Archivo de la etiqueta: problemas

Moderno

Ahora se ha puesto de moda entre los políticos ser “moderno” y qué significa eso. Pues hacer cosas que antes no se hacían, para parecer que son otra cosa, llevan demasiado tiempo alejados del pueblo y se acercan nuevas elecciones.

Tienen que salir en la televisión, pero no en las noticias, que ahí te comparan con los chorizos de tres al cuarto, sólo hablando de corrupción y de quién y cuándo se lo llevan calentito, entre los gurtel, eres, pujoles y demás estamos hasta el mismo gorro. Hay que salir en programas de entretenimiento, haciendo el “gamba” como dice un amigo mío ¿qué hay que montar en globo? se monta ¿tener un accidente en un coche de rallys? se pega uno un “piñazo” y votos a la buchaca.

La modernidad es lo que tiene, se llevan años pasando del pueblo, sin tener en cuenta lo más mínimo para acercarse a los problemas de la gente, los bancos son los que mandan y las grandes empresas, englobadas en el Ibex35, las que dicen lo que hay que hacer para ganar dinero. Subir el PIB es lo importante, como si a nosotros nos llegara eso, qué puede subir el tanto por ciento de la macroeconomía lo que le venga en gana al Gobierno y los grandes defraudadores que les aconsejan y acompañan, pero mientras no suban los sueldos de los curritos y las pensiones de nuestros mayores la economía va a estar más apretada que los tornillos de un submarino ¿se enterarán?

Hasta Ronda ha llegado esa moda, llevan años sentados en el salón de plenos pero ahora se han dado cuenta que llegan las elecciones y los concejales del equipo de gobierno están cumpliendo una de sus promesas, sentarse en asambleas con asociaciones, que me parece muy bien y desde aquí los felicito, pero deben tener en cuenta que esto se hace para recoger iniciativas que llevar a cabo, no sólo para hacerse la foto y quedar como “moderno” de cara a la galería.

Publicado en “La Voz de Ronda” 07/11/2015

Anuncios

Oídos taponados

Decía Groucho Marx “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados” y en esto la impuesta que quiere pasar a ser la investida Presidenta de los andaluces es una maestra. No tenía necesidad ninguna de convocar elecciones, pero su ego y ambición por llegar más rápido que nadie a la Moncloa, le hizo crear un problema.

No sólo ha aprendido rápidamente esto, también ha sido rápida en meterse en líos y adjudicaciones de dudosa limpieza. Ha pasado en la mina de Aznalcóllar, donde ha primado más ser una empresa con dirigentes del PSOE que la capacidad de llevar a cabo los trabajos. Ya no son sólo los anteriores que fueron pasando de dedo divino en dedo divino, ya ha llegado al eslabón que tiene ella entre manos.

Dice que nadie le va a imponer nada, pero el tiempo de la soberbia y prepotencia ha pasado, si en lugar de aplaudidores y halagadores en su partido hubiera alguien que le dijera, y ella lo oyera, que ahora es el tiempo de la templanza y la mano tendida, de negociar y ofrecer en lugar de exigir, a ella le iría mucho mejor.

Tampoco es tanto lo que le piden para dejarla gobernar, sólo que algunos quieren cumplir lo que dijeron en campaña, algo a lo que su partido no está acostumbrado, ya que prometen y luego olvidan. Si quisiera firmar un pacto anti corrupción, dimitieran los que están siendo investigados, no trabajara con bancos que hacen desahucios y eliminara altos cargos puestos a dedo y coches oficiales, algo lógico por otra parte, tendría la oportunidad de formar gobierno, pero desde su poltrona no lo ve.

Los dos grandes partidos se tienen que dar cuenta que el tiempo de hacer y deshacer a su antojo ha pasado, que es hora de hablar y negociar, pero tanto aplauso fácil le tienen los oídos taponados.

Publicado en “La Voz de Ronda” 30/05/2015

Relevo

Si usted, querido lector, es habitual seguidor de esta columna “Sin Voces” recordará que hace unos meses, concretamente junio del año pasado, titulaba una de ellas “Hasta el gorro” e iba dedicada al Defensor del Pueblo Andaluz D. José Chamizo. En ella comentaba su comparecencia en el Parlamento y el rapapolvo que echó a los políticos instándolos a dejarse de peleítas y dedicarse a resolver los problemas del personal. Una vez concluida esas palabras muchos, entre los que me encuentro, estábamos esperando para ver lo que duraba el Defensor en su puesto, hasta aquí.

hasta el gorroCon la de problemas que tiene Andalucía, siendo la comunidad con la tasa de paro más alta de toda Europa, con un problema de falta de inversiones que nos están haciendo retrotraernos a épocas anteriores al invento del fuego, con corrupción y enchufismo por doquier, los políticos nos han demostrado una vez más que ellos van a lo suyo. El Defensor del Pueblo Andaluz era una de las personas públicas más valoradas, nadie pedía su relevo, su trabajo estaba siendo magnífico y los andaluces así lo demostraban en todas las encuestas, pero claro, se ha metido con los políticos, algo no permitido en esta sociedad que va de democrática y es partitocrática ¡Si hasta se sospecha que un ex presidente ha vetado un programa que iba a hacer una parodia sobre él! No se ponen de acuerdo para nada importante, pero no les toques.

