Archivo diario: 4 noviembre 2019

Sí, pero no

Sí, pero no.

Hay personas a las que, ya sea por su forma de ser, introvertidas, o por su forma de comunicar, calladas, o por su forma de estar, sin llamar la atención, parece que no están o cuando falten no se les va a echar de menos.

Tú eras una de esas personas, lo tenías todo, introvertido, callado y en apariencia ausente o invisible, pero sin embargo todos sabíamos que estabas allí y, cuando hacía falta, te preguntamos tu opinión, la cual dabas sin pelos en la lengua “no haber preguntado” parecía que querías decir, aunque no lo dijeras, no hacía falta, todos sabemos cómo y quién eres.

Es posible que muchos que no te conocieran dijeran de ti que no estabas comprometido o que te encontrabas solo, nada más lejos de la realidad. Te comprometías tanto que te dolía las cosas que hacían sin sentido, una persona cabal, como tú, no entendía que se hicieran barbaridades tan grandes y sin siquiera pedir una opinión a alguien con sentido y conocimientos como hacías tú.

Eras un docente de vocación que disfrutaba enseñando las cosas que habías aprendido y te encantaba comunicarlo a los demás. Cualquier duda de aspecto artístico la aclarabas en pocas palabras. Tenías ese sentido de la estética que sólo tienen los grandes artistas, aunque no lo demostraras, pero lo entendías perfectamente. 

cropped-imagen.jpgTambién te encantaba aprender, cosa que hacías rápido si te interesaba, ya que para poder explicar después, primero lo tenías que entender a la perfección, y lo hacías. Cuando quien no te conocía te veía ausente, es que estabas pensando en cómo hacer esto o aquello de la mejor manera. Hablabas poco, pero cuando decías algo había que oírte, especialmente en los aspectos que todos sabíamos que dominabas.

Esta columna es de las más difíciles que escribo, ya que unas veces va en pasado y otras en presente, pero es que aún estás aquí, aunque hayas decidido marcharte. Y lo has hecho a tu manera, sin ruidos ni aspavientos.

Sí, pero no. Como decías tantas veces. Te has ido, pero no nos has abandonado del todo. 

Cada vez que nos veamos, tú estarás allí diciéndonos “donde esté una de negro que se quiten todas las de capas”. O ¡cómo ella ninguna!. Sin olvidar a tu máxima devoción, ese nazareno por el que suspirabas continuamente y al que te dolía hasta que lo miraran mal, fuera quien fuera.

Hoy mas que nunca, Salud y Suerte.

 

Publicado en Ronda Semanal el 31 de octubre de 2019