Archivo de la etiqueta: navidad

Tiempo de gula

¡Preparen los estómagos! Acabamos de arribar a destino, no hay solución ni vuelta atrás, ya están aquí aquellos días que vuelven año tras año, sin preguntarnos siquiera, en los que comemos y comemos, bebemos y bebemos, la gula pasa de ser pecado capital a engullirnos cual Armagedón y la practicamos sin pensar en nada más. No sé si el mundo se va a acabar, pero comidos y bebidos vamos a estar por si acaso.

 

Olvídense de la lechuga, el tomate, el pan integral, las frutas y verduras, el pescado a la plancha, el arroz hervido, los dulces bajos en calorías y dietéticos, que vienen curvas acompañando a los turrones, polvorones, mazapanes, chocolate, tartas, roscones de reyes, pavos rellenos, corderos asados, solomillos más rellenos… todo para acompañarnos hasta el próximo día 7 de enero, en el que intentarán volver de sopetón la lechuga y demás.

 

gulaEl viernes anterior a esto que está leyendo ya verían, si se levantaron temprano, a lo que me refiero: Pandillas de chavales con traje y chicas acompañándolos con tacones de vértigo, todos entre 16 y 20 años, recién terminados de la primera cena de Navidad de la que tenemos información. La edad no es impedimento para que a partir de ya, día 15, vayamos todos como los hombres del traje gris de la gran novela de Michael Ende como autómatas de una cena a una comida, de ella a unas copitas y vuelta a empezar. Así hasta que llegue el “maravilloso” día de Nochebuena donde tendremos que aguantar a aquella tía lejana que nos besa con tanto amor como lejanía muestra el resto del año o tengamos que soportar los chistes del cuñado gracioso que es más esaborío que un escalón, que dice mi amigo Rafa.

 

Así que disfruten amigos lectores, coman y beban, que la dieta de la alcachofa está ahí mismo, llegará como ha llegado el tiempo de la gula, sin anunciarlo. Aunque usted y yo sabemos que esto se veía venir hace semanas, de ello se han encargado los anuncios y programas de televisión, tan pendiente siempre de nosotros.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 15/12/2012

Anuncios

Síndrome

Dicen que este año no la va a haber, no hablamos de la paga de navidad (que tampoco) ni de menos dinero en el bolsillo (que también) ni de tener que repagar por la sanidad y otros productos que antes, como ya están pagados, no teníamos que pagar (a pasar por ventanilla) nos referimos a la “depresión post vacacional”. Ese palabro que se refiere al mal humor, la bajada de interés y el desánimo propio del que vuelve de vacaciones no lo vamos a sufrir los españoles este año. No hay mal que por bien no venga, que diría el optimista, u otra cosa que nos quitan, que diría el pesimista, pero lo mejor es lo que dice el realista “hay que joderse”.

 

¿Cómo queréis que tengamos síndrome de eso? ¡Es que no se dan cuenta los muy estudiosos y precavidos de los sociólogos que es una cosa que es imposible que tengamos! Antes te ibas de vacaciones (el que podía, que tampoco éramos todos) e ibas al chiringuito a tomarte unos tintosverano y paellamarisco o unas cervezasfrías y pescaitofrito, pero los bares a pie de playa que tanto nos molaban ahora no están, pero tampoco nos hacen falta, no tenemos ni un mísero euro que llevarnos a la playa. Ahora lo que mola es la sandía metía en agua de la playa, que le da un saborcito que no veas, los filetempanao de toda la vida y la tortillapapa preparada con más calabacín que patatas (que para eso están más baratos) ¡Qué sería de un día de playa sin el chirriar de la arena entre bocado y bocado! ¿Síndrome? Si estamos todo el año amargados porque no llegamos a fin de mes y cada día tenemos algo menos o debemos algo más por arte y gracia de nuestra clase política.

 

Hablando de clase política ¿sabe usted que ellos tampoco tienen ese síndrome? Y la explicación es muy sencilla, trabajan tan poco (vean imágenes del pleno del Congreso) y tienen tantos meses inhábiles (julio, agosto, diciembre, enero) que lo que verdaderamente tienen es la cara más dura que el hormigón armao. Pero aún así le debemos dar las gracias, entre tanto recorte al menos nos van a ahorrar otra depresión ¡será por depresiones a lo largo del año!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 04/08/2012

Comidas

No sé si se han dado cuenta, pero estamos en plena época de almuerzos y cenas navideñas. Casi todas las empresas tienen una entre todos los compañeros, incluso grupos de amigos que vamos organizando alguna que otra, se supone para festejar las Navidades.

Este tipo de celebraciones tienen muchos riesgos, uno de ellos es que salgan a relucir temas que habitualmente son tabú, pero al calor de las copitas salen a la luz y hay cosas que viven muy bien a oscuras, no hace falta para nada que salgan, pero lo hacen. En más de una de estas celebraciones saldrá la típica pelea o lucha de poder y celos, pero no suele llegar el agua al río.

Es que somos masoquistas algunas veces, con lo mal que nos llevamos el resto del año ¿alguien cree qué en una cena de navidad no va a salir el ogro que llevamos dentro?¿ Nos sorprende qué tengamos que mediar entre compañeros que no se pueden ni ver?

