Archivo de la etiqueta: ayuntamiento

El socialista

Luis no tenía razón para ser socialdemócrata, es más, su padre siempre votó a UCD y se consideraba centrista y demócrata, aunque cuando algo iba mal en la democracia siempre le salía la misma frase “con Franco esto no pasaba” o cuando la cosa se ponía realmente mal decía “un Franco con veinte años es lo que hacía falta”

Aún siendo así su aprendizaje en casa él tenía más interés en defender a los trabajadores y las clases sociales más bajas, intentaba acercarse a ellos, su posición económica no era alta, pero tampoco baja. Estaba en esa clase media a la que sin sobrar grandes cosas, no le faltaba nada de lo imprescindible. Cuando empezó a estudiar en la universidad decidió afiliarse al PSOE, era de izquierdas y socialdemócrata, como él, y no dudó en empezar a colaborar en todo lo que podía en las filas del partido, rellenando sobres, poniendo carteles, asistiendo a actos en los que ayudaba a preparar colocando sillas y banderas en el escenario…

Cuando terminó la carrera empezó a trabajar en un despacho de ingeniería, poco sueldo pero al menos tendría independencia. Pocos meses después de empezar a trabajar, no pasarían más de tres o cuatro, lo llamaron un día a la Casa del Pueblo, había una reunión con los jefes provinciales del partido. En la reunión estaban presentes pocos asistentes y conocía a casi todos de sus reuniones y salidas para apoyar al partido, el secretario general de su agrupación junto con la secretaria de organización y por la parte provincial el vicesecretario general y la vicepresidenta de diputación, el presidente que era del partido estaba en una reunión de la ejecutiva autonómica, junto a él había otro compañero que también ayudaba en todo lo que podía y del que se había hecho amigo a fuerza de encontrarse en todos los actos.

La reunión fue breve aunque intensa, al amigo le propusieron ir en las listas al ayuntamiento en las siguientes elecciones que serían dentro de poco, cubriendo la parte de las juventudes, iba a ir de número tres o cuatro, dependiendo de la cuota femenina y las listas cremallera, que defendieron con vehemencia en la misma reunión. A él le ofrecían otra cosa, querían que siguiera haciendo cosas por el partido, trabajando para el engrandecimiento de la organización, pero aún no lo querían en cargo público, su puesto iba a ser más técnico, un cargo en Diputación como ingeniero, a cargo de los puestos de libre designación que tenían por los votos obtenidos. No era un puesto fijo, ya que dependía de la presidencia y del grupo socialista, un puesto de confianza, pero le aseguraron que tendría trabajo, al menos, por los próximos cuatro años, de entrada, ya que normalmente esos puestos de confianza se renovaban con las ejecutivas, pero que estuviera tranquilo, todo el mundo dentro de la agrupación tanto local como provincial apostaban por él muy fuerte, de ahí el proponerle para ese puesto.

Salió de la reunión muy contento, al fin iba a poder hacer planes a largo plazo. Dentro del partido lo consideraban un valuarte, como habían dicho, alguien de futuro al que cuidar y, quien sabe, quizá en unos años alguien que encabezara las listas más importantes.

Tras las elecciones municipales tomó posesión de su cargo en Diputación. El primer día de trabajo llegó a la sede del organismo provincial a las ocho de la mañana, no había nadie del partido ni por supuesto la persona con la que tenía que hablar y decirle las funciones que debía realizar, era un miembro del partido, pero a cambio de él era de los más antiguos militantes, fue concejal del partido en la capital muchos años y ahora, ya retirado de las listas electorales, ejercía de jefe de ingenieros.

