Archivo de la etiqueta: joder

Jodiendo el día

Hay días que te levantas mal, cansado, agotado. Seguramente no habrás dormido lo suficiente o tu cuerpo no ha descansado lo que requería para continuar con tus tareas diarias. Otros días te levantas con ganas de comerte el mundo, eufórico, con ganas de hacer cosas y disfrutar de la vida. Esos días se supone que has descansado y dormido.

 

Pero sin duda los días peores son los que te levantas con ganas de hacer grandes cosas y viene alguna noticia a estropeártelo. Había un dicho que rezaba “Hace un día magnífico, pero verás que viene alguien y te lo jode”

 

Levantarse un viernes, con ganas de hacer cosas, y que la primera noticia del día sea que ha habido un pleno en el Ayuntamiento de Ronda… buena noticia, los políticos se han levantado con ganas de trabajar, pero que el pleno sea para poner sueldos, dedicaciones exclusivas, cargos de confianza y asignaciones a los portavoces de todos los grupos y ese pleno sea a las ocho y media de la mañana… ya salió el que iba a joder el día a todos y cada uno de los rondeños.

 

No me sirve de excusa que en otros Ayuntamientos se haga, también en otras corporaciones no cobra nadie. Siempre he defendido que los políticos deben tener un sueldo acorde a las circunstancias, pero tenemos que tener en cuenta en la situación que estamos y en las que se encuentran miles de familias. No es demagógico hablar de más de cuatro mil parados, de familias enteras sin sueldo, de que hablemos de abrir comedores escolares en verano para que los niños no estén malnutridos, eso es la realidad de Ronda. Qué hagan un pleno a esa hora para ponerse, por grupo político, un sueldo de 4500€ al mes el que menos a algo más de 17500€ al mes el que más, es para hacérselo mirar, además aprobado por unanimidad de todos los partidos, sin contar cargos de confianza y otros puestos a dedo.

 

Una vez jodido el día (y la legislatura) disfruten del verano y de lo votado, ellos ya lo están haciendo.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 27/06/2015

Anuncios

Palabras

El castellano es un idioma tremendamente rico, podemos utilizar las palabras a nuestro antojo y además tenemos algunas que cambian de significado como si tuvieran vida propia.

Podemos decir una palabra, por ejemplo “listo”, y tener varios significados; no es lo mismo decir de alguien “es muy listo” que comentar “¡qué listo es! Al mismo tiempo nos encontramos con otras que dan lugar a la confusión, o pregúntense ¿Cuántas veces hemos confundido la palabra “actitud” con “aptitud”? Y no significan lo mismo.

También las tenemos que se ponen de moda, el año pasado pasó (ya lo comentamos en esta misma columna) con la palabra “indignado”, por cierto y como diría aquel “¿aonde andarán?”, todo el mundo estaba indignado con algo y por algo. Este año que acabamos de comenzar el vocablo de moda es “copago” ¿o habían oído antes tanto esta palabra? Todos los políticos están con ella en la boca, les parece una palabra tan interesante como si la hubieran descubierto, pero el problema es que la utilizan mal.

Parte del trabajo de los medios debe ser explicar lo que nos dicen nuestros gobernantes, hacernos ver lo que se lee entre líneas y que no terminamos de entender, porque yo no sé ustedes, pero yo no entiendo cuando hablan del copago de la sanidad, o ahora el nuevo Ministro de Justicia hablando del copago de la justicia. Copago significa agregarte a pagar algo es decir, si vamos a comer juntos e invitamos a alguien y lo vamos a pagar entre el resto, copagamos entre todos esa invitación. Pero a lo que se refieren nuestros políticos es a “repago” porque, y si no miren sus nóminas, la seguridad social ya la pagamos entre todos con la tremenda estocada que nos pegan en el sueldo cada final de mes.

Así que expliquémoslo porque lo que no puede ser es que los pobres curritos paguemos dos veces por lo mismo y no podamos ponernos malos o recurrir una sentencia, ya que no llegamos a fin de mes, mientras ellos se van de rositas con sus pensiones vitalicias, sus sueldos estratosféricos y su altanería a la hora de hacer unas leyes con la que nos están jodiendo, de joder, y bien.