Archivo mensual: junio 2015

Buenos principios

Dicen que lo que mal empieza bien acaba, eso mismo debe pensar la alcaldesa.

No hablo de su reunión con los candidatos de los partidos que no han obtenido representación en las últimas elecciones municipales, abriéndole el ayuntamiento y mostrándose receptiva a recibir sus sugerencias y propuestas para intentar mejorar lo poco o mucho que puedan en este nuevo periodo.

Tampoco me refiero a la reunión con las distintas asociaciones de la ciudad para oír sus carencias y palpar su situación para hacer las cosas un poco más agradable para todos.

Todo esto esta muy bien, si se mantiene en el tiempo, pero no sirve de nada si se queda en meras intenciones, como suele suceder por otra parte, cada vez que se toma posesión de la alcaldía, luego se dilatan en el tiempo estas reuniones y se dejan de lado los consejos municipales de todo tipo, para volver seis meses antes de las elecciones, con la misma excusa siempre, la falta de tiempo y lo mucho que tiene que hacer desde su sillón de alcaldesa, no pasa sólo aquí, pasa en casi todos los lugares.

Pero sin duda alguna el comienzo es bastante mejorable en lo que se refiere a los sueldos propuestos por la alcaldesa. Es cierto que en la mayoría de ciudades del tamaño de Ronda los partidos políticos con representación tienen sus despachos y a sus portavoces con dedicación exclusiva para que puedan realizar su trabajo de oposición lo mejor posible, pero también es cierto que la alcaldesa no llega de nueva, lleva ya en el sillón cuatro años

¿A qué esa propuesta ahora? Lo podía haber hecho hace cuatro años, pero entonces contaba con mayoría ¿justo ahora que se queda en minoría? Da que pensar.

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/06/2015

Anuncios

Muletas

Leía hace unos días un artículo de un periodista del “ABC” en el que él mismo se calificaba de “tonto necesario” haciendo referencia a que se había visto utilizado en tertulias de radio y televisión donde era llamado para poner contrapunto a tertulianos de partidos emergentes, dándole a éstos la oportunidad de hacerse conocidos. Mostraba su arrepentimiento y devolvió incluso el dinero cobrado porque decía lo había hecho sin tener conocimiento pleno de lo que hacía.

Cada uno es libre de escoger lo que va a hacer con su vida. Algunos van de regeneradores, otros de muleta e incluso hay quien hace el tonto necesario queriendo.

Los nuevos partidos, en particular Ciudadanos y Podemos, están arbitrando en muchos ayuntamientos y, sobre todo, en las Comunidades Autónomas. Piden cambios, lógico por otra parte, pero al final alguno se conforma con pocos cambios. Muletas

¿De verdad creen que regenerar la política es dejar gobernar al que lleva 20 o 30 años haciéndolo? A todo partido le viene bien la cura de humildad de pasar por la oposición cada cierto tiempo, para regenerar precisamente, el acomodo al sillón hace que las personas de a pie parezcan cada vez más lejos, la idolatría al líder te tapa el bosque de la calle. Pactar, como ha hecho Ciudadanos, con el PP en Madrid donde tiene el nido de corrupción más grande de España y con el PSOE en Andalucía donde día sí y día también sale una nueva detención por fraudes, no es precisamente regenerar.

El fin del bipartidismo es una buena noticia para la democracia, igual que lo es el fin de las mayorías absolutas, pero si los nuevos partidos en lugar de hacer nuevas políticas más cercanas a la gente sirven de muletas para que todo siga igual, todo el trabajo habrá quedado en nada y lo que está en juego es mucho.

Publicado en “La Voz de Ronda” 13/06/2015

Matar al mensajero

Cada día que pasa confío un poco menos en el arreglo de este país al que llaman España y que tanto preocupa a algunos para según qué tonterías.

Con la que hay liada, las televisiones desconectan de su programación habitual y hacen especiales en directo desde la puerta de una cárcel para retransmitir la salida de una condenada por corrupción, por muy tonadillera que sea. Llevamos demasiados días pendientes con muchas cámaras esperando eso ¡cómo para tener esperanzas!

Pero aún hay más. Desde el pueblo más pequeño hasta llegar a la Moncloa nos intentan convencer que el que comete una falta o delito no es el culpable, la culpa es que sale a la luz pública, las palabras de Rajoy “la bajada de votos se debe al continuo martilleo de la corrupción en los medios” es matar al mensajero, la culpa no es del periódico o las noticias que sacan la corrupción, la culpa es de quien mete mano o da ciertas prebendas para conseguir sus contratos públicos.

La solución no es, como cabría imaginar, más controles de las administraciones para que esto no suceda o más inspecciones para detener cualquier movimiento de este tipo, no. La respuesta por parte del Ministerio de Justicia es prohibir sacar imágenes de los detenidos, en una especie de protección de la inocencia mal entendida, creen que anular la “pena de telediario” va a solucionar los problemas, cuando lo único que se consigue de esa forma es que crezca la indignación ¿no se dan cuenta que, hoy día, cualquiera tiene una unidad móvil en el bolsillo?

Matar al mensajero es una práctica que gusta mucho a los gobernantes, sobre todo a los menos democráticos, pero es una forma de adormecer a la sociedad un tiempo. Ya dice la frase “se puede engañar a alguien mucho tiempo, a muchos algún tiempo, pero no a todos todo el tiempo” A ver…

Publicado en “La Voz de Ronda” 06/06/2015

Oídos taponados

Decía Groucho Marx “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados” y en esto la impuesta que quiere pasar a ser la investida Presidenta de los andaluces es una maestra. No tenía necesidad ninguna de convocar elecciones, pero su ego y ambición por llegar más rápido que nadie a la Moncloa, le hizo crear un problema.

No sólo ha aprendido rápidamente esto, también ha sido rápida en meterse en líos y adjudicaciones de dudosa limpieza. Ha pasado en la mina de Aznalcóllar, donde ha primado más ser una empresa con dirigentes del PSOE que la capacidad de llevar a cabo los trabajos. Ya no son sólo los anteriores que fueron pasando de dedo divino en dedo divino, ya ha llegado al eslabón que tiene ella entre manos.

Dice que nadie le va a imponer nada, pero el tiempo de la soberbia y prepotencia ha pasado, si en lugar de aplaudidores y halagadores en su partido hubiera alguien que le dijera, y ella lo oyera, que ahora es el tiempo de la templanza y la mano tendida, de negociar y ofrecer en lugar de exigir, a ella le iría mucho mejor.

Tampoco es tanto lo que le piden para dejarla gobernar, sólo que algunos quieren cumplir lo que dijeron en campaña, algo a lo que su partido no está acostumbrado, ya que prometen y luego olvidan. Si quisiera firmar un pacto anti corrupción, dimitieran los que están siendo investigados, no trabajara con bancos que hacen desahucios y eliminara altos cargos puestos a dedo y coches oficiales, algo lógico por otra parte, tendría la oportunidad de formar gobierno, pero desde su poltrona no lo ve.

Los dos grandes partidos se tienen que dar cuenta que el tiempo de hacer y deshacer a su antojo ha pasado, que es hora de hablar y negociar, pero tanto aplauso fácil le tienen los oídos taponados.

Publicado en “La Voz de Ronda” 30/05/2015