Archivo de la etiqueta: impuestos

Españoles de pacotilla

Hay españoles que son “muy españoles y mucho españoles” como diría el Presidente en funciones, Sr. Rajoy. También hay los “españoles de pacotilla” que son esos que son tan españoles para algunas cosas, que se dan golpes en el pecho, pero luego a la hora de pagar sus impuestos prefieren irse a otro lugar más beligerante digamos, como ejemplo tenemos a las hermanas de los Reyes que tenemos, tanto el emérito como el titular, que si algo tienen en común es hermanas a las que no les gusta pagar muchos impuestos, al menos en España, por mucho que la quieran y la defiendan. Luego están los españolitos de a pie, esos que no paran de pagar impuestos y a los que el Sr. Montoro, también Ministro en funciones, no para de perseguir como si fueran delincuentes, ahogados de pagar y encima sospechosos de defraudar.

 

Me hace especial gracia cuando en la barra del bar o en la plaza donde paseamos habitualmente, salen las discusiones defendiendo a tal o cual deportista o empresario e incluso a algún que otro político, como si nos fuera la vida en ello, cuando realmente esas personas a las que se defiende con tanto ahínco suelen ser más suizos, andorranos o, últimamente nos hemos enterado, panameños.

 

descargaLo grave no es sólo que esos que tanto dicen querer a su país y lo defienden en distintos ámbitos, no están dispuestos a mantener la sanidad, educación o las infraestructuras necesarias para que tengamos un bienestar más o menos adecuado a un país del primer mundo, me es más penoso que no sean capaces de colaborar con la Seguridad Social para pagar nuestras pensiones, ellos algún día la pedirán en España, pasando de los países donde actualmente están tributando, a esto se le llama “caradura” por emplear un adjetivo suave, que los tenemos peores.

 

Sólo espero que en la próxima discusión que tengamos para defender a según qué “representante” de los mejor del país, miremos antes si ellos están dispuestos a defenderlo, pero pasando por caja, que de “pacotilla” estamos hartos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 09/04/2016

Anuncios

Aprender

Nos desayunábamos hace unos días con la noticia de que en el Ministerio de Fomento se han pagado diez mil millones de euros en sobrecostes en obras en los últimos seis años, mismo importe del recorte en 2012 en Sanidad, Educación y Dependencia.

Ésta noticia, que nos debería haber hecho reaccionar de algún modo, haber pedido alguna responsabilidad o solicitar que alguien se hiciera responsable de esto, ha pasado totalmente desapercibida por todos, es lo habitual en este país al que llaman España. No pasa así en otros lugares. En Arabia Saudí hay empresas españolas construyendo un tren de alta velocidad y ya les han avisado que de sobrecostes nada. Han renunciado empresas españolas a hacer obras en Colombia ante el aviso de que allí se paga lo que se oferta. Ya pasó en Panamá donde empezaron a salir sobrecostes y cuando llegó el primero no justificado convenientemente le dijeron a los españoles “mireusté, aquí se dijo que se pagaba esto y es lo que se va a pagar”

imagesHasta el país centroamericano se fue la Ministra de Fomento a explicar el tema, pero en ningún país del mundo entienden lo que sucede aquí. Si se hace una oferta para hacerlo por cien, se hace por ese dinero, si luego cuesta doscientos treinta, como ha pasado con algún tren en España, se apechuga y punto.

Hay una solución, o aprenden a hacer presupuestos o se enseñan a hacer obras. Ya está bien de pagar el doble o el triple de lo previsto. ¿O es qué aquí estamos haciendo el primo? El primo rico a costa de los impuestos que tanto trabajo nos cuesta pagar a los que pagamos, lógicamente. Que encima los que se lo llevan calentito y sobrevalorado les salen todas las declaraciones a devolver ¡Ay si supieran hacer los presupuestos y las obras como hacen los impuestos, cuanto ganaríamos todos!

Publicado en “La Voz de Ronda” 17/05/2014

Hooligans

España se está convirtiendo en un país de hooligans, palabra inglesa que viene a definir a los seguidores de equipos de fútbol a los que su cerrazón y fanatismo hace incluso actuar de forma vandálica para la defensa de sus colores.

No sólo en el fútbol existe este movimiento. Puedo comprender, aunque no compartir, que haya personas que no llegan a final de mes e incluso a principio y defiendan a capa y espada el gasto que hacen los equipos de fútbol de miles de millones para fichar a un jugador o justifiquen lo que cobran algunos, aunque el salario sea indecente. Pero de ahí a ir a aplaudir a un jugador que va a un juzgado acusado de fraude fiscal, dinero que hacienda recauda para el bienestar de todos, existe un abismo difícilmente explicable. Por muy bien que juegue al fútbol debe pagar sus impuestos ¿o si usted es un magnífico albañil está exento de pagar sus impuestos?

