Archivo mensual: enero 2012

Adelanto

La semana pasada envíe mi columna a este periódico un día antes, no sé si fue por intuición, presentimiento o corazonada, pero lo cierto es que salió antes.

 

Verán ustedes, no soy de costumbres fijas o predeterminadas (aunque algunas cosas las hacemos siempre igual) pero suelo tomar nota de algunos temas de interés o que me han llamado la atención, algunas veces incluso escribo la columna completa sobre algo y la tengo terminada y lista para entregar con días de antelación. Pero, normalmente, espero a que sea el jueves para enviarla o hacerla y mandarla. No por superstición o nada por el estilo, simplemente por si surge algún tema sobre el que se pueda escribir y que esté más actualizado que sobre el escrito anteriormente.

 

El pasado jueves día 12 tenía que enviar la columna semanal, pero por esas circunstancias antes mencionadas, el día anterior la envíe a los amigos redactores del periódico, no fue nada premeditado ni preparado, simplemente la leí y le di al botón de enviar sin pensarlo. Un simple gesto que hizo no dejar un hueco en el periódico de la semana pasada.

 

La misma noche del miércoles al jueves, es decir el día 12 a los pocos minutos de comenzar al día, a la señora del que suscribe le tuvieron que hacer una cesárea para dar a luz, ya que hubo alguna pequeña complicación, por eso desearía dar las gracias y felicitar a todo el equipo que esa noche hizo posible que todo fuera bien, desde el ginecólogo hasta el celador de guardia aquella noche en maternidad, así como a la familia y amigos que han estado pendiente de nosotros en todo momento.

 

Ahora muchos amigos me dicen “se acabo el rollo” “eso de dormir lo dejas para dentro de mucho” “no te queda nada por pasar”… lo que ellos no saben (quizá alguno sí lo sepa) es que una sonrisa de Manuel y Cayetano borra cualquier atisbo de queja, lo compensa todo y da por buena hasta la más mala de las noches que pasemos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 21/01/2012

Anuncios

Anuncios

Hay que ver la manía que tienen algunos políticos con salirse de su ámbito de actuación y de influencia cuando quieren conseguir algo, no sólo ya para ganar adeptos sino también, lo que es más incongruente, para adquirir una notoriedad que muchas veces les sale por donde no esperaban, el tiro por la culata se llama eso.

 

No hablo del esperpéntico derroche de cultura y de conocimiento del medio que perpetraron en el De-Wáter electoral los contrincantes Rubalcaba y Rajoy durante la campaña de las nacionales del pasado 20 de noviembre y su error al situar poblaciones entre Cádiz y Sevilla. El uno por el desconocimiento propio de alguien que llevaba ocho años preparándose para ser Presidente y el otro por el si cabe más grave error de no saber situar unas poblaciones habiendo sido Diputado por Cádiz en los últimos cuatro años, claro que por la tacita y su provincia ni fue ni se le esperaba, así salió luego cuando recontaron los votos.

 

Ahora les ha dado a algunos políticos por hacernos creer que llevan Andalucía en las venas. Esos mismos que en el debate de investidura no hablaron con sus jefes para que dijeran nada de nada sobre Andalucía en las sesiones para elegir Presidente. Allí había más de sesenta representantes de esta tierra y nada de nada. Ahora para presentar su candidatura a dirigir el PSOE a Carmen (la artista antes conocida como Carme) Chacón le ha dado por venir a Almería, al pueblo de su padre, para decir que ella es más española que nadie, cuando antes era la más independentista del PSC al que representaba, claro que en marzo hay elecciones en Andalucía y eso debe puntuar para ella. O al felino del Presidente de la Junta, que ha elegido Málaga, por eso de que Andalucía no es sólo Sevilla ha dicho, claro que también dijo cuando fue nombrado Presidente que vendría a Málaga todas las semanas y no lo ha hecho.

 

¿De verdad aún creen que eligiendo de esta forma sus anuncios van a convencer a alguien? A los suyos simplemente, pero a esos los tenían ya en el bote, al resto la verdad nos parece tan oportunista como patético. Si quieres luchar por una tierra lo haces todos los días, no sólo los días señalaitos como decía la célebre canción.