Mientras todos los funcionarios empezaban su trabajo uno de ellos, el que parecía ser jefe intermedio, lo llevó a la zona de descanso que había en la planta donde trabajaban, un lugar que hacía al tiempo de cafetería y lugar de esparcimiento. Invitándolo a un café de la máquina de expreso que había allí, le pidió lo acompañara a la terraza que había en esa misma habitación y que daba a la parte trasera del edificio, donde fumarían un pitillo y no los oiría nadie. Allí le informó que aunque no fuera funcionario, debería llevarse bien con ellos, ya que al fin y al cabo serían sus compañeros y le tendrían que salvar el culo alguna vez, el último que estuvo en su puesto se puso a mal con ellos y terminó saliendo “por patas” la discreción, lealtad y solidaridad le darían muchas opciones de estar mucho tiempo —El jefe te pondrá ahora al día— le comentó.

El jefe del departamento llegó algo más tarde de las nueve, al verlo le hizo una indicación y se fueron a beber un café, otro, en una cafetería cercana al edificio. Allí le puso al día de su trabajo. Lo primero era que fuera consciente de que no era un funcionario, su horario no era de ocho a tres, podría llegar a las nueve o más tarde —normalmente dejo a mis hijos en el colegio de los jesuitas a las nueve y me vengo para aquí, llego entre y cuarto y menos cuarto, pero ya te digo que no somos funcionarios— ahora te daré todo lo necesario en unas carpetas que tenemos preparadas para ello, tus obligaciones y, sobre todo, tus funciones principales en el puesto que ocupas, que no olvides es del partido, no de la Diputación—

Lo primero que le extrañó al sentarse en el despacho que tenía destinado para realizar su trabajo y recoger la carpeta con las instrucciones fue que su compañero de partido y jefe en el trabajo llevara a sus hijos a un colegio privado, luego se daría cuenta que lo hacían la mayoría de los compañeros de partido.

Las instrucciones de trabajo eran claras, tendría que supervisar el trabajo del grupo de ingenieros del departamento, ver dónde y cómo se iban a hacer los trabajos. Eso lo haría siempre que el partido no lo mandara ir a algún lugar de la provincia, fuera de ésta serían por ahora pocos los desplazamientos, para servir de apoyo a cualquier miembro del partido que lo necesitara. Por supuesto tendría que dejar todo cuando el Presidente se lo pidiera, mientras fuera el de su partido. Tendría que asistir a ruedas de prensa fuera del edificio, inauguraciones en periodo de campaña, apoyo a las posibles mociones de censura en cualquier municipio, reuniones de partido en cualquier momento. Era posible que tuviera que trabajar algún fin de semana, pero por lo mismo si algún día no tenía nada en la agenda del partido, podría ausentarse del trabajo sólo con decirlo el día antes al jefe. Si tenía alguna revisión médica de sus hijos o mujer (aún estaba soltero, pero tenía novia y no tardaría en proponerle casarse dadas las circunstancias actuales) algún trabajo particular en casa o un viaje de “negocios” no había límite en ese sentido, siempre que la agenda lo permitiera.

Poco a poco fue acostumbrándose al trabajo, el coche de diputación lo tenía a su disposición en las cocheras del organismo cada vez que le hiciera falta, los bonos para comprar ropa en los centros comerciales formaban parte de las dietas, que también incluían comidas y demás. La vida le era cómoda, formó una bonita familia con dos hijos, niño y niña, que fueron al colegio de los jesuitas, lógicamente, ya que era el mejor de la zona, aunque no fuera barato precisamente.

Llegó el 1 de octubre de 2016, esa noche iba a una cena que un grupo de matrimonios amigos hacía una vez al mes. Mientras se ajustaba los gemelos de oro a la camisa de doble puño oía la radio y lnuevo-logo-psoe-01o que sucedía en Ferraz. La dimisión del Secretario General y las condiciones en que se había producido. Miró el armario/vestidor de su bonita casa de dos plantas en una de las mejores urbanizaciones de la zona, vio los trajes de marca de todos los tipos que lo llenaban, las camisas exclusivas casi todas de doble puño para los gemelos y los zapatos acorde con los trajes. Sólo al final del perchero de las camisas observó que estaba la camisa blanca que llevo en su primer día de trabajo, ese que duro pocos meses tras licenciarse en la facultad. No había querido desprenderse de ella a pesar de las muchas veces que se lo había pedido su mujer. Ni rastro de las camisetas y jerséis que usaba en su juventud, por supuesto tampoco rastro de las zapatillas tipo deportivas que utilizaba en esa época. Hasta la ropa interior era de las mejores y más exclusivas marcas del mercado.

