Archivo mensual: noviembre 2010

Flamenco

Por fin esta semana, tras mucho tiempo casi sin alegrías, hemos tenido una buena noticia. Buena no sólo para los que se dedican a ello sino para todos. El Flamenco, así en mayúsculas, ha sido declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ahí es nada.

 

El flamenco que para muchos es sólo Camarón y su revolución en el cante, empezó hace siglos. Andalucía no la entenderíamos en la actualidad sin la cultura que el flamenco ha ido impregnando en cada cosa que hacemos. No es sólo cante es mucho más: es baile, es una forma de vivir y una forma de afrontar la vida y los malos momentos. Tenemos flamenco para cada cosa que nos ocurra en la vida y no tenemos pueblo o ciudad de Andalucía en la que no existan una o varias peñas dedicadas al flamenco.

 

Ha llegado el momento, tras esta declaración de patrimonio cultural, de dar al flamenco el sitio que le corresponde en nuestra sociedad. Hace unos años la peña flamenca de Ronda comenzó en las escuelas de la localidad unos cursos dirigidos a los más jóvenes en los que les enseñaban qué era esto del flamenco, eso mismo deberíamos hacer en todas las escuelas y colegios de Andalucía, enseñar a los niños y a los menos niños que es esto. Porque el flamenco es mucho más de lo que nos muestran en la tele.

 

Desde el Cante Jondo al Flamenco-house que están intentando hacer ahora algunos grupos, pasando por el Flamenco-Rock o el Nuevo Flamenco, el Flamenquito o los Villancicos Flamencos. El pueblo andaluz, tan culto, ha ido adaptando el flamenco a la actualidad para hacer de éste un arte muy vivo, aunque a algunos les moleste, un cante que se oye y se disfruta, se baila y se percibe en todos los poros de la piel. Gocemos con él porque ¿entenderíamos alguna fiesta andaluza sin el flamenco?

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/11/2010

Anuncios

Ideas

La visita del Papa a España de esta semana pasada ha dado para hablar de muchos y muy variados temas. No ha habido conversación que se precie sin que se haya dado alguna opinión sobre el tema, y es que las barras de los bares dan para casi tanto como las tertulias que tan de moda están en las muchísimas cadenas que tenemos con la TDT.

En una de estas charlas con unos amigos surgió la pregunta que muchos se han planteado ¿es posible hoy en día ser cristiano con la qué está cayendo? Un compañero preguntaba esto ante los casos de pederastia y la razón de siempre, el tema del dinero que tiene la Iglesia y el despilfarro que por parte de algunos supone la vida que lleva el Papa y los altos cargos que tiene la Iglesia en su Estado, llamado Vaticano.

La respuesta es a la gallega ¿se puede ser demócrata actualmente tal como está ésta en España? Porque la respuesta es que si se puede confiar en que la Democracia es el mejor sistema que conocemos, qué respondió aquél, con todos los casos de corrupción que tenemos en este bendito país, amén de los altísimos sueldos y las costosísimas dietas que cobran nuestros políticos por asistir a reuniones que llevan en el cargo entonces ¿se puede ser demócrata y se puede ser cristiano? Todos los sistemas como todas las asociaciones tienen sus pegas, y a las pruebas me remito.

Conozco amigos que son de izquierdas y católicos, otros son de derechas y republicanos y así podríamos seguir. Lo verdaderamente importante no es lo que sea uno sino la forma que tenemos unos y otros de respetar a los demás. Las ideas de cada uno son suyas y para él son importantes, pero lo más necesario es saber defenderlas sin atacar al otro, el respeto entre personas con diferentes ideas o credos es lo único que nos puede hacer crecer a todos, como personas y como pueblo.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda ” 13/11/2010

Apellidos

Si usted se llama de apellido Zamora, Zamudio o Zorrilla tiene los días contados. Lo mejor ahora mismo es llamarse Álvarez, Aguilar o Alonso.

Se va a tramitar una ley por la que en caso de disputa entre los cónyuges prevalezca el orden alfabético en los apellidos del vástago que tenga usted con su santa (o pareja que está la cosa regular, aunque hayan suprimido el Ministerio de Igualdad). Esto a la larga puede crear la pérdida de apellidos con gran arraigo en nuestros pueblos, ya que los Sánchez, Pérez o Rodríguez no van a aguantar muchos años.

Antiguamente se pedía insistentemente a todos los santos, y los que eran menos buenos, porque las parejas tuvieran un niño. Era causa común de los abuelos paternos el pedir por un varón “para mantener el apellido” decían ellos. Pues bien, ya no va a hacer falta porque nuestros diputados se han propuesto que esto de la igualdad llegue a extremos hasta ahora insospechados. ¿Qué le habrán hecho los Vázquez, Suárez o Pérez a nuestros diputados? ¿A qué viene este cambio que realmente no es necesario para nada?

Por ahora yo estoy tranquilo ya que me apellido Cabello (aunque por lo que se ve en la foto lo esté perdiendo) pero tengo amigos que están que trinan con este tema ya que los Villanueva, Torres y Ruiz que conozco se han puesto de dientes. Ahora eso sí, los que se llaman Aguilera, Benítez o Castro lo están celebrando por todo lo alto.

Lo festejan con una copa de Anís que alfabéticamente está antes que el Whisky, y es que cómo sigamos con estos cambios pasaremos de poner por orden alfabético los apellidos a tener que comer o beber por el mismo orden, por lo que tendremos que tomarnos una cerveza antes que un vino y una ensaladilla antes que un queso. Siempre con el permiso de Sus Aburridísimas Señorías, claro está.

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 06/11/2010

La repera

Cuando los andaluces queremos hacer algo lo hacemos. Lejos de los tópicos que dicen que somos de una u otra manera, si nos ponemos de acuerdo es casi imposible pararnos, sobre todo cuándo el bien común está muy por encima de las nimiedades.

 

El proyecto de las Universidades de Málaga y de Sevilla, Andalucía Tech, ha conseguido una de las calificaciones de Campus de Excelencia Internacional (CEI) por parte del Ministerio de Educación, mientras que el de la Universidad de Granada, Biotic, ha logrado una de las seis de ámbito regional europeo, según la resolución del Comité Internacional de Expertos, hecha pública hace una semana por el secretario general de Universidades del Gobierno de la nación.

 

Más allá de la alegría mostrada por el Presidente de la Junta de Andalucía ante el nombramiento de nuevos ministros andaluces en la remodelación del Gobierno realizada por el Presidente Zapatero hace unas semanas, los andaluces debemos estar contentos porque nuestras universidades estén a la altura de las mejores, no ya de España sino de Europa y por ende del mundo, ya que la educación en este lado del Atlántico sigue siendo mucho mejor que la ofrecida por nuestros amigos los americanos.

 

El proyecto de Málaga y Sevilla iban juntos, caminaban de la mano y el éxito no se ha hecho esperar. Si los andaluces en general eligiéramos esa camino para realizar todos los actos nos iría mucho mejor, y a las pruebas me remito. Si en vez de rivalizar entre los de unas y otras provincias por ver quién tiene mejor Semana Santa o mejor feria nos dedicáramos a trabajar juntos, como hemos hecho en este proyecto, tendríamos el mundo a nuestros pies y no estaríamos obligados a irnos para buscar en otro sitio el lugar que nos corresponde, porque simplemente seríamos “la repera”.

 

Publicado en “La Voz de Ronda”  30/10/2010