Archivo mensual: septiembre 2011

Nuevo golpe

Os prometo que esta semana no quería escribir sobre política, que no lo es todo en la vida —o quizá sí, no sabemos— es más, tenía preparada una columna sobre la reciente entrada del otoño, también podía escribir sobre los usos y costumbres de éste o del verano que se nos acaba de ir, pero hay veces que las cosas no salen como uno quería y obligan a cambiar planes.

Hace un par de semanas hablábamos del golpe que se estaba dando a la Constitución por parte de los partidos políticos mayoritarios, también de la modificación de la Ley Electoral perpetrada para blindarse ante las inminentes elecciones generales y andaluzas. Creíamos que no se podía ir más allá en el recorte de libertades, pero mira por donde estábamos equivocados, se podía ir y de hecho han ido mucho, muchísimo.

Se dice que la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, también parecerlo. Pues bien, nuestros políticos han dejado de ser presuntos para pasar a ser recortadores profesionales. El nuevo golpe dado a nuestras libertades nos retrotrae a tiempos de la Pepa, sí la Constitución de 1.812, nos coarta la libertad de expresión y se pasa por el forro todos nuestros derechos.

No nos olvidemos que la libertad de prensa es un derecho de los ciudadanos, no de los periodistas ni de los políticos. Cortar esta libertad haciendo que los partidos políticos controlen previamente la información de TVE, no es un corte a la información, es un navajazo rastrero, con nocturnidad y alevosía a la libertad de todos y cada uno de los españoles.

Posiblemente den marcha atrás y al final no lo hagan (al menos eso esperamos) pero el daño está hecho. Hay veces qué con la intención es suficiente, y ésta es una de ellas. El simple pensamiento de hacerlo les convierte en culpables, así que ahora no se escuden en decir que se ha malinterpretado o que se han abstenido en la votación, porque el golpe a la Democracia que han dado o intentado dar les ha retratado para siempre. No nos representan.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 24/09/2011

Anuncios

Precampaña

Estamos, aún, a dos meses de las elecciones generales y a mes y medio de que comience la campaña electoral previa, así que no sabemos todo lo que nos queda por pasar hasta esas fechas. Porque estamos sufriendo, y lo que queda, una precampaña tan larga como infructuosa e inútil en la que no sacamos nada en claro.

Estamos viendo como los diputados y senadores dedican sus días a despedirse unos de otros. Durante cuatro años han estado lanzándose más trastos a la cabeza que buscando soluciones para los problemas de todos los españolitos, que observamos atónitos cómo han ido subiendo el nivel de ofensas de unos a otros al mismo tiempo que bajando la altura de sus debates y, por ende, de ellos. Esperpéntico que el martes la noticia del día fuera los buenos deseos del Presidente del Gobierno al portavoz en el Senado del otro grupo político y viceversa.

Aún peor que esto es la tremenda pelea a través de los medios de comunicación de los portavoces de PP y PSOE en la Diputación de Málaga por el sueldo de un chófer (cierto que 54.000 € anuales es mucho dinero) pero el tú más, no tú más, cuando tú estabas se gastaba más, no se gasta más ahora. Nos muestra la talla política de nuestros representantes, que en vez de reconocer errores propios se dedican a explotar los ajenos, como si eso fuera un logro. Y más patético la lectura que sacan los partidos del informe de educación de la OCDE, no para ver en que fallamos en enseñanza y educación, sino para sacar rédito político ante las elecciones.

Todo esto no hace otra cosa que plantearnos si realmente necesitamos esta clase política, más preocupada de mantener su puesto o de insultar al otro que de intentar sacarnos de los problemas donde ellos mismos nos han metido. Porque no nos engañemos, la culpa de esta crisis no es sólo de nuestros políticos, pero ellos también tienen su parte de culpa, además de la máxima responsabilidad para sacarnos de ellas. Para eso les votamos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda”  17/09/2011

Golpe

Estamos sufriendo un claro recorte en nuestras libertades y en nuestros derechos como ciudadanos. Sin darnos cuenta están hipotecando nuestro futuro, al tiempo nos hacen creer que lo hacen por nuestro bien y que es lo mejor que nos puede pasar en estos momentos.

De un lado se aprueba por una parte de los Diputados del Congreso una modificación de la Constitución, nuestra carta magna, la ley que está por encima de todas las leyes, la base de nuestra convivencia y la madre de la estabilidad que disfrutamos como ciudadanos. Pero se modifica por parte de dos partidos, sin contar con los demás, además se hace de manera urgente y negando la posibilidad a los ciudadanos que ofrezcamos nuestra opinión sobre esa modificación, de la que podremos o no estar de acuerdo, pero ese no es el tema, el problema es que si modifican nuestra base sin preguntarnos ¿qué será lo próximo que hagan?

