Archivo mensual: noviembre 2011

Lo que se avecina

El partido se presentaba como el más importante de los últimos años. Llevaban años luchando por mantener la categoría, no era para menos, muchos dependían de él para seguir o tendrían serios problemas de subsistencia. Unos días antes los nervios hicieron que varios de los más importantes jugadores tuvieran tarjetas y estaban al borde de la suspensión, pero aún así continuaban en la lucha.

 

Horas antes del partido el capitán comunicó que era mejor que no jugara, no estaba en condiciones de aportar mucho, mejor lo vería desde el banquillo. Para colmo nada más comenzar se metieron no uno, sino dos goles en propia puerta. A pesar de ello salieron a pelear la segunda parte, a darlo todo, no podían perder, ni siquiera empatar. Al equipo rival le bastaba con mantener lo que habían conseguido casi sin hacer nada ya que se encontraron con dos goles a favor y muy cómodos ante la debilidad de los que tenían enfrente que corrían y corrían, pero sin rumbo fijo.

 

Esto que le sucedió a un equipo de fútbol es parecido a lo que le ha sucedido al PSOE. Se ha presentado ante las elecciones con un capitán tan debilitado que ni siquiera se le esperaba, el sustituto ha intentado recuperar pero era una quimera. Al PP le bastaba con seguir con su discurso ¿para qué entrar en profundidades? Lo tenían ganado antes de empezar, manteniendo el control estaba todo hecho, como así ha sido.

 

Y lo peor para los socialistas es que aún les queda la prórroga, tienen ante sí el reto de mantener el Gobierno de Andalucía, el penúltimo que les queda y en el que no han perdido nunca, pero cada vez lo tienen más lejos y más difícil. Ni un atisbo de crítica, la culpa siempre es de otros (crisis, prima de riesgo, bancos…) Han perdido 700.000 votos, eso no es sólo por causas externas, pero aquí ni dimite nadie ni se espera que lo haga en los próximos días. Prietas las filas y a seguir adelante, hasta el carajazo final.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 26/11/2011

Anuncios

¡Más madera!

Ya ha concluido, por  lo que podemos pasar a hacer un resumen de cómo ha ido para nosotros la campaña electoral. Ha sido por momentos tediosa y en algún que otro también entretenida, no por lo que han dicho los políticos, sino por los momentos que nos han hecho disfrutar con sus errores, sus mentes en blanco y sus bucles hablando sin decir nada, a lo que el pueblo (eternamente agradecido) les aplaude sin pudor.

El balance, con todo, es desolador. Se han gastado la friolera de unos cincuenta millones de euros más o menos (aproximadamente nueve mil millones de las antiguas pesetas) para intentar convencernos de que les votemos. En plena crisis, diciéndonos que tenemos que hacer recortes, sacrificios  y arrimar el hombro, ellos deciden gastarse esa indecente millonada en hacer sus jueguecitos de campaña, que realmente sirven de muy poco, por no decir que para nada.

¿No están todo el año de campaña? ¿No hacen mítines casi todos los fines de semana? ¿No están constantemente en televisión diciéndonos lo bueno que son los míos, lo malo qué son los otros y lo espantosos que pueden llegar a ser los terceros? ¿Entonces para qué sirve realmente este tremebundo gasto? ¿Para qué pongan al final de la intervención “Vota”? ¿Para eso hace falta tal gasto? ¿Para este viaje necesitamos estas alforjas? Efectivamente, yo tampoco entiendo nada.

En vez de gastar dinero en carteles (que además no dejan de ensuciar las calles) pancartas y demás propaganda electoral (a cual más fea) podrían haber dedicado ese dinero a muchas necesidades que tenemos actualmente y que nos hacen vernos muy mal para llegar a fin de mes. Pero ellos no, ellos a lo suyo ¡más madera, más madera! que dirían los Hermanos Marx.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 19/11/2011

DeWater

Aunque no estamos más que en la mitad de la campaña electoral ya hemos tenido el único y tan cacareado DeWater, qué para lo único que ha servido es para que se gasten más de quinientos mil € (más de 80 millones de pesetas) y dejar clara la farsa del evento.

Ni uno ni otro quisieron entrar en el tema de la corrupción, no sucediera que salieran a la luz la trama Gürtel, los EREs, o cualquier otro tema espinoso que los trae de cabeza. Tampoco de la reforma de la Constitución, total ya eso lo hacen luego sin contar con los ciudadanos, poniéndose de acuerdo para lo que les viene bien a ellos, nosotros no contamos. Mucho menos hablar de la tan necesaria reforma de la ley electoral, para hacer recortes de este tipo se pusieron de acuerdo rápidamente (con la ayuda de IU y UPyD) para exigir avales a los otros partidos, pero para actualizarla no. No les importa que un voto en Málaga valga la mitad que uno de Soria o que tengamos una ley de hace 30 años (entonces sí era necesaria esta ley, actualmente está desfasada totalmente) porque se aclararía su jueguecito de bipartidismo, con la ayuda en momentos puntuales de algunos partidos que hablan mucho y actúan poco.

Pero la mayor de las mentiras del DeWater fue presentarnos a “los dos candidatos a Presidente del Gobierno” ¿Desde cuándo elegimos nosotros a los Presidentes? De esa reforma no nos hemos enterado ¡ah, qué no ha existido tal!