Quitándose la camisa que se estaba poniendo intento colocarse la blanca de aquel primer día, le quedaba estrecha, había engordado en estos últimos veinte años algunos quilos, no muchos, pero los suficientes para que la camisa no le abrochara. Dejándola en el lugar que estaba se puso otra, menos ostentosa y sin gemelos, a pesar de la insistencia de su esposa diciéndole que luego haría frío dada la fecha que estaban, rehuso de llevar chaqueta, no le llegaba ese día, le sobraba, iba mejor en mangas de camisa.

Durante los meses siguientes siguió con interés las reuniones que tenía en distintas agrupaciones de toda Andalucía, cada vez más callado, más interiorizando lo que ocurría que aportando a algo que en ese momento se le escapaba de las manos. En el trabajo observaba que cada día iba menos por su despacho en la diputación, los compañeros funcionarios lo respetaban, ya que siempre siguió los consejos del primer día, pero veía como el trabajo lo hacían ellos y él se dedicaba a trabajar más en funciones que no estaban destinadas a mejorar el trabajo en diputación, más bien a mejorar la vida de los compañeros de partido para los que trabajaba.

Ahora se alegraba de no haber dado un paso más las muchas veces que se lo propusieron e ir en listas para el ayuntamiento, el parlamento andaluz e incluso para el congreso de los diputados. Siempre decía lo mismo, estaba satisfecho de su trabajo en la diputación, más en la sombra, sin grandes ambiciones ¿para qué? tenía un poco de tiempo para su familia, no mucho, pero más que si estuviera en un cargo superior.

El día de la recogida de avales para las primarias en las distintas agrupaciones que iba a visitar las instrucciones recibidas fueron claras —hay que buscar los apoyos necesarios para nuestra presidenta, si alguien está indeciso demuéstrale que estamos mejor todos en nuestros trabajos gracias al partido tal como estamos ahora— Así lo hizo y también él firmó.

Llegó el día de la votación en las primarias para elegir a quien debía dirigir los destinos del partido en los próximos años. Le entraron las dudas. A Patxi no lo podía votar “habia gobernado con la derecha en Euskadi” de Susana no estaba satisfecho, lo que sucedió en el famoso comité federal, las formas en que se hizo todo, cómo se tuvo que ir el que era secretario, siempre había vivido la lealtad al jefe del partido, lo había aprendido, sin fisuras, aunque se equivocara, firmes en su apoyo. Además ella también estaba gobernando con la derecha, nueva y liberal, pero derecha al fin y al cabo. Pedro tampoco le llenaba como candidato, aunque había cumplido lo que le mandaron y no acababa de entender la forma en que lo quitaron, pero precisamente por eso tenía más simpatías hacia él. Pero también sabía que si lo votaba se acababa el trabajo que había hecho los últimos veinte años, no sabía dónde podría mandar un curriculum ni si estaría preparado después de tantos años para volver a la empresa privada en la que sólo trabajo durante unos meses cuando era muy joven.

Poniéndose la camisa blanca de su primer día de trabajo, ahora tras lo pasado en los últimos meses había adelgazado y por lo menos le abrochaba, cogió el carnet del partido y dirigiéndose a su agrupación lo entregó.

 

Salud y suerte

 

Relato corto. En Ronda Semanal se publica un extracto el 20 de mayo de 2017

Anuncios

Negociar

En mi vida tengo varias máximas que intento llevar a cabo. Una de ellas es no preocuparme de lo que no tiene solución ¿para qué? Otra es que si algo puede arreglarse, insistir hasta hacerlo. Una tercera es que si en una reunión entre personas de distintas opiniones la mía es rechazada por todos, algo estaré haciendo mal. O la idea es mala o no sé explicarla convenientemente, pero si todos están en contra no puedo seguir adelante, lo de mi niño es el único que lleva bien el paso no va conmigo ni creo que sea una actitud buena para nadie.

