Cuarenta horas


Cuarenta horas

Ya lo decía la semana pasada, todo era cuestión de querer más que de otra cosa. Al final lo que no fue capaz de reconocer durante seis meses, tras gastar unos pocos millones de euros (que no eran suyos claro, pero eran de todos no es que no fuera de nadie, gran error creer lo segundo) y perder unos cuantos de miles de votos, ha hecho lo que se esperaba que hubiera hecho hace seis meses. Al fin Sánchez ha entendido el mensaje.

En cuarenta horas ha dado el paso que se esperaba. Ha tenido que entender que era culpa suya el no entendimiento anterior, también ha dejado de escuchar los cantos de sirena de sus encuestadores particulares que le decían que iba a sacar mayoría absoluta (sólo lo creían ellos) y ha tenido que dar la oportunidad a la extrema derecha de hacerse más fuerte que ningún otro partido a la derecha. Ya que el PP ha ganado votos, pero muy lejos de ser alternativa.

La única buena noticia del domingo fue la gran pérdida de votos del populista Rivera, lo que le ha costado el puesto, la mala es que esos votos se han ido al nuevo populismo que representa la extrema derecha, decían el mismo discurso sólo que agravado por Abascal, al que han preferido dada la incoparecencia del naranjito.

58A Rivera le pasó en las anteriores elecciones lo que a Sánchez en estas, se creyó que iba a ganar y no fue así. De esta forma la única persona a la que encontró culpable fue a Sánchez y se empeñó en castigarlo, es como si yo me enfadara con el hombre del tiempo porque llueve, una niñería… de un niñato. Se creyó todo lo que le decían los medios afines y los pelotas oficiales, creía ser el rey del mambo, se autoproclamó defensor de la Constitución y decía ser el “Macron español”, sólo que allí el populista consiguió ganar las presidenciales, pero como aquí no hay presidenciales se quedó con la mitad de los diputados que creía. Durante la corta legislatura se dedicó a hacerse el harakiri continuamente, ante el aviso constante de muchos de sus compañeros, que se tuvieron que ir y dar de baja, ya que no oía a nadie, sólo lo mantenía vivo el rencor de no haber conseguido lo que le habían vendido. Le gustaba más estar en el candelero y salir continuamente en los medios que poder llegar a gobernar, ya lo demostró en Cataluña donde ni siquiera planteo una investidura a pesar de haber ganado, así lo único que acaparaba eran portadas… y lo único que ha sacado en claro ha sido un noviazgo mediático con una cantante, así se garantiza portadas de la prensa rosa, que es lo que le gusta más al naranja.

Ahora sólo nos queda esperar que formen gobierno los que, por dos veces, les han mandado los votantes. Que cumplan las expectativas creadas. Sólo tienen que hacer lo que se espera de ellos, que es un gobierno progresista con unas políticas que ayuden a los que peor lo han pasado en esta crisis que seguimos pasando y de la que han salido ganando las grandes fortunas. Esperemos que hasta ahora.

Salud y suerte

 

Publicado en Ronda Semanal el 15 de noviembre de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s