Archivo mensual: marzo 2016

Dios proveerá

Ya si que no nos queda nada a los cofrades, de aquí a una semana escasa estaremos entregado a los que nos llama durante todo el año, la Semana Santa que algunos no dejamos de vivir toda la vida.

 

Luna CrecienteNuestras preocupaciones van acercándose como lo más temido. Primero queremos tener todo preparado, el traje de gala para ponernos el día grande de nuestra Hermandad. La ropa de nazareno para que no falte nada, la túnica el cinturón, el antifaz, los zapatos cómodos, que luego duelen los pies, los guantes, la medalla…todo en perfecto orden y estado de revista.

 

Luego pasamos a preocuparnos de que no haya impedimentos por el recorrido que hacemos con nuestra cofradía, siempre intentado que no haya un andamio o una cuba que entorpezca nuestro discurrir por las calles. Los cables, esos malditos elementos que encontramos en cada esquina, nos preocupan todos los años, casi siempre los mismos, pero nadie se acuerda de quitarlos de una Semana Santa a otra ¡seremos trabajosos!

 

Ya los días previos las aplicaciones que tenemos en los móviles y que nos detallan el tiempo que va a hacer estos días están que sueltan humos de lo que la utilizamos, si el resto del año la ojeamos una o dos veces al mes, ahora la miramos una o dos veces a la hora ¡como si Julio Marvizón no tuviera nada que hacer nada más que estar en nuestro móvil metido! Qué el pobre sufre más estos días que un pavo en nochebuena, se le caerán las cosas de las manos de las veces que lo nombra el personal cabreado con el tiempo, que si lluvia, viento o elementos climatológicos que ni sabemos que existen.

 

Como si no tuviéramos bastante con todo esto, ahora a nuestros munícipes les da por hacer mociones de censura en plena Cuaresma ¿no teníais fechas en el año para hacer los cambios de sillones almas mías? Mira que meterse en esta época, la política no respeta ya ni que estemos en Semana Santa. Dios proveerá.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/03/2016

Anuncios

Democracia curiosa

Ahora que estamos asistiendo al intento de investidura de Pedro Sánchez nos viene una idea a la cabeza y es que el juego de la democracia tiene estas cosas, es más de mayorías, de intentar formarlas, que de partidos más votados.

Los que tienen más votos siempre piden, sea el partido que sea, que los dejen gobernar, ya que son los que tienen más respaldo de los ciudadanos en las urnas, mientras que los otros siempre le recuerdan lo de las mayorías y que el juego es ese, intentar formarlas.

 

Nos vemos en la tesitura en la que el partido más votado no se lleva ni bien ni mal con nadie, simplemente apenas se hablan entre ellos y no todos los días. Por contra el que ha quedado segundo intenta sumar mayorías, pero lo intenta con la derecha, cuando dicen que son de izquierdas, permítanme que lo dude, pero no pueden sumar ni siquiera una mayoría más o menos estable, poco más de lo que suma el partido con más votos. Despreciando llegar a acuerdos con la izquierda con la que sumaría hasta 31 diputados más, no mayoría absoluta, pero mucho más cerca que con la derecha. Lo único que le queda es intentar que el PP se abstenga, algo harto imposible.

En Ronda nos puede pasar algo por el estilo y es que apenas 88 personas podían decidir el futuro de la Alcaldía, los concejales y cargos de confianza que ello conlleva, dependía de lo que decidieran los militantes de IU en la consulta de esta semana, al final con sólo 66 votantes se decide una moción de censura.

Que solo un 0,25% del censo decida todo esto es una de las curiosidades de la Democracia, que no es perfecta, pero es el sistema que tenemos por ahora.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 05/03/2016