 

Vengo diciendo en esta columna semanal desde las elecciones últimas elecciones que los políticos van a tener que negociar, que hablar… algo que considero beneficioso para todos, ya que así las cosas pueden ir mejor, pero los tics de algunos de nuestros políticos no se han cambiado aún, están anclados en las mayorías absolutas que han tenido o en pactos que les han llevado a hacer lo que quieren sin apenas negociar y no se han acostumbrado aún.

 

 

Está pasando en muchos lugares, de todos los partidos. Vemos en la Junta de Andalucía como la Presidenta quiere hacernos creer no se qué de la pinza que hubo hace años, cuando lo que realmente está pasando es que no está acostumbrada a tener que llevar a cabo negociaciones ni aceptar propuestas de otros grupos, debe cambiar su actitud ya que hay distintas ideas de las que ella puede tener y, si en su partido no hay quien le rechiste, fuera hay muchas ideas y algunas pueden ser buenas.

 

También pasa en Ayuntamientos, en Málaga sin ir más lejos hace unos días un edil del grupo de gobierno se descargó inquiriendo a la oposición que si no están de acuerdo presenten una moción de censura, todo menos negociar. Algunos parece que lo están deseando, estarán cansados de tantos años de gobierno o la edad, que no perdona.

 

En Ronda hemos tenido un caso parecido, no conozco con detalle lo de la “Almazara” pero si todos están en contra, unos con unas razones y otros con otras, será momento de sentarse a hablar, dará una altura de nuestros políticos que hasta ahora no han demostrado. Hablen, en las comisiones y no en las redes sociales, antes de llevar las cosas a los plenos, será mejor para todos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 28/11/2015

Empuje

Otra semana más y seguimos con lo mismo. Dicen que el equipo de Gobierno del  Ayuntamiento de Ronda está paralizado, cosa que sin ser del todo cierta tiene mucho de verdad. Se mueven, pero poco. Con sólo siete ediles siguen intentando hacer cosas pero no les da lugar, también están tan acostumbrados a otro ritmo que les cuesta cogerlo.

Lo que ya cansa son las palabras del vice portavoz de los socialistas rondeños, amenazando de nuevo con la moción de censura. No sabemos si es que tiene poco con el sueldo que le ha puesto la Alcaldesa o es que cree que merece más, desde luego si miramos la labor de oposición, tendría un empate técnico con el grupo de Gobierno. Y no sólo de ahora, que al menos ha conseguido la X, la pasada legislatura aún anda buscando el sitio, porque la labor de oposición fue tremenda, tanto que el resultado de las elecciones está ahí, el peor resultado en muchísimos años.

Lo curioso de todo esto es que lo dice convencido. También nos resulta extraño que al único que ha sido militante de su partido le cierre las puertas, que desagradecido ¿no? Ya no recuerda la campaña diciendo que Marín Lara era el mejor candidato que había, ni la foto con Heredia y Conejo, tras dar codazos a diestro y siniestro. ¡Ay! qué pronto olvidan algunos…

Que el Gobierno municipal de Ronda necesita un empuje lo tenemos todos claro, hace falta más, pero también tenemos claro que hace falta una labor de oposición, no sólo salir y decir lo obvio. Cuanta falta hacen personas que hagan propuestas y se pongan las pilas entre los ediles rondeños, aunque sólo sea por el sueldo que ahora cobran y antes no.

Publicado 10/10/2015

Corazón

Esta semana tendría que escribir sobre la feria, o sobre la demagogia que hace la Alcaldesa con las subvenciones que tiene que gestionar desde el Ayuntamiento a alguna Asociación. Pero la imagen del niño sirio encontrado ahogado en su huida en el mar, no me permite hacer otra cosa. De la imagen poco que decir, cualquiera que esté leyendo esto está medianamente informado y sabe perfectamente de lo que escribo.

