Archivo de la etiqueta: san cristóbal

Esperanza

Ésta semana se ha celebrado el día de la Esperanza, esa que tanta falta nos hace a todos, principalmente al que ve que lo tiene todo perdido, pero siempre hay que guardar un rinconcito para ella.

Desde la Hermandad que lleva ese nombre, Esperanza, en mi querido barrio de San Cristóbal se celebra especialmente. Hace años se empezó con el concurso de dibujo y poesía, ahora se ha dado un paso más y se han hecho exposiciones y un ciclo de conferencias de un nivel altísimo.

Cuando nada queda siempre recurrimos a ella, somos todos esperanzistas, no hay lugar a dudas. Esa Fe, que no tiene por qué ser católica, nos lleva a aferrarnos a algo como el último recurso y siempre es ella, la Esperanza.

descargaYo que soy especialmente esperanzista por devoción, me alegro que se le hagan a la Virgen que lleva ese nombre todos los homenajes que sean posibles y alguno más. Por eso me tengo que alegrar y tengo que decirlo, de que se hagan estos actos en honor a ella. Quizá algunos tengamos la Esperanza de nuestra devoción más lejos, o quizá no la encontremos, pero debemos buscarla y volcarnos con ella.

Ella está siempre dispuesta a recibirnos y nosotros la tenemos a mano, aprovechémoslo. Siempre nos queda ella.

Tras la Esperanza nos viene la Natividad, así que aprovecho estas líneas para desearos a todos Felices Pascuas.

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/12/2014

Anuncios

Mi barrio

Fue por pura casualidad, coincidencia lo llaman, no estaba previsto ni en los planes, pero surgió. La jefa de la casa, que igual que olvida algo tiene una memoria prodigiosa para otras cosas (es capaz de saberse los nombres y modelos de todos los coches de formula 1, los nombres de todos los móviles de última generación o los nombres de comercios y bares en los que ni siquiera hemos estado) pues se le ocurrió ir a comer a un bar llamado “Tío Modesto” creo, la que entiende de estas cosas es ella, yo no sabía dónde estaba pero hacía allí nos dirigimos.

 

Fue aparcar,  empezar a dar el paseo y se abrieron los poros de la piel. Empecé a respirar barrio puro, del que recordaba por los paseos de pequeño, correteando de aquí para allá “morenito y delgadito” me dijo una vecina ¡cómo hemos degenerado! Comencé a hablar a mis pequeños, que con 18 meses no creo que entendieran mucho de lo que les contaba, explicándoles por donde corría en aquella época, el olor a los naranjos, los jazmines de los jardines, el olor a tierra y aire de la infancia, una explosión de sentidos que hacía que el corazón se fuera hinchando sin necesidad de administrarle nada, sólo el recuerdo de los mejores momentos, el primer beso, el primer desamor, los primeros paseos al lado de la muchacha que me robó el corazón y aún ocupa una parte de él, el beso que no nos dimos y que aún añoro…

 

Esperanza 2012 (71)Vuelvo todos los Miércoles Santo y algunos días más, pero las prisas del momento, el ajetreo del sitio en esos días y las bullas, que nunca han sido buenas consejeras, me han impedido en todo este tiempo vivir lo que pude disfrutar el pasado domingo. Un paseo por mi barrio disfrutándolo y sabiendo que el reloj no era importante.

 

Una caña allí, una cara conocida aquí, una ensoñación en aquella esquina… me hizo disfrutar y revivir el amor a algo que nunca olvidamos por muy lejos que nos vayamos o nos lleve la vida, nuestro entorno, nuestro hogar ¡mi Barrio de San Cristóbal!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 20/07/2013