Archivo de la etiqueta: comidas

Felices Pascuas

Ya he llegado, no será que no ha sido anunciada hasta la saciedad, pero al fin está aquí. A los que nos gusta no nos importa que sean unas vísperas tan largas, a los niños (y a los padres de pequeños) se nos hace hasta corto algunas veces, aunque otras desearíamos que ya hubieran pasado, pero eso pasa con todo.

Otra vez hemos pasado las comidas previas, unas más alegres y concurridas que otras, con sus dimes y diretes y con sus buenos deseos para todos, aunque el resto del año ni se hablen aún trabajando en la misma empresa, es lo que tienen estos días, que nos volvemos un poco hipócritas, pero hemos de admitir que eso es bueno, siempre nos gusta que nos den los buenos deseos.

unknownA partir de ahora toca celebrar un poco más en familia, también habrá quien no se habla en todo el año con el cuñado de turno y ahora le desee una felicidad que no se cree nadie, son los días de esas cosas que no pasan inadvertidas. Más de uno le dará la tarde o la noche al familiar que peor le cae, habrá problemas, pero todo se solucionará al llegar el día señalado.

También es la época del año que provoca más divorcios, tanto tiempo juntos y tanta familia de los cónyuges llega a hartar hasta al más navideño, aunque no siempre es así, es de recibo decir que en muchas familias reina la concordia, en la mayoría, ya que ser bien avenido es una costumbre entre las familias.

De todas formas hay que tener esperanza y buenas intenciones. Desde ésta columna semanal no podemos hacer mucho para ayudar a esas buenas intenciones, pero aún así se intentará. FELIZ NAVIDAD a todos.

Salud y suerte

 

Publicado en Ronda Semanal el 23 de diciembre de 2017

Anuncios

Responsables

Lo primero que hay que hacer para salir de un problema es reconocerlo. Todos hemos visto en las películas americanas lo que sucede, si alguien le da al tinto más de la cuenta hasta que no va a la terapia correspondiente dice “Me llamo Godofredo y soy alcohólico” todos empiezan a aplaudir y ya tiene medio problema solucionado, al final ella o él termina con el guaperas o la buenorra del grupo, pero eso ya es sólo en las películas y no es tan fácil, lo de ligar digo no lo de salir del problema.

Al fin nos hemos dado cuenta que el problema de esta crisis éramos nosotros, por eso estamos admitiendo de tan buen grado y mejor talante todos los recortes que nos están administrando, estábamos viviendo muy por encima de nuestras posibilidades y lo sabemos ¿Qué es eso de salir a beber unas cañas con los amigos? ¡Y encima con tapa! Hasta ahí podíamos llegar.

demagogiaTanto echar la culpa a los políticos con sobresueldos, coches oficiales, pluses de vivienda y comida barata en el congreso, con gintonics de regalo, descuentos en transporte… y los directivos de cajas de ahorros que por ser nombrados por los mismos políticos le hemos cogido manía, al fin y al cabo quien no ha tenido una Visa Oro para gastar en las necesidades básicas como comprar trajes de Armani, gafas Arnette, copas en los lugares más exclusivos, abrigos de bisonte (como diría alguna concursante de top chef) y esas cosas tan necesarias para la vida diaria. No, ya está bien, los responsables somos nosotros y a nosotros es a quien tienen que recortarnos un poco más los sueldos, que aun ganando la mitad que hace quince años vivimos como auténticos reyes ¡qué poca consideración!

Yo en mi casa, para dar ejemplo, puse unos horarios de comida, así comíamos los martes, jueves y sábados, los demás días a pan y agua. Eso sí, como ya estamos saliendo de la crisis hemos modificado los días y ahora comemos lunes, miércoles, viernes y domingo. Ahí derrochando, que se note la mejoría económica.

Publicado en “La Voz de Ronda” 04/10/2014

Operación polvorón

Ya mismo estamos con la “operación bikini” pero ¿qué sería de esta operación sin las anteriores? Porque, no nos engañemos, para llegar a la del bikini anteriormente hemos tenido que pasar por otra fase ¿o se creen ustedes que llegar a una meta no requiere esfuerzos anteriores?

 

Para llegar a utilizar los métodos de adelgazamiento, anteriormente hay que pasar por los de engorde, no me refiero a los que se utilizan para ciertos animales que en veinte días se ponen hechos unos fenómenos y están listos para su disfrute, aunque algo tiene que ver una operación con la siguiente, la “operación polvorón!