Esto se ha trasladado a muchos ámbitos de la sociedad. Si el líder de su partido defiende que hay que bajar los salarios, cosa que no gusta a nadie (creo), es esperpéntico ver como en el Congreso los diputados de su propio partido aplauden a rabiar, a partir de eso imaginen todo lo demás que ello conlleva.

Estamos viendo como en los juzgados aparecen políticos, sindicalistas, empresarios… sospechosos de habérselo llevado calentito. Ante eso lo lógico sería pedir explicaciones y solicitar que si ha habido algo se aclare lo antes posible, pero aquí no, aquí nos ponemos en plan hooligans y nos vamos a apoyarlos aplaudiéndolos y poniendo en duda la justicia.

No seré yo quien valore la imparcialidad u oportunismo de quien juzga, pero al menos dejémoslos hacer y si no hacen bien su trabajo pidamos responsabilidad, pero empezando por nosotros mismos. Si no, mal vamos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/10/2013

Jueguen

Me decía el otro día un amigo “España es el país más rico de la historia, llevan robándonos desde la Edad Media y todavía hay cosas que llevarse” y es que desde la Casa del Rey hasta el más pequeño de los partidos políticos… aquí el que no está imputado por corrupción no es nadie.

 

Pero no voy a hablar hoy de corrupción, o si. Porque todo este despilfarro de dinero y sobres que se reparten (aunque a usted y a mí no nos toquen nunca) tiene que pagarlo alguien y para eso estamos nosotros, los curritos.

 

JueguenSe puede llegar a soportar que suban los impuestos y tengamos que hacer la declaración de la Renta. Qué no nos desgraven ciertas cosas es entendible, pero hay ciertos límites y se están sobrepasando hace tiempo. Es de muy mal gusto, por no poner una palabra más fuerte, que nos hagan pagar por las medicinas hasta a los jubilados, por mucho que se ganaran esa desgravación durante muchos años de cotización. No puedes desgravar la compra de gafas o la consulta del dentista, por muy necesario que sea para la vida diaria. Suben el precio de las matrículas para los estudiantes y los libros valen un potosí, sin posibilidad de desgravar tampoco. Ahora le ha tocado el turno a la vivienda, que no va a rebajar la cuota de IRPF que pagamos. Por no hablar, como he comentado otras veces, de la posibilidad de subvencionar las entradas de cine o teatro, el acceso a la cultura al fin y al cabo. Pero si hay cuartelillo y se podrán desgravar las pérdidas en casinos, bingos y ruletas. Si, cambien la cara lo que acaban de leer es tan cierto como que tiene que pagar a hacienda antes de julio.

 

No sabemos si esto se debe al acuerdo para montar el macrocomplejo del juego “Eurovegas” que se va a construir en Madrid, siempre Madrid, o para mantener un negocio que produce mucho dinero y enfermedades, tener un ludópata en la familia sí que es una ganga, pero de lo que estamos seguros es que nos va a salir mucho mejor gastarnos 600 € en un casino que en comprar libros o medicina, y así funciona este país llamado España, donde el que no recibe un sobre está haciendo el “canelo”.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 06/04/2013

SICAV

Todos hemos oído hablar de las “SICAV”, pero pocos sabemos lo que realmente son éstas, lo único que sabemos seguro es que son muy rentables para los que tienen bastante dinero. Vamos a intentar analizar lo que ello significa.

 

La SICAV es un híbrido de inversión a caballo entre una sociedad anónima y un fondo de inversión con la particularidad de que tributa al 1% en el Impuesto de Sociedades, en cuanto el dinero está a nombre de la SICAV y éste se invierte, los posibles beneficios obtenidos de la inversión tributan al 1% en lugar de al 30% en el impuesto de sociedades siempre que el capital permanezca en la SICAV. No obstante, cuando la SICAV devuelve el capital a su dueño, entonces éste tributa igual que las acciones y paga lo mismo que cualquier inversor: entre un 19 y un 21%. Lo que significa que, sea como sea, se ahorra entre un 9 y un 11% en impuestos.

 

La verdadera ventaja radica en las reducciones de capital. Esto significa que los dueños de las SICAV pueden sacar dinero sin tributar hasta que no supere la cantidad inicialmente invertida. A primera vista parece que es lógico no tributar si no se retira el dinero de las plusvalías, el problema reside en que eso no se puede hacer en ninguna otra inversión, sólo en las SICAV. Es decir si alguien ha invertido en fondos de inversión y quiere retirar parte de su dinero, tiene que pagar por la plusvalía obtenida desde el primer euro, saque o no una cantidad inferior a la que invirtió. Llevado al extremo, permitiría sacar todo el capital, sin tributar, y dejar en la SICAV sólo las plusvalías, que a su vez generarían nuevas plusvalías, sólo al sacar esas plusvalías se generaría el pago a Hacienda, que como ven no somos todos.