Yo este año he decidido restringir el número de comidas y cenas para no tener problemas con los demás, así que sólo voy a asistir a las imprescindibles, es decir, unas 8 ó 10. Tengo almuerzo el viernes, cena el sábado, otro almuerzo el domingo y descanso hasta el miércoles. El jueves tengo cena con amigos y el viernes es Nochebuena, así que ceno con la familia. Pero a partir del sábado tengo cena de navidad y almuerzo pos navideño el domingo. Así hasta el día de Reyes que es la última comida que voy a celebrar estas navidades

Así que por favor, señores amigos y clientes no me inviten a más cenas ni almuerzos, si quieren quedar bien conmigo y mi jefa, por favor manden cestas de navidad o jamones, que así puedo comer cuando me venga en gana y además, si no me gustan las bolitas de coco se las regalo a otro amigo y matamos dos pájaros de un tiro ( a mi me pone, por favor, “pichones al jugo de oliva de la tierra con ligero aroma a cloruro sódico blanco iodado y fruto del pimentero negro molido con frutas del campo y delicias de la huerta” o lo que es lo mismo “pajarito frito”).

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 15/12/2010

 

Sablazos

Estamos en la época oficial de los sablazos, igual que mayo es el mes de las flores y noviembre el de los difuntos, estas fechas son las de los grandes sablazos.

 

SablazosNo hay día que no te encuentras a un amigo o conocido que quiera colocarte algo. Antes te vendían papeletas para Navidad, pero ahora ya no se lleva eso, intentan que te quedes con un décimo entero, sino son dos que también los hay. Con lo bonito que era antes lo de las papeletas con la imagen de tu Virgen o tu Cristo, que además ibas intercambiando con quién te la ofrecía, al final si no tocaba (aún dudo que la lotería toque, quizá sean actores los que el 22 de diciembre brindan con cava, yo no he conocido a nadie que le haya tocado) recortabas las fotos y las guardabas. Algunas Hermandades cambiaban las fotos todos los años, lo que hacía más amable el sablazo que acababas de recibir.

 

Ahora es la fecha en la que los que tenemos sobrinos o amigos con hijos en edad escolar no nos libramos de gastar dinero. Cuándo llegan estos días te ofrecen desde mantecados, de todos los gustos y sabores que cada año hay más, pasando por turrones (¿a quién se le ocurrió hacer mezclas con el turrón? Antes nada más había duro y blando y lo pasábamos pipa, ahora hay hasta de lentejas, con lo mal que me sientan a mí) hasta llegar a las cajitas de bombones. De estas si que las hay de todos tipos, están los baúles, las cestitas, las cajas transparentes o de colores, con flores o sin ellas, que parece que en vez de comprar unos dulces vas a decorar tu casa de nuevo, con lo lleno que ya tengo el mueble bar, que no se donde poner tantas cajitas de tantos años (y eso con suerte, porque hay cajas de todas estas cosas que traen figuritas, horrorosas eso si, pero que no puedes tirar sin herir la sensibilidad de la persona a la que se la compraste).

 

Total, si nos vemos cuidado, que quizá yo también tenga preparado mi sablazo para ti.

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 07/11/2009

Burbujas

La crisis ya esta empezando a tocarme las narices. No es que no nos llegue la camisa al cuerpo, es que nos está llegando el agua al cuello.

Desde que era pequeño, al pasar por la Plaza de España, miraba siempre el reloj del Ayuntamiento (posteriormente convertido en Parador Nacional de turismo) incluso, un año retransmitieron desde allí las campanadas de fin de año por telecinco y todo, pero últimamente cada vez que paso por allí el reloj no funciona. Será por la crisis que no hay ni para darle cuerda o ponerle pilas, si ese fuera su defecto.

BurbujasTambién desde pequeño me hacía mucha ilusión ver la iluminación de la Navidad. Sin embargo, este año en muchos Ayuntamientos han decidido recortar gastos en estos menesteres, algunos los van a eliminar del todo ¡la crisis que se va a llevar por delante todo lo llevable! desde la iluminación hasta los más mínimos detalles.

Pero lo que ya no se puede soportar es que nos quiten la ilusión de las ilusiones. En muchas familias se esperaba el día que ponían por primera vez el anuncio de Freixenet, pero este año (por culpa de la crisis) van a volver a repetir el anuncio del año pasado. Que no digo yo que no estuviera bien, las chicas de la natación sincronizada son muy monas, pero eso de no tener para llevarnos a la vista un George Clooney, Antonio Banderas, Charlize Theron o Sharon Stone… Nos han quitado hasta a Maribel Verdú vestida de burbujita ¡con lo guapa que estaba ella con ese vestidito!

Así que señores que arreglan las cosas: arreglad la crisis ya, pero que ya. Que una Navidad sin la ilusión del nuevo anuncio de ese cava es como si llega el mes de marzo y no tenemos el “Ya es primavera en el Corte Inglés”. Soluciónenlo rápido, por favor.

Publicado en “La Voz de Ronda” 24/10/2009