 

polvoronEmpezamos desde bien temprano, ya que no podemos dejar escapar oportunidades de lado. Tenemos reuniones de compañeros de trabajo en las que todo lo que no engorda se deja de lado ¡vengan ahí piernas de cordero, solomillos de ternera, pavos rellenos, pollos en salsa de no sé qué! Además regado con buena cerveza e inmejorable vino, no vaya a ser que “desengordemos” como decía una conocida mía, posteriormente los postres no pueden ser de algo “light” ¡hasta ahí podríamos llegar! tienen que ser con su dulzor correspondiente, para pasar a los típicos dulces de estas fechas, todas las fechas tienen sus dulces como a cada cerdo le llega su San Martín, para concluir con unas copitas de combinados con su refresco correspondiente, aquí si nos permitimos poner algo light, zero, o cualquier modernidad de estas que ayudan en poco al proceso que comenzamos y que debemos concluir.

 

Todo esto nos lleva a tener que utilizar, cuando llegue el frío y largo invierno, la operación bikini para poder llegar al corto y caluroso verano como un figurín, no vaya a ser que quedemos mal con los amigos. En fin, no les canso más, vayan a lo que hay que ir, engorden para luego adelgazar, pero ante todo disfruten ¡Feliz Navidad!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 21/12/2013

Comidas

No sé si se han dado cuenta, pero estamos en plena época de almuerzos y cenas navideñas. Casi todas las empresas tienen una entre todos los compañeros, incluso grupos de amigos que vamos organizando alguna que otra, se supone para festejar las Navidades.

Este tipo de celebraciones tienen muchos riesgos, uno de ellos es que salgan a relucir temas que habitualmente son tabú, pero al calor de las copitas salen a la luz y hay cosas que viven muy bien a oscuras, no hace falta para nada que salgan, pero lo hacen. En más de una de estas celebraciones saldrá la típica pelea o lucha de poder y celos, pero no suele llegar el agua al río.

Es que somos masoquistas algunas veces, con lo mal que nos llevamos el resto del año ¿alguien cree qué en una cena de navidad no va a salir el ogro que llevamos dentro?¿ Nos sorprende qué tengamos que mediar entre compañeros que no se pueden ni ver?

Yo este año he decidido restringir el número de comidas y cenas para no tener problemas con los demás, así que sólo voy a asistir a las imprescindibles, es decir, unas 8 ó 10. Tengo almuerzo el viernes, cena el sábado, otro almuerzo el domingo y descanso hasta el miércoles. El jueves tengo cena con amigos y el viernes es Nochebuena, así que ceno con la familia. Pero a partir del sábado tengo cena de navidad y almuerzo pos navideño el domingo. Así hasta el día de Reyes que es la última comida que voy a celebrar estas navidades

Así que por favor, señores amigos y clientes no me inviten a más cenas ni almuerzos, si quieren quedar bien conmigo y mi jefa, por favor manden cestas de navidad o jamones, que así puedo comer cuando me venga en gana y además, si no me gustan las bolitas de coco se las regalo a otro amigo y matamos dos pájaros de un tiro ( a mi me pone, por favor, “pichones al jugo de oliva de la tierra con ligero aroma a cloruro sódico blanco iodado y fruto del pimentero negro molido con frutas del campo y delicias de la huerta” o lo que es lo mismo “pajarito frito”).

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 15/12/2010

 

Navidades

Si por algo se distinguen estas fiestas es por las cenas y comidas que celebramos, normalmente en Nochebuena y Nochevieja se reúne toda la familia para ello.

Todo empieza perfectamente, se reciben las familias para cenar dándose la bienvenida, olvidando lo que ha pasado en otras celebraciones, recibimos a las personas que quizá no hayamos visto en todo el año (o en varios años) y celebramos la Navidad. Cuando llega la hora de sentarse a la mesa empiezan los problemas, siempre te toca al lado del familiar pesado (nos pasa a todos, el pesado cambia con la persona). Con el primer plato empiezan los primeros desencuentros, ya llevamos suficiente tiempo juntos como para que aparezcan hostilidades. Normalmente se suelen evitar conversaciones en las que chocamos, pero según pasa el tiempo se acaban los temas y siempre está el graciosillo de turno que saca el tema tabú, se entabla la primera disputa que la persona mayor de la familia trata de calmar, consiguiéndolo la mayoría de las veces -que estamos en Navidad y no es plan de terminar como todos los años- es decir, peleados unos con otros. No pasa nada termina la cena y no ha habido problemas, aunque haya miraditas.

Posteriormente se muestran los dulces típicos que ponemos en bandejas para que cada uno coja lo que quiera, ahí es cuando piensas viendo las peladillas para que servirán, conforme va pasando el tiempo piensas –ya sé para que sirven, no saben bien, no son blanditas para poder masticarlas sin romperte un diente y no te endulzan lo suficiente- es cuándo le das la utilidad a las peladillas “sirven para tirarselas a la cabeza a aquel familiar que te está dando la noche” -si se veía venir, cariño, sabia que me daba la noche- le dices a tu mujer o compañera haciéndole cómplice de tus pensamientos.

A pesar de todo, Feliz Navidad a todos, que lo pasemos lo mejor posible estos días.

Publicado en “La Voz de Ronda” 26/12/2009