Archivo de la etiqueta: ontinyent

Diferencias

En este bendito país que llamamos España tenemos tantas diferencias de carácter como provincias, e incluso puede que más, éstas hacen que a la hora de defender tu ciudad y animar a los visitantes para que acudan a vernos lo hagamos cada uno a nuestra manera.

Los andaluces tenemos un carácter abierto y festivo y tratamos de esa forma a los visitantes. Les animamos a disfrutar de nuestras bondades con carteles en los que se pueden leer los productos que vendemos o los platos que cocinamos en nuestro idioma y también en otros (inglés, alemán, francés, etc.) dependiendo de la clientela.

He estado en Ontinyent durante estos días de vacaciones y allí he podido ver cómo los amigos de esta ciudad valenciana están orgullosos de ella, la defienden sobre todas las cosas y te invitan a disfrutar de sus encantos, pero no sólo eso, también intentan hablar en castellano cuándo estás en su presencia y, cómo no podía ser de otra forma, intentan que todos los carteles y promociones que se hacen de la zona lo hagan tanto en valenciano (del que se sienten también orgullosos) como en el idioma de Cervantes.

Sin embargo en Cataluña prohíben e incluso sancionan a los comercios que se anuncien en otro idioma que no sea el catalán, no respetan el idioma castellano para nada y, cada vez más, creen que excluyendo la identidad española hacen mayor la cultura catalana.

La perseverancia en este error hace que mientras en otras partes de la geografía española está creciendo enormemente el número de visitantes nacionales, en Cataluña no ocurre eso. No sé si es lo que persiguen con su empeño, pero si estoy seguro que con esa exclusión lo único que van a conseguir es estar cada vez más solos y eso no es bueno ni para su economía ni para su cultura, pero allá ellos. Doctores tiene la iglesia.

Publicado en “La Voz de Ronda” 28/08/2010

Anuncios

Amigo Amadeo

Te veo en el cuadro que hay en tu casa vestido con aquel traje plateado de gala, mirando al cielo azul de tu pueblo al que tanto amabas, mirada orgullosa de saber que lo estabas haciendo bien y que estabas disfrutando la fiesta a la que tanto dedicaste.

Me he ido a ver las fotografías que me traje de mi visita durante las fiestas del año pasado. Te veo en la puerta de tu casa junto a tus amigos de la escuadra y vuestras mujeres, elegantemente vestido de gala para la que fue tu última diana. Sonriendo, como siempre, apoyado en esa navaja que habías utilizado para hacer un desfile cómo los que a ti te gustaban, de arte. Blandías la navaja como nadie y sabias pasear orgulloso el traje de contrabandista como pocas personas.

No pudiste venir a Ronda, tu enfermedad no aconsejaba el viaje, pero estabas allí con todos nosotros. Cuándo pasamos por la puerta de la plaza de toros con el banderín de contrabandistas y las dos escuadras formadas, estabas allí. En el corazón de todos y cada uno de nosotros había un hueco para ti. Las lágrimas de emoción que muchos soltamos aquel día iban también en tu recuerdo. Todos y cada uno de los allí presentes nos acordamos de ti y de lo bien que lo habrías pasado representado a tú pueblo y a tus fiestas en ese paseo por Ronda con lo mejor de las fiestas de Ontinyent.

Recuerdo el día de la bajada del Cristo de la Agonía, me cogiste del brazo y me dijiste -vente aquí, junto a esta ventana. Es la única ventana que da al arco y tiene una vista del Cristo que no olvidarás nunca- Efectivamente, no he olvidado ni la vista del Cristo ni el momento en que me contabas la historia de la fiesta, la bajada del Cristo y lo que hacías durante aquellos días. Estuvimos charlando un rato en el que me mostraste lo que es un Señor, un hombre que se viste por los píes, que no tiene nada suyo, que todo lo comparte, que se emocionaba con sus cosas y con su gente, que disfrutaba sabiendo que no le quedaba mucho, pero quería disfrutarlo al máximo.

En los días que estuve allí conocí lo que eras, un Señor con mayúsculas, con ese humor tan fino que hacía que te rieras hasta de propia sombra. He conocido a muchas personas grandes, pero a muy pocas como tú Amigo Amadeo.

Publicado en “El Periodic” de Ontinyent

Ontinyent

Normalmente la grandeza de un pueblo se mide por la de sus gentes, si el pueblo es espectacular las fiestas que en él se desarrollan serán espectaculares y ese es el caso.

Cabalgata Ronda 2009 085Tuve la oportunidad durante la semana pasada de visitar las fiestas de Ontinyent con unos amigos. Los desfiles que se producen durante su fiesta son magníficos. Desde la Entrada de las tropas Cristianas y Moras, pasando por la bajada del Cristo de la Agonía (patrón de Ontinyent) desde la Ermita a la Iglesia de San Carlos y la procesión al día siguiente, sin olvidar las dianas que hacen por la mañana del sábado y domingo, aparte de muchísimos y muy variados actos más que serían imposible resumir en tan poco espacio. La espectacularidad de sus trajes y su forma de vivir la fiesta es algo que no debería perderse nadie ya que disfrutará de algo que es inimaginable, colorido, alegría y fiesta en la que no falta en ningún momento la música sublimemente interpretada (espectacular el momento en el que un afamado Director de orquesta, uno diferente cada año, dirige a más de mil músicos tras la entrada de las bandas de música participantes) y, por supuesto, la pólvora que no falla ni en la representación del Contrabando ni en las representaciones de las Embajadas Mora y Cristiana, espléndido.

Esta feria, el día de la cabalgata, podremos disfrutar de una representación de estas fiestas. No nos lo podemos perder, los que lo hemos visto en su casa recordaremos parte de lo que allí vivimos y los que no lo han podido ver tendrán una excusa perfecta para visitar estas fiestas indescriptibles por mucho que intentemos contaros los que la vimos.

Por supuesto, cuando llegues allí, no digas que eres de Ronda, te tratarán mucho mejor que si estuvieras en tu propia casa y te querrás quedar. Amigos Contrabandistas el año que viene, sin duda alguna, prepararemos la mejor Embajada de la historia, contad con nosotros. De mí que puedo decir, si ya soy Contrabandista “per sempre”.

Publicado en La Voz de Ronda 29082009