Hemos llegado a un punto de inflexión, ya no se puede continuar así. La imagen habla por sí sola y es hora de tomar medidas, pero no de echar la culpa unos a otros, estamos hartos de eso. Ahora el problema es más general, ha llegado a Alemania y es de toda Europa, no sólo del Mediterráneo como era antes. Están tardando muchísimo los Gobiernos, esos que para rescatar bancos se ponen de acuerdo en unas horas, en hacer un plan de actuación. Igual que hubo imágenes que hicieron cambiar la historia en un momento determinado la del pequeño en la playa, no es el único pero es el que ha dado en la tecla de la reacción, nos va a hacer dar el paso que se debería haber dado hace años.

Desde occidente se han llenado las arcas vendiendo armas a los países de oriente. Miles de millones de euros para que se peleen entre ellos formando incluso a líderes rebeldes para que se enfrenten. Luego hemos ido allí a pacificar, pero lo único que hemos hecho ha sido quitarles lo que de valor tuvieran y provocar más enfrentamientos entre ellos, para poder seguir vendiendo armamento, dejarlos de la mano del Dios de cada uno para que el hambre y la miseria campen a sus anchas por esos países. Una vez todo destruido y sin posibilidad ninguna quedan solos y desamparados, no se les ofrece alternativa.

Nadie quiere huir de su pueblo, pero si no les damos la oportunidad de comer, de subsistir… No solo consiste en ofrecerles asilo a los que logran salir, consiste en darles la oportunidad de crecer como pueblo, de parar sus guerras y darles la posibilidad de vivir en sus pueblos y ciudades, mientras no les demos esa oportunidad no podremos dormir tranquilos, al menos la gente que tenga un poco de corazón.

Publicado en “La Voz de Ronda” 05/09/2015

Champiñones

images¿Conocen la frase “crecen como champiñones” muy utilizada por algunas personas? Suele utilizarse cuando hay algo que crece en gran cantidad y muy juntos, como se da el caso en este tipo de hongos muy común en la cocina y, últimamente, también se da para hacer referencia a la cantidad de surtidores de gasolina que están creciendo en el polígono industrial de Ronda.

Hace unos meses en el polígono no había un surtidor de gasolina, como excepción estarían los que tenían alguna gran empresa para uso particular, pero en menos de un año han ido creciendo de la noche a la mañana hasta tres o cuatro. Ya no sé, he perdido la cuenta. Cogemos una verea… si otra frase hecha.

Qué crezcan este tipo de sitios no es ni malo ni bueno, sólo es significativo que sean tantas en tan poco terreno y tan poco espacio de tiempo. Les ha dado por ahí. Igual que ha dado por hacer rotondas, ahora dicen que van a hacer una en la avenida de Andalucía frente a la estación de ferrocarril, en una obra prácticamente nueva, que ya se les podía haber ocurrido cuando estaban haciendo la obra, por ahorrar costes en estos tiempos, aunque claro como en el Ayuntamiento estamos que lo tiramos y tenemos dinero hasta para poner un sueldo a todo concejal que se precie, me dicen que por qué no le ponen un sueldo a Desnu, al fin y al cabo es quién más tiempo lleva yendo a los plenos y quien más interactúa en ellos.

En fin, visto que hay negocios que crecen y se multiplican, podemos lanzar una idea, para el año próximo, a ver si a alguien (al Concejal de Deportes también va ¿eh?) tiene la buena idea de poner una piscina pública, que en Ronda hace calor y no hay un mísero charco al que lanzarse ¡Ojalá crecieran como los champiñones!

Publicado en “La Voz de Ronda” 18/07/2015

Jodiendo el día

Hay días que te levantas mal, cansado, agotado. Seguramente no habrás dormido lo suficiente o tu cuerpo no ha descansado lo que requería para continuar con tus tareas diarias. Otros días te levantas con ganas de comerte el mundo, eufórico, con ganas de hacer cosas y disfrutar de la vida. Esos días se supone que has descansado y dormido.