Hablan de grandes pactos y para lo único que se ponen de acuerdo es para dar salida a un defensor no sumiso y en un día ya tienen sustituto, o para sancionar y sustituir a un juez que se atreve a llevar a la cárcel a un banquero amigo, puesto a dedo.

¿Cómo va a ser eso de cuestionar a políticos y banqueros? ¿En qué país os creéis que vivimos? ¡Lástima que sólo se pongan de acuerdo para defender su gran status social! El día que los políticos dediquen todas sus fuerzas a ayudar al pueblo, salimos de la crisis.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 25/05/2013

Techo de gasto

Todos hemos estudiado matemáticas en el colegio, allí aprendimos que cada problema tiene su solución, o casi. Después está la vida real, en la que nos encontramos otro tipo de problemas, algunos no tienen solución en cambio otros tienen varias soluciones, el éxito consiste en saber aplicar la solución correcta para solucionar el problema.

Tengo un primo que desde que entró en la empresa en la que actualmente está tenía como objetivo llegar a dirigirla, un buen día los compañeros decidieron que ante la cantidad tan grande y grave de problemas que ésta tenía lo mejor era ponerlo a él como gestor. Había dado siempre la impresión, por lo que decía y como actuaba, de saber solucionar los problemas que se habían presentado en estos difíciles momentos.

Tenía ante sí dos soluciones, la primera consistía en hacer los recortes necesarios para poder solucionar los problemas económicos y de liquidez. Para ello podía hacer un despido de muchos empleados y la reducción del salario del resto, que no pondrían problemas ya que es mejor cobrar algo menos pero seguir trabajando. Reducir el gasto en gasoil para los camiones de la empresa, también vendería algún que otro vehículo (eso da buena imagen de recorte) los envíos de la mercancía de la empresa se harían más tarde, habría que esperar a tener un camión casi lleno para realizar la entrega, pero los clientes lo sabrían entender, se les explicaría. Y así con todos los gastos “recortar y recortar en todo” es la única solución le propuso otro empresario de éxito.

La segunda opción que barajaba era la de ampliar la hipoteca y la línea de crédito de la empresa, haría recortes en lo superfluo pero no dejaría de pagar a los trabajadores puntualmente y ampliaría la plantilla con nuevos empleados que hicieran una diversificación del negocio. No sólo venderían lo que tenían actualmente, se tendrían que dirigir a otros mercados, para ello necesitaría nuevos comerciales y, por supuesto, la entrega de mercancías se haría lo más rápido posible, si había que renovar el parque de vehículos se hacía y así darían el mejor servicio de todas las empresas del sector.

Mi primo se decantó por esta última solución, actualmente la empresa es la mejor del sector y la crisis la ha solventado con éxito. Está creciendo por encima del resto y todos se preguntan cómo lo ha conseguido, el les dice que se arriesgó, es cierto, aumentando el techo de gasto, pero a veces es mejor eso que no hacer simplemente recortes en lo esencial ahogando la empresa hasta tal punto que tenga que cerrar.

Esto lo hizo mi primo en su empresa ahora esperamos que nuestro otro primo, Mariano al que hemos puesto de Presidente del Gobierno, tome nota. A veces endeudarse es bueno, lo malo es no saber cómo hacer para pagar lo que debemos.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 04/02/2012

Navidades

Si por algo se distinguen estas fiestas es por las cenas y comidas que celebramos, normalmente en Nochebuena y Nochevieja se reúne toda la familia para ello.

Todo empieza perfectamente, se reciben las familias para cenar dándose la bienvenida, olvidando lo que ha pasado en otras celebraciones, recibimos a las personas que quizá no hayamos visto en todo el año (o en varios años) y celebramos la Navidad. Cuando llega la hora de sentarse a la mesa empiezan los problemas, siempre te toca al lado del familiar pesado (nos pasa a todos, el pesado cambia con la persona). Con el primer plato empiezan los primeros desencuentros, ya llevamos suficiente tiempo juntos como para que aparezcan hostilidades. Normalmente se suelen evitar conversaciones en las que chocamos, pero según pasa el tiempo se acaban los temas y siempre está el graciosillo de turno que saca el tema tabú, se entabla la primera disputa que la persona mayor de la familia trata de calmar, consiguiéndolo la mayoría de las veces -que estamos en Navidad y no es plan de terminar como todos los años- es decir, peleados unos con otros. No pasa nada termina la cena y no ha habido problemas, aunque haya miraditas.

Posteriormente se muestran los dulces típicos que ponemos en bandejas para que cada uno coja lo que quiera, ahí es cuando piensas viendo las peladillas para que servirán, conforme va pasando el tiempo piensas –ya sé para que sirven, no saben bien, no son blanditas para poder masticarlas sin romperte un diente y no te endulzan lo suficiente- es cuándo le das la utilidad a las peladillas “sirven para tirarselas a la cabeza a aquel familiar que te está dando la noche” -si se veía venir, cariño, sabia que me daba la noche- le dices a tu mujer o compañera haciéndole cómplice de tus pensamientos.

A pesar de todo, Feliz Navidad a todos, que lo pasemos lo mejor posible estos días.

Publicado en “La Voz de Ronda” 26/12/2009