Archivo de la etiqueta: cerveza

Operación polvorón

Ya mismo estamos con la “operación bikini” pero ¿qué sería de esta operación sin las anteriores? Porque, no nos engañemos, para llegar a la del bikini anteriormente hemos tenido que pasar por otra fase ¿o se creen ustedes que llegar a una meta no requiere esfuerzos anteriores?

 

Para llegar a utilizar los métodos de adelgazamiento, anteriormente hay que pasar por los de engorde, no me refiero a los que se utilizan para ciertos animales que en veinte días se ponen hechos unos fenómenos y están listos para su disfrute, aunque algo tiene que ver una operación con la siguiente, la “operación polvorón!

 

polvoronEmpezamos desde bien temprano, ya que no podemos dejar escapar oportunidades de lado. Tenemos reuniones de compañeros de trabajo en las que todo lo que no engorda se deja de lado ¡vengan ahí piernas de cordero, solomillos de ternera, pavos rellenos, pollos en salsa de no sé qué! Además regado con buena cerveza e inmejorable vino, no vaya a ser que “desengordemos” como decía una conocida mía, posteriormente los postres no pueden ser de algo “light” ¡hasta ahí podríamos llegar! tienen que ser con su dulzor correspondiente, para pasar a los típicos dulces de estas fechas, todas las fechas tienen sus dulces como a cada cerdo le llega su San Martín, para concluir con unas copitas de combinados con su refresco correspondiente, aquí si nos permitimos poner algo light, zero, o cualquier modernidad de estas que ayudan en poco al proceso que comenzamos y que debemos concluir.

 

Todo esto nos lleva a tener que utilizar, cuando llegue el frío y largo invierno, la operación bikini para poder llegar al corto y caluroso verano como un figurín, no vaya a ser que quedemos mal con los amigos. En fin, no les canso más, vayan a lo que hay que ir, engorden para luego adelgazar, pero ante todo disfruten ¡Feliz Navidad!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 21/12/2013

Anuncios

21%

Decíamos que iba a haber una subida generalizada del IVA y, efectivamente, así ha sido. La aprobó el Consejo de Ministros, para posteriormente hacer lo propio el Congreso de los Diputados, con el malestar generalizado de todo el personal, no ya sólo por la subida en sí del impuesto, sino porque hay algunas cosas que suben del 4% o del 8% directamente al 21%.

 

¿Y qué es lo que sube directamente al 21%? Pues la peluquería y… la funeraria ¡Con lo bien que se moría uno al 4%! Ahora nos toca hacerlo al 21% ¡Mariano ahí tas pasao, campeón!

 

Con lo fácil que era subir el pan, de todas maneras estaremos dentro de nada todos a régimen obligado y no podremos ni comprarlo, o los huevos, si casi todos tenemos el colesterol  alto y con eso ya se sabe ¡los huevos, ni mirarlos!, o las viviendas de protección oficial, total para las que se están o se van a hacer ¡no! ellos han decidido que es mejor subir la funeraria… y la peluquería.

 

Hace unos días iba uno a morirse y antes pasaba por la peluquería “arrégleme usted bien, que me voy de viaje y quiero salir guapo en la última foto” un 4%. Después daba uno ese último traslado a otro 4% y tan agustito. Hombre suban las cosas de una en una, que así no hay quien se muera tranquilo.

 

Definitivamente esto va a quedar como un solar, al 21 pero solar al fin y al cabo. Así que aprovecharemos para hacer lo que más nos gusta, porque a nosotros que nos suban el IVA (y el venía) si quieren total, mientras tengamos pan y circo… que más nos da lo que pase con nuestros políticos y sus decisiones que nos tocan el bolsillo.

 

Que suben la cerveza, pues me parece muy bien… mientras no suban la barra ¡Manolito, llena!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 21/07/2012

Dedicatorias

Esto de juntar letras todas las semanas, mal que bien, te suele dar alegrías de vez en cuando. También alguna que otra vez te miran a la cara de forma extraña, pero ¿díganme algo en esta vida que no contraiga algún riesgo, aunque sea mínimo?

Viene ésto a cuento porque de vez en cuando sale algún que otro lector o lectora que me hace comentarios sobre lo escrito la semana anterior, también existen los que te van dando temas para que los tengas en cuenta a la hora de teclear para la nueva columna.

También tenemos a los que quieren que les dediques tal o cual tema, de alguna forma sutil a veces y más directa otras. Todos tenemos nuestro ego y lo queremos elevar, el orgullo henchido que decía el lema de los antiguos soldados de infantería.

Así no ha sido costumbre desde esta columna dedicar temas a no ser por algo personal, alguna amistad a la que agradecer algo o algún conocido al que dar el empujoncito para que siga con su trabajo bien hecho, siempre desde el punto de vista del columnista, lo que no tiene que ser compartido obligatoriamente por los lectores y mucho menos por los detractores, que de todo tiene que haber en la viña del Señor.

Es por eso que ante la negativa que hubo por parte de los dos compañeros de letras a los que ofrecí mi mediación a cambio de una copichuela tras varios cruces de artículos en este mismo periódico, le ofrezco a algún que otro amigo celoso por no haberle dedicado antes unas letras, retomar el ofrecimiento que le hice a los colegas de página del periódico.

Así que amigo Chico si quieres que te nombre en este semanario lo haré, pero a cambio quiero una cerveza fresquita. Eso sí con su tapita correspondiente, no seas rácano.

Publicado en “La Voz de Ronda” 16/04/2011

¡Haya Paz!

Vaya lío que tienen formados mis compañeros de página en el periódico. Tienen formado un lío de padre y muy señor mío por quítame allá esas pajas.

Antonio Sánchez Martín, aparte de honrarme con su amistad, es compañero en afición futbolística (aunque más que afición sea sufrimiento futbolero) además de atreverse a poner la jeta todas las semanas para que nos vean los lectores, no comparto con él sus ideas políticas, pero no impide que tengamos otros puntos de encuentro.

A Lucas Gavilán creo no conocerlo, tengo poca memoria para los nombres aunque un poco más para las caras, pero me gustaría poder contar también con su amistad (un hombre no es nadie sin sus amigos) espero que suceda pronto.

Lo importante de todo este cúmulo de circunstancias es que, primero Antonio tenía que pagar las cervezas, posteriormente Lucas fue invitado para qua pagara las tapas (este protestó pues son más caras) para continuar con que Sánchez Martín pagara la sal de frutas, con lo que ya casi tenemos el menú (me temo que ahora le tocara a Gavilán pagar el gin-tonic en copa de balón “ningún tieso sin su gin-tonic en copa de balón” que dirían los compadres).

A todo esto me apunto para ser el juez y mediar entre ellos para que no lleguen más allá de lo que se está formando, con el beneplácito del director de ésta, hoy, centenaria publicación. Por supuesto de “gañote, gratis total”, aunque tal como está la cosa me temo que por cobrar en viandas me manden a La Haya de consejero de no se qué, con lo lejos que está y encima allí no hay Cruzcampo.

Publicado en “La Voz de Ronda” 22/05/2010