 

Publicado en “La Voz de Ronda 14/01/2012

Acuerdos

Los acuerdos forman parte de toda nuestra vida. Desde que nacemos hasta el final de nuestros días todos son acuerdos, pactos o contratos que aceptamos de una forma u otra y nos vemos obligados a cumplir.

 

Tipos de acuerdos o contratos hay muchos. Desde los tácitos que son por silencio o que están implícitos en los hechos, hasta acuerdos y contratos de muchísimos folios en los que se incluyen hasta los más mínimos detalles.

 

Siendo pequeños ya empezamos con los acuerdos o tratos “si apruebas te doy tal o cual regalo” así empezamos y vamos avanzando en la vida llenándola de otros pactos. Si conseguimos un objetivo, éste nos lleva a alcanzar una meta y su contraprestación correspondiente. Existen los acuerdos pre-matrimoniales para que no haya problemas con los divorcios, los contratos de trabajo de distinto tipo e índole. También están los acuerdos de cooperación o los pactos de Estado entre unos países y otros o entre distintas ciudades o comunidades con el fin de conseguir avances que de otra forma sería casi imposible. También los había de caballeros, de esos que se rubricaban con un apretón de manos “con esto es suficiente” decían los antiguos… y aquello estaba más forjado que si lo hubieran firmado en un papel legalizado ante notario.

 

¿Pero a qué tipo de acuerdo llegamos con nuestros políticos? Podría decirse que uno tácito o de caballeros, ya que no firmamos papel alguno, simplemente le damos nuestra confianza en que cumplan aquello que nos han prometido durante la campaña, pero ¿hasta qué punto es o llega ese acuerdo? Porque si nos prometen el pleno empleo, y ya vamos por el 30% de desempleo, o nos juran y perjuran que no van a subir los impuestos y a las primeras de cambio nos lo suben ¿podemos romper ese pacto? Están haciendo lo contrario a lo prometido, pero aún así siguen en el poder ¿será qué el acuerdo al cual llegamos es a darle carta blanca durante cuatro años y ellos se creen con el derecho a engañarnos en la redacción del contrato de alquiler para esa legislatura?

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 07/01/2012

Nuevo año

Parece que fue ayer cuando estábamos tomando las uvas para dar la bienvenida a 2.011 y resulta que ya tenemos preparadas las celebraciones para recibir un nuevo año. Para algunos habrá sido un año magnífico, eso de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy” pero otros, en cambio, estarán deseando que llegue 2.012 para dejar atrás un año desastroso del que querrán borrar hasta el número de su memoria.

 

El año que está a punto de entrar es un año curioso, no por su nomenclatura, ya que no tiene nada de especial; no es capicúa, no es terminación de decenio ni milenio, no es siquiera de lustro, pero sin saber por qué se ha convertido en una fuente de predicciones y de profecías como casi ningún otro. Dicen los Mayas, que para esto de las profecías son unos mijitas, que el mundo se va a acabar en 2.012, algo con lo que no están de acuerdo otros adivinadores y pensadores de lo que está por venir, es más dicen que dicha profecía está mal interpretada y que será otro año, no sabemos si lo dicen para tranquilizarnos o para decirnos luego “inocentes, que os lo creéis todo….”

 

A ciencia cierta no sabemos si el mundo acabará el próximo año, pero lo que sí es seguro es que van a acabar muchas cosas, a saber: eso de la sanidad gratis total…sa´cabao, lo de tomarse una cervecita con tapa….sa´cabao (si acaso sin tapa y rapidita) que para eso el salario mínimo interprofesional lo hemos congelado por el bien de todos (los empresarios, se supone) lo de tener puentes…sa´cabao que va a ser eso de un país donde las personas puedan disfrutar de días libres, a juntarlos y a rechistar poco, que tanta protesta molesta a los vecinos… Y así podríamos seguir con cortes y recortes, pero por ahora vamos a esperar a marzo (que hay elecciones).

 

En fin amigos, no quería ni quiero aburrirles en mi última columna del año, así que espero que disfruten de la despedida y la entrada del nuevo año. Seguro que algo bueno traerá para todos, pidámoselo a los Reyes de Oriente y verán como sí. Feliz Año.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 31/12/2011