Archivo de la etiqueta: peliculas

Pensamiento único

En la 2 de TVE, los antiguos la llamábamos UHF, llevan muchos meses emitiendo películas españolas bajo el título “Historia de nuestros cine” en el cual nos encontramos con películas de todas las épocas. Muchos, como me pasó a mí, descubrirán títulos de mucho nivel, comprometidos con su tiempo y magnífica calidad. Mucho más allá del manido y tan utilizado españoladas y películas de ese tipo.

Precisamente la semana pasada emitieron una en la que se trataba el tiempo en que ETA estaba en su máximo apogeo y las relaciones entre los protagonistas, de toda índole ideológica. Es una magnífica película en la que seguro se ha basado en parte el éxito editorial de este año en España, el libro de Fernando Aramburu “Patria”

la_casa_de_mi_padre-144829863-large

Cartel de la película. FilmAffinity

La película de la que hablo es del año 2008 y se titula “La casa de mi padre” dirigida por Gorka Merchán y protagonizada por Carmelo Gómez, Emma Suarez y Juan José Ballesta entre otros. Es dura y refleja muchas realidades de hace apenas diez años, aunque parezcan muchos más. Fíjense si parecen muchos que uno de los pensamientos más recurrentes mientras la veía es que una película así sería muy difícil de estrenar hoy día.

Hemos dado tantos pasos para atrás que seguro que algún iluminado de turno saldría en las redes sociales pidiendo el boicot a dicha película sólo por el tema que trata. Como ocurrió con los muchos catetos culturales que pidieron boicotear la película de uno de los mejores directores de comedia española, Trueba, por el simple hecho de mostrar unos pensamientos y unas palabras más o menos acertadas. Aún me extraña, quizá haya salido y no lo he visto, un boicot a ese cocinero que sigue contando chistes mientras cocina en el mediodía de alguna cadena cuando reconoció haber pagado el impuesto revolucionario de la banda armada.

Hace unos meses se produjo un boicot también a una película en la que una de las protagonistas había manifestado unas ideas políticas que puede o no gustar, pero hace unos años se respetaba y ahora cada vez menos. Vamos dando pasos avanzados hacia un pensamiento único en el que no se respeta que alguien piense lo contrario. Bloqueamos en redes sociales, pedimos que no vean películas, incluso le negamos (casi) el pan y la sal, solo por no compartir unos ideales.

Recuerdo una frase que decía “no comparto tus ideas pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlas” que teníamos no hace tanto como frase de cabecera en la mayoría de personas y medios de comunicación. Desgraciadamente eso ha pasado a mejor vida y cada día más faltamos al respeto al que no tiene el pensamiento único.

Salud y suerte

 

Publicado en Ronda Semanal el 17 de junio de 2017

Anuncios

Landa, D. Alfredo

Ha fallecido uno de los grandes, un actor de los que marcan época y de los que nos acordaremos durante muchísimo tiempo, no en vano le dio su nombre a toda una serie de películas realizadas durante cierto tiempo en este país.

LandaCon él se va el cómico y el dramático, el pequeño que se hacía enorme en la pantalla, el sufridor ante las cámaras y los sueldos míseros que durante un tiempo tuvieron los actores en una época en la que hacer cine era mucho más una vocación que una profesión. El “landismo” fue un género de películas que se hacían cuando no se podía hacer otro tipo de cine entre la censura y la invasión americana que había comenzado a copar las salas de cine. En este bendito país la envidia no es un pecado capital, es un gen que llevamos dentro todos los españolitos, por eso se criticó tanto el tipo de cine de la época. Alfredo Landa de haber nacido en USA y desarrollado su carrera allí sería un mito incontestable, pero tuvo la suerte de hacerlo en Pamplona.

Tras el “landismo” tuvo la oportunidad de presentar otros registros y ahí se nos ofreció como el monstruo interpretativo que era. Porque D. Alfredo no renegó nunca de sus películas en bañador corriendo tras suecas (ni ninguno de sus admiradores lo hubiéramos permitido) pero películas como “Los santos inocentes” “La marrana” o “El bosque animado” le dieron los premios que merecía desde hacía tiempo. Fue reconocido internacionalmente y entonces nos dimos cuenta del actorazo que se escondía tras el calzoncillo, el pelo en pecho y el gruñón gracioso que hasta ese momento creíamos que era, siendo en realidad uno de los iconos de nuestro cine.

Se retiró en 2.007 tras recibir el Goya de Honor, donde dio muestras de la enfermedad que padecía, pero fue un señor hasta el final y supo hacerlo como pocos lo hacen. Se retiró a jugar al Mus, juego del que decía era el mejor del mundo ¡Cómo si no fuera también uno de los mejores actores del universo! Landa, D.Alfredo.