

    Amigo Reina, hoy me has tocado el alma. Se fue un amigo de muchos y, para mí, un gran amigo. Un amigo de conversaciones profundas y de relación casi familiar… Ese tipo de amigos que casí forman parte de tu familia, pero que son la familia emocional que nos nutre a todos. El amigo que, junto con América y sus hijos, estuvo de mi lado en momentos difíciles. El amigo al que escuché y que me escuchó… Ese amigo que participa de tu vida y que cuando se marcha deja el hueco profundo de la ausencia. Hoy, junto contigo, vuelvo a emocionarme en su recuerdo, pero con una emoción que guarda una sonrisa, la que nace espontanea imaginando que me diría si me viese ahora mismo… Me diría sonrie y sigue con esa fuerza y ese optimismo con el que has afrontado tus empresas… Seguro que algún día nos encontraremos en algún sitio. Gracias por despertarme la sonrisa, amigo Reina.

  2. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  3. Pingback: Los números de 2010 | Sin ruido, no quiero voces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s