¿Todo vale?


Dicen que estamos en la época de la globalización y puede que sea verdad. La economía y la empresa puede, pero lo que es la televisión no. En el tema de la “caja tonta” como se llamaba antes, estamos en la época del “todo vale” sálvese quien pueda (aunque no “sálvame” ese programa que desgraciadamente se está convirtiendo en un referente y ocupa casi toda la parrilla de Telecinco) En ese todo vale entra la televisión sin escrúpulos y sin miramiento, la que no importa el qué dirán y lo que pase una vez acabado el programa, es más si hablan que hablen “aunque sea mal” que decía el otro.

Una revolución invadió twitter hace unos días. Esa red social que está de moda en todos los aspectos, invade nuestras vidas y todo es susceptible de aparecer en los 140 caracteres que componen un tweet. Desde el tema político, no hay convención o reunión desde la que no salgan miles de mensajes en forma de tweet informando de todo lo que se cuece, pasando por la retransmisión en directo de cualquier tipo de evento incluyendo los comentarios de lo que está sucediendo en la televisión en cualquier momento.

En un famoso programa nocturno hicieron creer que habían decapitado por error a un famoso cantante, inmediatamente la red se llenó de comentarios sobre la veracidad o no de lo ocurrido. El convertirte en TT (trending topic, o tema del momento en español) te garantiza audiencia en los siguientes programas, y si para conseguir esto es necesario simular la muerte de alguien, se hace sin ningún problema, la captación de audiencia está por encima de cualquier cosa, mal que nos pese a la mayoría.

Así conseguiremos que, al final, no creamos nada de lo que sucede en la televisión, el que viene el lobo va a terminar por hacernos totalmente indolentes, nos estamos cargando nuestra sociedad a pasos agigantados (o más bien televisados).

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 29/10/2011

Anuncios

Una respuesta a “¿Todo vale?

  1. Amigo Reina, como siempre acertadísimo. La verdad es que la caja tonta de otras épocas se ha convertido en un espacio que pareciera haber dado asilo a Atila, el que era rey de los Unos. Enciendes el televisor y, a la hora en que lo hagas, parece que se hubiese puesto en marcha un cortacésped de dimensiones incalculables. Un cortacésped que, a estas alturas, va a terminar por desaparecer la hierba.

    y es que no hay reputación que aguante una inspección de los medios exhaustiva, malintencionada y maliciosa. Una inspección que cuando cae sobre uno de estos individuos de medio pelo, que no tienen moral y mucho menos vergüenza, puede servirles para sacar una mejor tajada en la subasta que se transmite a diario. Aquí el único perjudicado puede ser el buen gusto y el cerebro del telespectador que consume esa bazofia; (aunque permíteme la licencia de poner en duda tanto su elegancia, como el buen funcionamiento de sus neuronas, porque para consumir este material algo debe estar fallando en los vericuetos del cerebro).

    En cambio, cuando cae entre las fauces de esta fiera una persona medianamente normal, ni todas las demandas de este mundo le van a devolver el lustre a un honor que ha quedado convertido en piltrafa. En fin que estamos propiciando la cultura del todo vale y, con el tiempo, no tendremos derecho a quejarnos por el alcance de nuestra cosecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s