Archivo de la categoría: cofrade

Minutos

Parece mentira que en apenas unos minutos pueda desaparecer el trabajo de muchos años. Un cortocircuito y todo destruido. El Palio de malla, decenas de túnicas… y otras muchas cosas que aún está por ver.

No se trata ya, sólo, del valor material de lo destruido. Se trata, sobre todo, del valor que le damos a nuestras cosas. Un Palio de malla se puede volver a hacer, pero no será el mismo. Las túnicas se repondrán, pero no es igual. Todo tiene arreglo, tampoco podemos pasar por alto eso, pero en las fechas que estamos, a pocos días de la entrada de la Cuaresma, cuando todo debe estar preparándose para los días soñados, ahora, desaparece gran parte de tu patrimonio.

Debemos dar gracias de que no pasara nada a nadie, que sólo fueran enseres, pero el palo es tan grande como si hubiéramos perdido parte de nuestra vida. Hemos perdido parte de la historia, no sólo de la Hermandad del Huerto, también de la Semana Santa de Ronda. Un patrimonio artístico que ya no se puede recuperar, habrá otro, pero no será el que tenía, con su historia y su valor.

Puede que muchos pasen por alto esto, que no le den importancia, las Hermandades tienen a muchos que no las valoran, pero tenemos que tener en cuenta que es historia y patrimonio, véanlo por el lado cultural si quieren, pero valoren realmente lo que ha sucedido.

Todas las ayudas ahora son pocas, desde todos los ámbitos, inmediatamente, todo el mundo se puso en marcha. La solidaridad, eso que muchas veces se echa en falta, salió de todos los lugares. Las Hermandades de Ronda y la comarca, siempre la comarca, muchas de la provincia y de toda Andalucía. Todos se pusieron a disposición de la Hermandad del Huerto. Ahí se notó que la Semana Santa es algo más de lo que muchos quieren que sea.

Publicado en “La Voz de Ronda” 07/02/2015

Malos tiempos para la cultura

Corren malos tiempos para la cultura en Ronda. No sólo para la ciudad, para la comarca entera, ya que nos han abandonado recientemente dos personas que han dado todo el tiempo libre del que disponían para promocionarla y ofrecerla a todos.

Por un lado falleció hace unos días José María Ortega de la Cruz, un exponente de la cultura rondeña a través del Teatro Salesiano del que fue su director durante años. Siempre estaba José María con la cabeza dando vueltas a una nueva obra o actuación, tenían entre manos la compañía de teatros aficionadas más antigua de Andalucía, no ponían reparos en acudir a la llamada de cualquiera que les solicitara su ayuda en cualquier acto benéfico, allí estaba el TES y su director a la cabeza. Se ha quedado, por culpa de la burocracia habitual en estos casos, a días de recibir el nombramiento de Hijo Predilecto de Ronda, algo que suponemos recibirá a título póstumo.

Por otro lado nos dejó unos días después el Concejal Andalucista Vicente Becerra, que además de edil en esta última legislatura ya lo fue al principio de la democracia. Fue en esos tiempos, junto a su amigo Ángel Harillo con el que ya estará cantando unos fandangos, donde le dio un impulso tremendo a los Carnavales, a la Romería de la Virgen de la Cabeza (fue su primer Hermano Mayor tras la recuperación) y por supuesto con su grupo “Los Bandoleros” santo y seña de la música popular andaluza y exponente de la alegría de su tierra.

Siempre decimos que cuando alguien fallece hablamos bien de ellos, pero es que en este caso además es muy cierto ¿conocen a alguien que pueda hablar mal de estas dos personas? Yo no, ni creo que nadie, es por ello que se les va a echar mucho de menos. Sobre todo en los actos culturales y benéficos de la comarca.

Publicado en “La Voz de Ronda” 17/01/2015

Esperanza

Ésta semana se ha celebrado el día de la Esperanza, esa que tanta falta nos hace a todos, principalmente al que ve que lo tiene todo perdido, pero siempre hay que guardar un rinconcito para ella.

Desde la Hermandad que lleva ese nombre, Esperanza, en mi querido barrio de San Cristóbal se celebra especialmente. Hace años se empezó con el concurso de dibujo y poesía, ahora se ha dado un paso más y se han hecho exposiciones y un ciclo de conferencias de un nivel altísimo.

Cuando nada queda siempre recurrimos a ella, somos todos esperanzistas, no hay lugar a dudas. Esa Fe, que no tiene por qué ser católica, nos lleva a aferrarnos a algo como el último recurso y siempre es ella, la Esperanza.

descargaYo que soy especialmente esperanzista por devoción, me alegro que se le hagan a la Virgen que lleva ese nombre todos los homenajes que sean posibles y alguno más. Por eso me tengo que alegrar y tengo que decirlo, de que se hagan estos actos en honor a ella. Quizá algunos tengamos la Esperanza de nuestra devoción más lejos, o quizá no la encontremos, pero debemos buscarla y volcarnos con ella.

Ella está siempre dispuesta a recibirnos y nosotros la tenemos a mano, aprovechémoslo. Siempre nos queda ella.

Tras la Esperanza nos viene la Natividad, así que aprovecho estas líneas para desearos a todos Felices Pascuas.

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/12/2014

Por qué no decirlo

Este año no voy a hacer un resumen de la Semana Santa. No voy a hablar del tiempo ni de los chubascos que apenas han caído y han fastidiado todo, del buen tiempo que hizo a partir del Domingo de Resurrección. No voy a hablar de las flores de los pasos y tronos, de la cera que se ha quedado por estrenar en las candelerías o candelabros de cola. No quiero hablar de las decisiones de las Juntas de Gobierno (casi todas acertadas) ni de el incumplimiento por parte de alguna Hermandad de sus estatutos. No voy a comentar nada sobre la precipitación en algunos casos y la incredulidad en otros que han podido terminar mal. Tampoco me voy a poner en plan poeta recordando el lloro de las ruedas al chirriar en las curvas recordándonos lo que pudo ser y no fue, o de la majestuosidad de esta o aquella dolorosa.

 

No, voy a hablar de otra cosa. Es hora de hablar de la ilusión, del trabajo bien hecho, de las ganas y la profesionalidad por hacer algo y lo que es más importante, hacerlo. Del amor a su pueblo, su gente y su Semana Santa, tanto de Ronda como de Arriate.

 

Desde su casa, sin apenas fuerzas para poder realizar muchas de las funciones que los demás hacemos sin darle importancia, una enfermedad que no impide hacer un trabajo admirable y, por qué no decirlo, impensable para otra persona que no sea él. Ha estado en todas las salidas, en todos los recorridos y en todas las decisiones importantes, no porque sea especial (que lo es) sino por su trabajo y perseverancia.

 

Cuando podría haberse quedado tranquilo, disfrutar de su familia y amigos y no meterse en líos, este magnífico profesional a base de tesón y esfuerzo sacó un proyecto para adelante, algunos confiamos ciegamente en él porque lo merece, en una semana ha visto su esfuerzo recompensado en parte.

 

Ha acertado y ha ayudado, que era lo que quería, así que desde estas líneas lo único que puedo hacer, aunque pueda molestarse por ello, es darte las gracias públicas, eso tan raro y que tan poca gente hace. Gracias Paco, sin ti esto no sería lo mismo.

 

Aquí un amigo a fondo perdío.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 14/04/2012