Archivo de la etiqueta: nacimiento

Dos tontos muy tontos

Hay tontos de muchos y variados tipos, pero los dos principales son los de nacimiento y los de una pedrá (o caída).

Yo conozco algunos de nacimiento. También conozco uno que se ha caído dos veces, la primera se quedó medio tonto, pero con la segunda despejó todas las dudas y ya es tonto del todo, de los que puntúan una vez llegan a lo máximo de estupidez, vamos.

Después los hay también de esos que van aprendiendo, aunque muchos de ellos no aprenden tampoco les pase lo que les pase. Vamos a poner un ejemplo muy claro de tonto que no ha aprendido con el curso de la vida, o quizá es que se cree tan listo que no se da cuenta que es tonto er bote.

Hablamos de Julian Muñoz. Si, ese que estaba en la cárcel por el desfalco continuo del Ayuntamiento de Marbella. Ya dio muestras su ex mujer de que en la familia no la quemaba muy bien ninguno. Ella, Zaldívar creo que se llama, fue a un programa de televisión de cotilleos y no tuvo mejor idea, para afearle una infidelidad, que decir que llegaba a casa “con bolsas de basura llena de billetes, miles de euros” lo que puso a los jueces y fiscales muy fácil cogerla. Pasó su buen tiempo en prisión, aunque menos del que debiera, por choriza y por tonta, además de no devolver ni una de esas bolsas.

Su ex marido, para no irle a la zaga en esto del ranking de tontos del culo, pasó por todos los juzgados, una vez condenado, pidiendo volver a sus casa a “morirse” ya que estaba en las últimas, según él, y lo veíamos con el pañuelito limpiándose la baba, que algunas veces daba hasta pena, de no saber cómo sabíamos la mayoría que estaba mintiendo, pero algún juez cayó en la trampa y… Libertad para el hombre que está fatal ¿no lo veis?

Pero como el que es tonto, además se chupa el deo, no tuvo otra cosa que irse de juerga a bailar unas sevillanas, como puntúa de tonto, no se le ocurrió mejor idea que grabarse y para ya llegar al culmen de la tontura más grande lo subieron a las redes sociales “mira qué bien lo pasamos” claro hasta que lo vieron los jueces en la televisión y dijeron “ahí está el tío, pues a dormir de nuevo a prisión”

Y es que se puede ser tonto, muy tonto, tontísimo y luego ya está el nivel familia Muñoz Zaldívar, tal para cual.

Salud y suerte

 

Publicado en Ronda Semanal el 3 de febrero de 2018

Anuncios

Adelanto

La semana pasada envíe mi columna a este periódico un día antes, no sé si fue por intuición, presentimiento o corazonada, pero lo cierto es que salió antes.

 

Verán ustedes, no soy de costumbres fijas o predeterminadas (aunque algunas cosas las hacemos siempre igual) pero suelo tomar nota de algunos temas de interés o que me han llamado la atención, algunas veces incluso escribo la columna completa sobre algo y la tengo terminada y lista para entregar con días de antelación. Pero, normalmente, espero a que sea el jueves para enviarla o hacerla y mandarla. No por superstición o nada por el estilo, simplemente por si surge algún tema sobre el que se pueda escribir y que esté más actualizado que sobre el escrito anteriormente.

 

El pasado jueves día 12 tenía que enviar la columna semanal, pero por esas circunstancias antes mencionadas, el día anterior la envíe a los amigos redactores del periódico, no fue nada premeditado ni preparado, simplemente la leí y le di al botón de enviar sin pensarlo. Un simple gesto que hizo no dejar un hueco en el periódico de la semana pasada.

 

La misma noche del miércoles al jueves, es decir el día 12 a los pocos minutos de comenzar al día, a la señora del que suscribe le tuvieron que hacer una cesárea para dar a luz, ya que hubo alguna pequeña complicación, por eso desearía dar las gracias y felicitar a todo el equipo que esa noche hizo posible que todo fuera bien, desde el ginecólogo hasta el celador de guardia aquella noche en maternidad, así como a la familia y amigos que han estado pendiente de nosotros en todo momento.

 

Ahora muchos amigos me dicen “se acabo el rollo” “eso de dormir lo dejas para dentro de mucho” “no te queda nada por pasar”… lo que ellos no saben (quizá alguno sí lo sepa) es que una sonrisa de Manuel y Cayetano borra cualquier atisbo de queja, lo compensa todo y da por buena hasta la más mala de las noches que pasemos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 21/01/2012