Pero eso, con ser grave, no es lo peor. Esos dos mismos partidos han modificado la ley electoral, así para las próximas elecciones, cualquier partido que se quiera presentar a unas elecciones en la que no haya obtenido representación en las anteriores, deberá presentar un número de avales para poder concurrir a las elecciones, además debe ser un número que no se sabrá hasta que no se hayan convocado dichos comicios y tendrán un plazo de sólo 20 días para recoger esas firmas, que además sólo servirá para una candidatura, es decir si quisiéramos apoyar dos candidaturas para que se presentaran a las elecciones (lo que no compromete el voto) nos invalidarían las dos firmas, con lo que muchas provincias se quedarán con sólo la posibilidad de elegir a PP o PSOE, impidiendo que haya una pluralidad democrática que higienice nuestra Democracia.

Mientras nuestros políticos denuncian que el Presidente venezolano Chavez quiera modificar su constitución para poder presentarse a las elecciones indefinidamente aquí, además de no tener esa ley, modificamos la Constitución y Leyes a nuestro gusto sin preguntar. Habrá habido intentos de golpe de estado con más ruidos de sables y con más tiros al aire, pero no han sido tan efectivos como el que acaban de perpetrar los dos partidos mayoritarios.

Publicado en “La Voz de Ronda” 10/09/2011

Uniones

Hay uniones que son complementarias totalmente, en cambio otras ni siquiera seríamos capaces de imaginarlas.

 

Existe un maridaje entre comidas y bebidas, entre ensaladas y frutas o entre vinos y postres que no podríamos haber entendido sin ver y apreciar un poco la cocina española, tan en boga actualmente. Los sabores agridulces, las vinagretas cuasi imposibles y la, más moderna, decostrucción de platos tradicionales, nos han hecho ver que no hay uniones imposibles, aunque la más de las veces, sólo de oírlas, nos entren muchas dudas sobre su resultado final.

 

En cambio hay otras uniones que sólo señalarlas se nos ocurren infinidad de mezclas con las que seríamos capaces de construir o realizar cualquier cosa. La unión entre la piedra, la madera y la arena es una de ellas.

 

Cogiendo estos tres elementos seríamos capaces de edificar un minarete, una colegiata, un parque extraordinario o el mayor de los puentes, y llamarlo Nuevo. También podríamos hacer una doble galería de arcadas, dos anillos de piedra delimitados por madera que separa la arena central de las gradas de  136 columnas y 68 arcos a la que le dieron por llamar Plaza de Toros de Ronda y donde se celebran uno de los espectáculos más grandes que pudiéramos imaginar.

 

Al que le guste el arte debe realizar visitas a distintos monumentos por todo el mundo, lugares que en cualquier agenda no deben faltar, pero también momentos que sólo se viven una vez, aunque se repitan cada septiembre. La belleza que se produce el sábado de Goyesca en Ronda es incomparable con cualquier otro ambiente. Si no has vivido un día de estos en Ronda, habrás visitado y disfrutado de monumentos, pero no lo que significa y es arte en estado puro en primera persona, algo que contar orgullosos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda”  03/09/2011

Emigrantes

La economía y la historia van muchísimas más veces de la que pensamos de la mano. La historia es importante estudiarla y recordarla para que los errores que cometieron nuestros padres y abuelos no los volvamos a repetir nosotros. De datos históricos está la vida llena, no en vano la 1ªguerra mundial comenzó en los mismos Balcanes que al final del siglo XX nos trajo de cabeza por esas luchas fratricidas entre hermanos, pasamos de Yugoslavia a Croacia, Serbia… En la lucha entre Israel y Palestina se ve reflejo de lo que pasó en esa misma tierra en otra época, lucha entre religiones y que cada cierto tiempo se recupera para horror y vergüenza de todos. En el tema económico pasa algo parecido, a la época de gran bonanza le sigue otra de muchas necesidades, es cuestión de preverlo, aunque nunca sea fácil.

 

Recuerdo, siendo un niño, como un tío mío tuvo que emigrar a Holanda. Era época de vacas flacas y no tuvo más remedio que partir a otro país para poder dar de comer a los suyos. A mi memoria vienen los días que volvía a pasar sus periodos vacacionales y las lágrimas que repartía cuando tenía que volver a su lugar de trabajo, dejando a su mujer e hijos aquí, ¡cuántos lloros compartieron mi padre con su cuñado en los viajes al aeropuerto de Málaga, donde tenía que coger el vuelo! Por esas carreteras que en los años 60 y 70 no tienen nada que ver con las actuales. ¡Cuántas horas de desasosiego en el viejo Renault-12! Esa emigración, con sus lágrimas, tuvo un efecto tanto para el país de origen como para el que daba trabajo. Los emigrantes generaban riqueza en el lugar donde trabajaban, pero también para el nuestro, ya que enviaban el dinero, se quedaban con lo imprescindible para vivir, a sus países. Qué sería de Andalucía sin los muchos emigrantes que mandaban el dinero para que este país mejorara, con los muchos dineros enviados por los andaluces repartidos por Europa.

 

Ahora vuelve la emigración, vuelven los nuestros a irse a la vendimia o a las fábricas europeas ante la falta de recursos aquí, ante la falta de previsión de nuestros políticos y economistas.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 27/08/2011