Archivo de la etiqueta: preocupaciones

Dios proveerá

Ya si que no nos queda nada a los cofrades, de aquí a una semana escasa estaremos entregado a los que nos llama durante todo el año, la Semana Santa que algunos no dejamos de vivir toda la vida.

 

Luna CrecienteNuestras preocupaciones van acercándose como lo más temido. Primero queremos tener todo preparado, el traje de gala para ponernos el día grande de nuestra Hermandad. La ropa de nazareno para que no falte nada, la túnica el cinturón, el antifaz, los zapatos cómodos, que luego duelen los pies, los guantes, la medalla…todo en perfecto orden y estado de revista.

 

Luego pasamos a preocuparnos de que no haya impedimentos por el recorrido que hacemos con nuestra cofradía, siempre intentado que no haya un andamio o una cuba que entorpezca nuestro discurrir por las calles. Los cables, esos malditos elementos que encontramos en cada esquina, nos preocupan todos los años, casi siempre los mismos, pero nadie se acuerda de quitarlos de una Semana Santa a otra ¡seremos trabajosos!

 

Ya los días previos las aplicaciones que tenemos en los móviles y que nos detallan el tiempo que va a hacer estos días están que sueltan humos de lo que la utilizamos, si el resto del año la ojeamos una o dos veces al mes, ahora la miramos una o dos veces a la hora ¡como si Julio Marvizón no tuviera nada que hacer nada más que estar en nuestro móvil metido! Qué el pobre sufre más estos días que un pavo en nochebuena, se le caerán las cosas de las manos de las veces que lo nombra el personal cabreado con el tiempo, que si lluvia, viento o elementos climatológicos que ni sabemos que existen.

 

Como si no tuviéramos bastante con todo esto, ahora a nuestros munícipes les da por hacer mociones de censura en plena Cuaresma ¿no teníais fechas en el año para hacer los cambios de sillones almas mías? Mira que meterse en esta época, la política no respeta ya ni que estemos en Semana Santa. Dios proveerá.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/03/2016

Anuncios

De todos

Tenemos un problema de base, no hablo ya de los problemas que podamos tener coyunturalmente por la crisis o por la falta de trabajo, de casa o de otro tipo. El problema del que hablo es más bien cultural o educacional, por decirlo de alguna manera.

Se explica en la frase que oímos muchas veces cuando vemos algo que “es de todos” pero no asumimos lo que realmente significa este dicho. No sabemos si será porque somos latinos y como tal tenemos una percepción distinta de la frase o porque nos falta educación en valores, que puede ser. El hecho es que no lo tenemos claro y confundimos en muchas más ocasiones de las necesarias el “es de todos” por el “no es de nadie”

Nos pasa con el mobiliario urbano, creemos que las papeleras o contenedores no son de nadie, cuando realmente son de todos. Lo confundimos con el ensuciar las calles y plazas o con el arreglado de los jardines o parques infantiles, no los cuidamos lo suficiente porque “cómo no son de nadie” Craso error, ya que el arreglo nos corresponde pagarlo a todos con nuestros impuestos, que en vez de dedicarlo a otras cosas lo usamos en arreglar el desaguisado de aquellos que confunden ambas frases.

Nos pasa también, además gravemente, con nuestros políticos. Los hay que gastan y gastan sin tener control alguno “cómo el dinero no es suyo” Pero los que vienen después, sean del partido que sean, se encuentran con deudas por cosas innecesarias, e incluso puede que sean necesarias, pero que podrían haber esperado. En el fútbol pasa algo parecido, luego le pedimos dinero a papá estado para arreglar los boquetes que dejan presidentes indolentes.

Mientras no encontremos la base que nos haga pensar lo que realmente “es de todos” y no confundir con “no es de nadie” no saldremos de este atolladero que nos va a traer muchos dolores de cabeza. No está la cosa como para buscar preocupaciones, con las que ya tenemos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 16/07/2011