Arriba debate electoral en Dinamarca. Abajo DeWater a la española (Foto Facebook)

Vivimos en una Monarquía Parlamentaria, lo que quiere decir que elegimos a los parlamentarios no a los Presidentes, son los diputados los que lo eligen. Se da la paradoja que si quieres votar a Rubalcaba a la que realmente estás votando es a Trinidad Jiménez, esa candidata que expresó en su presentación como cabeza de lista por Málaga que venía a “luchar por los madrileños” (han leído bien, no es una errata mía) o si quieren votar a Rajoy a quien votarás será a Celia Villalobos, esa candidata que trata a su chófer como si fuera un esclavo y a la que en el Ministerio de Sanidad no quieren ni ver.

En la provincia de Málaga se presentan hasta doce listas al Congreso (PSOE, PP, P.Andalucista, PCPE, IU, PACMA, UCE, EQUO, SAin, UPyD, EB, ACIMA) lo que hace una idea de la cantidad de variantes que tenemos, sin embargo nos ponen delante un DeWater de los candidatos de Madrid (por donde se presentan los supuestos candidatos a Presidente) y nos dejan sin poder oír las propuestas de quien se presenta por Málaga, qué es a quien tenemos que votar.

Esto lo arreglaríamos con una de las muchas modificaciones que necesita la ley electoral. Podrían hacer unas elecciones para Presidente separadas de las de Diputados, así sí lo elegiríamos. Además de separar el Poder Ejecutivo del Poder Legislativo nos daría más capacidad de decisión y, por ende, más participación en las decisiones que nos importan.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/11/2011

Friends

La semana pasada hablábamos de los programas basura que invaden nuestra televisión y si vale todo por la audiencia. Gracias a Dios no todo lo que se puede ver en la actual TDT es lo mismo, cierto que puedes encontrar casi cualquier cosa, pero también es verdad que hay algunas que merece la pena y mucho para pasar un buen rato.

Desde que era un niño soy un cuasi-adicto a algunas series que me encantaban y me encantan por muchos motivos. Actualmente tenemos en las diferentes cadenas opciones para ver series aunque quizás a horas que no sean las más adecuadas para el gran público. Suelen ser repeticiones de series que acabaron hace algunos años o estamos a la espera de capítulos.

No tengo televisión de pago en casa, por lo que las novedades me suelen llegar más tarde de lo que me gustaría. Pasar la tarde disfrutando de series como “Big Bang Teory”, “¿Cómo conocí a vuestra madre?”, “Dos hombres y medio” o la gran “Friends” es una cosa que recomendaría a muchas personas, no sólo por lo bien que lo van a pasar, también van a estar durante algunas horas de mucho mejor humor del que estaban antes de verlas.

Quizá la mejor que haya visto ha sido “Friends”, no me canso de verla. El otro día emitieron por cuarta vez este año el capítulo final de la última temporada. Ese día disfrute como la primera vez que lo vi. Es, posiblemente, el mejor capítulo de una serie que se haya hecho en televisión. En él se reúnen las características que han catapultado esta serie a ser un mito y se dan todas las circunstancias que entretuvieron durante 10 años a sus millones de seguidores, y como muestra un botón ¿Cuántas casas han visto ustedes en las que rodeando a la mirilla interior de la puerta de entrada tenga un marco? Seguro que han visto unas cuantas. Es la escena final del último capítulo de la mejor serie de la historia de la televisión, se lo dirán todas las personas que la han visto.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 05/11/2011

¿Todo vale?

Dicen que estamos en la época de la globalización y puede que sea verdad. La economía y la empresa puede, pero lo que es la televisión no. En el tema de la “caja tonta” como se llamaba antes, estamos en la época del “todo vale” sálvese quien pueda (aunque no “sálvame” ese programa que desgraciadamente se está convirtiendo en un referente y ocupa casi toda la parrilla de Telecinco) En ese todo vale entra la televisión sin escrúpulos y sin miramiento, la que no importa el qué dirán y lo que pase una vez acabado el programa, es más si hablan que hablen “aunque sea mal” que decía el otro.

Una revolución invadió twitter hace unos días. Esa red social que está de moda en todos los aspectos, invade nuestras vidas y todo es susceptible de aparecer en los 140 caracteres que componen un tweet. Desde el tema político, no hay convención o reunión desde la que no salgan miles de mensajes en forma de tweet informando de todo lo que se cuece, pasando por la retransmisión en directo de cualquier tipo de evento incluyendo los comentarios de lo que está sucediendo en la televisión en cualquier momento.

En un famoso programa nocturno hicieron creer que habían decapitado por error a un famoso cantante, inmediatamente la red se llenó de comentarios sobre la veracidad o no de lo ocurrido. El convertirte en TT (trending topic, o tema del momento en español) te garantiza audiencia en los siguientes programas, y si para conseguir esto es necesario simular la muerte de alguien, se hace sin ningún problema, la captación de audiencia está por encima de cualquier cosa, mal que nos pese a la mayoría.

Así conseguiremos que, al final, no creamos nada de lo que sucede en la televisión, el que viene el lobo va a terminar por hacernos totalmente indolentes, nos estamos cargando nuestra sociedad a pasos agigantados (o más bien televisados).

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 29/10/2011