La repera


Cuando los andaluces queremos hacer algo lo hacemos. Lejos de los tópicos que dicen que somos de una u otra manera, si nos ponemos de acuerdo es casi imposible pararnos, sobre todo cuándo el bien común está muy por encima de las nimiedades.

 

El proyecto de las Universidades de Málaga y de Sevilla, Andalucía Tech, ha conseguido una de las calificaciones de Campus de Excelencia Internacional (CEI) por parte del Ministerio de Educación, mientras que el de la Universidad de Granada, Biotic, ha logrado una de las seis de ámbito regional europeo, según la resolución del Comité Internacional de Expertos, hecha pública hace una semana por el secretario general de Universidades del Gobierno de la nación.

 

Más allá de la alegría mostrada por el Presidente de la Junta de Andalucía ante el nombramiento de nuevos ministros andaluces en la remodelación del Gobierno realizada por el Presidente Zapatero hace unas semanas, los andaluces debemos estar contentos porque nuestras universidades estén a la altura de las mejores, no ya de España sino de Europa y por ende del mundo, ya que la educación en este lado del Atlántico sigue siendo mucho mejor que la ofrecida por nuestros amigos los americanos.

 

El proyecto de Málaga y Sevilla iban juntos, caminaban de la mano y el éxito no se ha hecho esperar. Si los andaluces en general eligiéramos esa camino para realizar todos los actos nos iría mucho mejor, y a las pruebas me remito. Si en vez de rivalizar entre los de unas y otras provincias por ver quién tiene mejor Semana Santa o mejor feria nos dedicáramos a trabajar juntos, como hemos hecho en este proyecto, tendríamos el mundo a nuestros pies y no estaríamos obligados a irnos para buscar en otro sitio el lugar que nos corresponde, porque simplemente seríamos “la repera”.

 

Publicado en “La Voz de Ronda”  30/10/2010

Una respuesta a “La repera

  1. Son tantas las cosas que podríamos sacar adelante si nos pusiesemos de acuerdo, que no me queda más remedio que darte la razón, amigo Reina. Y presumo que no será la última ocasión en la que estaremos ambos de acuerdo. Y es que solemos perdernos en los flecos de las cosas, como si lo consustancial del mantón fuesen los flecos y nos pasamos la vida perdiéndonos en ellos como si de un laberinto se tratase. Es increible que aún no hayamos descubierto nuestro potencial conjunto. Si lo explotasemos seríamos, como bien dices, la repera. Magnífico artículo, amigo Reina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s