 

Así que mientras la mayoría de los curritos pagamos sobre un 20%, si usted es rico o tiene más de 2,4 mill. de € puede entrar a formar parte de una SICAV y tributa bastante menos. ¿No sería una solución entrar a saco ahí en vez de continuar subiendo impuestos y recortando a los que de verdad pagamos?  Claro que la mayoría de los inversores en las SICAV son los mismos que manejan la economía, con lo cual son los que mantienen este sistema y a los políticos que no quieren cambiar la ley para fastidiarlos. Para fastidiarnos ya estamos los curritos, que además celebramos tener deportistas y empresarios entre los mejores del mundo, aunque tributen tan poco para el mantenimiento del sistema.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 18/08/2012

Duquesa

Conste de entrada que cada uno puede hacer con su vida y su legado lo que le venga en gana. No podemos meternos en lo que hace tal o cual persona y mucho menos si ésta es octogenaria, allá cada persona con sus actos y las consecuencias que ellas acarrean.

 

La Duquesa de Alba ha decidido legar su patrimonio a sus hijos en vida. Cosa bastante loable si quieren, además se ahorra imaginar las peleas que tendrán entre sus hijos tras su fallecimiento ya que lo podrá ver en vivo y en directo. Todo esto según dicen los críticos de sociedad en la prensa seria, hasta en las noticias ha salido, para poder casarse por no sé cual vez (no soy muy seguidor del famoseo) con un hombre que es funcionario del Estado y que, según parece, no tiene donde caerse muerto, aunque parece muy vivo. Los hijos de la Duquesa no quieren que se pueda apropiar de parte del legado que generación tras generación, ha ido acumulando la familia, cosa que a algunos más que a otros les pueda parecer mal… o bien, quién sabe.

 

Lo que no es plausible desde ningún punto de vista, más aún en los tiempos que corren, es que haya hecho una fundación con todo su legado. A través de esta fundación los hijos de Dña. Cayetana acceden a su patrimonio, aunque la señora se ha guardado para ella el uso y disfrute de todas sus propiedades mientras viva, todo ello sin pagar un solo euro del impuesto de sucesiones ni donaciones, gratis total que diría el otro. No hace mucho un hombre que conozco donó algo a su hija y tuvieron que pagar a Hacienda, Junta Andalucía y Ayuntamiento, amén del sablazo correspondiente en  la declaración de la renta del año siguiente.

 

Que la duquesa reparta su herencia en vida me parece bien, más aún que se case con quien quiera, pero que no pida regalos en la boda. Qué con la triquiñuela perpetrada y permitida por las autoridades competentes, ya va bien servida. Y además un regalo de todos los españoles, para que luego diga que no la queremos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/08/2011

Incorrección Política

Me asusta ver hasta donde pueden llegar algunos políticos por el sólo hecho de conseguir votos, da la sensación de que no importa el cómo ni el por qué.

Políticos que están gobernando en sus pueblos, ciudades o comunidades, que hacen manifestaciones en contra de otros gobiernos de otro partido y sin embargo en los sitios donde deben tomar las decisiones hacen justamente lo contrario a lo que pregonan.

Vemos como cortan carreteras para exigir un arreglo (al final no fue ni siquiera corte, simple simulación bien vendida) que ya estaba aprobado por la Diputación, mientras donde gobiernan nos encontramos con necesidades tan diversas que habría que escribir un periódico sólo para explicar las actuaciones que han dejado por hacer.

Nos encontramos ante las protestas de una Presidenta por la subida de impuestos, pidiendo incluso la insumisión, cuándo ella ha subido los impuestos hasta el hartazgo. Privatizando servicios públicos y sólo moviéndose para proteger la fiesta de los toros (en algo estamos de acuerdo) porque le va a dar un rédito importante ante la antiespañolización que están haciendo los antitaurinos en Cataluña.

Y sin embargo, no encontramos con que en dos comunidades no se cumplen los plazos para la Ley de la Dependencia (Madrid y Valencia). Aquí no se manifiestan ni piden que se proteja, simplemente se limitan a decir que no les llega suficiente dinero. Sin embargo, en las demás Comunidades Autónomas, que sí se cumplen los plazos y se entregan las ayudas, se supone que llega el dinero.

¿O es qué aplicar la Ley da menos votos que estar en contra del que gobierna?

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/03/2010