Archivo de la etiqueta: colegio

Rutina

¡Volver a la rutina! Ay, de vez en cuando es tan necesario como escaparse e ir de vacaciones a cualquier lugar recóndito del mundo.

Ha pasado la Feria de Pedro Romero, al fin dirá alguno, para embarcarnos rápidamente en el otoño, porque aquí otra cosa quizá pero término medio no tenemos ni lo buscamos. Ya pueden hacer 40ºc a la sombra que pasada la semana de fiestas nos ponemos la rebequita hasta para ir a comprar un ventilador.

Los niños han vuelto al colegio, algunos por primera vez y bien que lo notan los padres y madres, conozco algún padre que ha llorado más que le hija al entrar al colegio. Volvemos a levantar a los pequeños a esas horas dónde aún no ha salido la luz y no se ha escondido la oscuridad, un lío tremendo para sus pequeños cuerpos.

la fotoA los que les gusta apurar sus días de descanso los gastó todos ya, a la espera que el Gobierno empiece a devolver derechos y con ellos algún que otro día hurtado en el tiempo en que decían que teníamos crisis y lo que hacían era quitarnos lo que tanto había costado conseguir. Sale en las noticias que el número de ricos ha aumentado el doble, lo que se callan algunos es que el número de pobres a crecido el triple o cuádruple, depende de los países y las medidas tomadas por sus gobernantes.

En fin, nuevo curso, en el que posiblemente nos lo pasemos muy bien con nuestros políticos, ya que tenemos elecciones generales a la vuelta de la esquina. Y en Ronda además tenemos la diversión asegurada, con un gobierno en minoría que ha conseguido adormilar a la oposición con un sueldo y están más callados que un ermitaño de ejercicios espirituales.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/09/2015

Anuncios

Igual

Estamos concluyendo el verano y todo sigue igual. No cambian las cosas de un año para otro, vivimos en una continua rueda que nos hace volver a dónde lo habíamos dejado.

Los pequeños vuelven al colegio, los jóvenes lo harán dentro de unos días. Las únicas preocupaciones ahora son las compras del material necesario para el regreso escolar, el próximo cambio de los armarios para ver lo que sirve de un año a otro, el poco dinero que tenemos para subsistir ante tanto gasto y tanta necesidad.

Los que aún conservan el trabajo vuelven al tajo. Lejos de la recuperación económica que algunos pronostican y pocos vemos, hay una importantísima parte de la sociedad que sigue sin poder tener que madrugar para llegar a su hora al sitio donde nadie les espera. Es desesperanzador que la cotidianidad nos lleve a donde hemos partido hace mucho tiempo, pero no avanzamos.

la fotoLos anuncios en prensa, radio o televisión son los mismos que hacen un año o dos. Colecciones de cosas, inservibles la mayoría, pero que tienen entretenido al personal. Siempre son las mismas y, casi siempre, cae alguna ¿Cuántas han empezado? Puede que la mayoría haya comprado alguna, dejándola al poco tiempo. Es imposible llegar al final, queda tan lejos…

Fíjense si no ha cambiado nada que hasta Nardi Crespo sigue con sus peleas en twitter contra todo icono que se preste a decir algo. Menos mal que nos queda también Rafa Flores para invitarnos a ir a dar un paseo por el campo, al menos allí lo cotidiano es bonito, hasta en este empiece del otoño que se nos va a hacer muy largo.

Publicado en “La Voz de Ronda” 13/09/2014

El crimen del mes de mayo

Hace varios años en el carnaval de Cádiz salió una agrupación que tenía este nombre “El crimen del mes de mayo”. Iban disfrazados de niños y niñas de primera comunión y criticaban lo que estaba pasando ya por aquel entonces. Han pasado los años y lo que era una critica hacia algo que estaba empezando a ser una moda se ha extendido a todos.

Traje comunionAntes, cuando el que esto escribe era un niño e hizo la primera comunión, se daba un desayuno en los propios salones parroquiales o del colegio, en el que participaban todos los compañeros que habían tomado el cuerpo de Cristo por primera vez. A lo máximo, tus padres te hacían una fiesta en tu casa a la que invitaban a la familia más directa y, quizá, a algunos amigos muy íntimos. Te daban algún regalo que otro y aquello era algo así como un cumpleaños algo más grande, se almorzaba en familia y, como mucho, se merendaba tras una tarde de juegos y fiesta familiar.

Hoy se ha convertido en un evento social que va mucho más allá de lo que significa el acto. Las niñas parecen que van a celebrar un ensayo de su boda, vestido incluido, y los niños, porque van la mayoría de marineritos (nunca comprenderé el por qué) sino serían proyectos de novios ante el altar. Posteriormente acudimos a restaurantes en lo que los cubiertos cuestan como los de cualquier boda y, por supuesto, acaba con la barra libre, con lo que al final sale la fiesta por un pico y los progenitores teniendo que pedir un préstamo para intentar pagar la deuda contraída, además del sablazo pegado a los familiares y amigos.

Se ha dado el caso de algún niño que no estaba ni siquiera bautizado, los padres no son creyentes, pero han querido hacer la comunión porque una fiesta así no se puede dejar pasar, cuando realmente ni el niño ni los padres saben lo que significa la “Primera Comunión”, para ellos sólo es un acto que se ha convertido en “El Crimen del mes de Mayo”.