 

Pero sin duda los días peores son los que te levantas con ganas de hacer grandes cosas y viene alguna noticia a estropeártelo. Había un dicho que rezaba “Hace un día magnífico, pero verás que viene alguien y te lo jode”

 

Levantarse un viernes, con ganas de hacer cosas, y que la primera noticia del día sea que ha habido un pleno en el Ayuntamiento de Ronda… buena noticia, los políticos se han levantado con ganas de trabajar, pero que el pleno sea para poner sueldos, dedicaciones exclusivas, cargos de confianza y asignaciones a los portavoces de todos los grupos y ese pleno sea a las ocho y media de la mañana… ya salió el que iba a joder el día a todos y cada uno de los rondeños.

 

No me sirve de excusa que en otros Ayuntamientos se haga, también en otras corporaciones no cobra nadie. Siempre he defendido que los políticos deben tener un sueldo acorde a las circunstancias, pero tenemos que tener en cuenta en la situación que estamos y en las que se encuentran miles de familias. No es demagógico hablar de más de cuatro mil parados, de familias enteras sin sueldo, de que hablemos de abrir comedores escolares en verano para que los niños no estén malnutridos, eso es la realidad de Ronda. Qué hagan un pleno a esa hora para ponerse, por grupo político, un sueldo de 4500€ al mes el que menos a algo más de 17500€ al mes el que más, es para hacérselo mirar, además aprobado por unanimidad de todos los partidos, sin contar cargos de confianza y otros puestos a dedo.

 

Una vez jodido el día (y la legislatura) disfruten del verano y de lo votado, ellos ya lo están haciendo.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 27/06/2015

Muletas

Leía hace unos días un artículo de un periodista del “ABC” en el que él mismo se calificaba de “tonto necesario” haciendo referencia a que se había visto utilizado en tertulias de radio y televisión donde era llamado para poner contrapunto a tertulianos de partidos emergentes, dándole a éstos la oportunidad de hacerse conocidos. Mostraba su arrepentimiento y devolvió incluso el dinero cobrado porque decía lo había hecho sin tener conocimiento pleno de lo que hacía.

Cada uno es libre de escoger lo que va a hacer con su vida. Algunos van de regeneradores, otros de muleta e incluso hay quien hace el tonto necesario queriendo.

Los nuevos partidos, en particular Ciudadanos y Podemos, están arbitrando en muchos ayuntamientos y, sobre todo, en las Comunidades Autónomas. Piden cambios, lógico por otra parte, pero al final alguno se conforma con pocos cambios. Muletas

¿De verdad creen que regenerar la política es dejar gobernar al que lleva 20 o 30 años haciéndolo? A todo partido le viene bien la cura de humildad de pasar por la oposición cada cierto tiempo, para regenerar precisamente, el acomodo al sillón hace que las personas de a pie parezcan cada vez más lejos, la idolatría al líder te tapa el bosque de la calle. Pactar, como ha hecho Ciudadanos, con el PP en Madrid donde tiene el nido de corrupción más grande de España y con el PSOE en Andalucía donde día sí y día también sale una nueva detención por fraudes, no es precisamente regenerar.

El fin del bipartidismo es una buena noticia para la democracia, igual que lo es el fin de las mayorías absolutas, pero si los nuevos partidos en lugar de hacer nuevas políticas más cercanas a la gente sirven de muletas para que todo siga igual, todo el trabajo habrá quedado en nada y lo que está en juego es mucho.

Publicado en “La Voz de Ronda” 13/06/2015

Puertas giratorias

“Puertas giratorias” llamamos a ese bucle donde están metidos nuestros políticos en los que, sin ellos darse cuenta, por supuesto, no empiecen pensando mal, cuando dejan de tener un cargo público empiezan a trabajar en alguna multinacional o empresa relacionada con la responsabilidad que habían tenido políticamente, casi ninguno vuelve al trabajo anterior, si lo tenían, o van a las oficinas de desempleo, normalmente lo hacen para tenerlos contentos y que no levanten algunas alfombras.

