Archivo de la etiqueta: señorias

Goteras

No sé si usted ha trabajado en algún lugar con el techo en medianas condiciones. Yo hasta he dormido en alguna ocasión con un cubo junto al cabecero de la cama y la gota cayendo del techo, con ese sonido inconfundible que al levantarme parecía que habían estado toda la noche con un martillo pilón trabajando entre el ojo y el oído.

Pero claro, nosotros no somos los súper importantes, intocables, seres sobrenaturales y especie superior de la clase política que tienen que ir a trabajar al Congreso de los Diputados, lugar que ha estado cerrado dos meses (los que han estado sus señorías de vacaciones, para que se quejen de otras profesiones) y en el que se han gastado tres millones de euros (en pesetas quinientos millones) para arreglar el tejado. Dos días antes del inicio de las sesiones en el hemiciclo el Presidente envío una carta a los medios agradeciendo el trabajo  a la empresa encargada de la reforma, pero visto lo visto el trabajo ha sido poco fino (no estoy insinuando nada de la empresa encargada de los trabajos, pero la carta…)

Mientras tanto, sus intocables y superiores señorías reían y hacían chistes sobre el mojarse de los políticos, gracietas sobre goteras y sus consecuencias, mientras tomaban un café con leche (muy relaxin ellos) y sin acercarse al hemiciclo, no vayan a mojarse ellos, que nos tienen con el agua al cuello a nosotros.

Perfecta metáfora la ocurrida esta semana. Mientras el común de los mortales daría lo que fuera por un trabajo ellos, los seres superiores, los que cobran un sueldazo haciendo chistes. La indignación de los demás se la pasan por el forro, ellos mientras no se les mojen sus trajes Armani, sus relojes de miles de euros y el chiringuito no se les venga abajo… ¡pero cuidado, se han detectado goteras!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 14/09/2013

Anuncios

Apellidos

Si usted se llama de apellido Zamora, Zamudio o Zorrilla tiene los días contados. Lo mejor ahora mismo es llamarse Álvarez, Aguilar o Alonso.

Se va a tramitar una ley por la que en caso de disputa entre los cónyuges prevalezca el orden alfabético en los apellidos del vástago que tenga usted con su santa (o pareja que está la cosa regular, aunque hayan suprimido el Ministerio de Igualdad). Esto a la larga puede crear la pérdida de apellidos con gran arraigo en nuestros pueblos, ya que los Sánchez, Pérez o Rodríguez no van a aguantar muchos años.

Antiguamente se pedía insistentemente a todos los santos, y los que eran menos buenos, porque las parejas tuvieran un niño. Era causa común de los abuelos paternos el pedir por un varón “para mantener el apellido” decían ellos. Pues bien, ya no va a hacer falta porque nuestros diputados se han propuesto que esto de la igualdad llegue a extremos hasta ahora insospechados. ¿Qué le habrán hecho los Vázquez, Suárez o Pérez a nuestros diputados? ¿A qué viene este cambio que realmente no es necesario para nada?

Por ahora yo estoy tranquilo ya que me apellido Cabello (aunque por lo que se ve en la foto lo esté perdiendo) pero tengo amigos que están que trinan con este tema ya que los Villanueva, Torres y Ruiz que conozco se han puesto de dientes. Ahora eso sí, los que se llaman Aguilera, Benítez o Castro lo están celebrando por todo lo alto.

Lo festejan con una copa de Anís que alfabéticamente está antes que el Whisky, y es que cómo sigamos con estos cambios pasaremos de poner por orden alfabético los apellidos a tener que comer o beber por el mismo orden, por lo que tendremos que tomarnos una cerveza antes que un vino y una ensaladilla antes que un queso. Siempre con el permiso de Sus Aburridísimas Señorías, claro está.

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 06/11/2010