Esto sucede en los altos cargos pero no sólo en ellos, hay Diputados rasos que al terminar sus legislaturas han encontrado “acomodo” en alguna empresa importante, pasa hasta en los Ayuntamientos de cierta importancia ¿Se han dado cuenta que de las ocho listas que se presentan en Ronda en siete hay miembros en las candidaturas que han cobrKarusselltueren_Standard__82_010_99ado sueldo político del Ayuntamiento?

Hablan y no paran de regenerar la vida política, pero son los mismos que han generado el problema los que quieren arreglarlo, es como poner al pirómano a apagar el incendio, no se lo cree ni el que asó la manteca.

En el único sitio que se han celebrado elecciones desde que el personal ha despertado es en Andalucía, hablan de batiburrillo político y de muchos grupos políticos, pero en casi todas las legislaturas hemos tenido cuatro partidos y ahora hay cinco, uno más. El problema no es ese, el lío está en que, hasta ahora, aquí no está ningún partido acostumbrado a negociar. Están acostumbrados a tener tifossi en sus partidos, no compañeros. Están acomodados a que les rían las gracias por muy malo que sea el chiste y no a tener que sentarse a hablar con los de su partido, imaginen con los de otros partidos.

Está llegando un nuevo tiempo a la política, el tiempo de sentarse y hablar, de negociar y ceder, se acaba el tiempo de estar sentados tan ricamente cuatro años, van a tener que trabajar, con el miedo que le tienen algunos a eso de trabajar.

Publicado en “La Voz de Ronda” 09/05/2015

Indulto

En este país la desvergüenza ha pasado de ser algo preocupante a algo completamente normal, algunos le encuentran hasta su puntito.

 

Ha sido condenado a siete años de prisión, sentencia firme por el Tribunal Supremo, tras todos los recursos posibles, ahora sólo le quedaba pedir el indulto y es lo que está haciendo. Lo sonrojante en este caso es que al tratarse de una persona que ha sido presidente de un importante club de fútbol, algunos líderes de opinión de la radio española le estén dando cancha en sus programas para hacer campaña en pro de su indulto. Dice que fuera de la cárcel puede hacer mejor labor a la sociedad que entrando en ella ¿cómo? ¿Diciendo a los ayuntamientos como hacer para desviar dinero sin que los trinquen? Porque no ha mostrado arrepentimiento alguno, sólo ha pedido perdón a los aficionados de su equipo, pero por no haber dimitido antes de que lo obligaran.

 

descargaLa gravedad aumenta cuando pide a compañeros de otros club, que son presidentes, que le firmen el indulto y estos lo hacen, a título personal dicen ¿lo podrían hacer de otra forma? ¿Acaso han pedido opinión a sus aficionados para hacerlo en nombre del club al que representan? ¿Cuántas horas del día son presidentes y cuantas no? ¿Si no fueran presidentes les habrían pedido su firma? Está bien que le hubieran firmado si hubiera sido condenado por un error en su función de presidente, pero lo ha sido por llevárselo calentito de un ayuntamiento, dinero de todos los ciudadanos. Puede que los demás presidentes piensen que pueden cometer un error y ser condenados. Hoy por ti, mañana por mi. Pero no es el caso.

 

Pero aún es mucho peor que uno de los firmantes sea el presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Un señor que cobra por ello y lo es las 24 horas del día.

 

Aquí no dimite nadie, a no ser que se vea obligado, pero hay personas a las que deben cesar y están tardando en hacerlo con el máximo responsable de la federación que representa a la actual campeona de Europa y el mundo, más que nada para que no sigamos siendo el sonrojo y hazmereir no sólo de España, sino del mundo entero.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 01/02/2014