Archivo de la etiqueta: subvenciones

Más cine

Dicen, y no paran, que se están cargando la cultura. La subida del IVA acompañada de la bajada de subvenciones es sin duda un golpe a la línea de flotación de muchas actividades culturales, pero no es sólo eso lo que puede acabar con ellos. Ha habido muchos cineastas que han cobrado subvenciones, dependiendo del momento unos más que otros, y eso les ha hecho mantenerse y poder seguir creando, pero cuando llegan las vacas flacas todo es más difícil.

Todos recordamos, sobre todo los más mayores, como había cines en todos los pueblos de Andalucía. Puede ser que pusieran películas más pasadas de moda, que estuvieran descatalogadas o estrenadas hacía varios años, pero aún así existía la posibilidad de verlas.

Mas Cine¿Recuerdan el Cine Cristina de Ronda?  ¡Cuántos chavales habremos salido de allí dando patadas al aire al estilo Bruce Lee! Ponían casi todos los años las mismas películas, cambiaban sólo alguna de un año a otro, pero disfrutábamos muchísimo. Tanto como lamentamos la pérdida del Cine La Merced, con él se nos fue parte de la infancia y juventud, quedamos huérfanos de cine, de cultura y durante unos cuantos años no teníamos donde acudir para poder disfrutarlo. Se utilizó el teatro para el propósito, pero no era lo mismo.

Actualmente en la mayoría de las pequeñas poblaciones no disponen de lugar donde ver una película, eso sí que es cargarse la cultura. Pero no viene de ahora, esta situación está ocurriendo desde hace muchos años, da igual el Gobierno que esté, la ausencia es notable.

Quizá si, en lugar de dar las subvenciones a los cineastas, se abrieran más salas de cine públicas y en ellas se pusieran más películas españolas, por ejemplo, no haría falta lamentarse de falta de cultura. Ellos podrían vivir de su oficio y nosotros disfrutar de la cultura del séptimo arte además de soñar con otras cosas, que todo es preciso.

 

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 19/01/2013

Desmantelamiento

La crisis se va a llevar por delante muchas cosas, algunas necesarias y otras algo menos, de unas nos alegraremos en un futuro, pero otras las echaremos de menos cuando nos recuperemos económica y moralmente. Muchas empresas han caído en un pozo profundo del que es imposible levantarse, pero muchas otras aprovechan el tirón y las leyes laborales, todo hay que decirlo, para hacer una limpia que no es necesaria, pero para escrúpulos estamos.

 

Por lo pronto se está cargando el estado del bienestar, pero no el de todos, ya que la clase política sigue con sus múltiples privilegios. La demagogia barata de la reducción del número de diputados o concejales, o la anulación de su sueldo no es lo que esperamos. ¿Por qué reducen el número de representantes elegidos por el pueblo, pero en cambio no lo hacen con cargos de confianza o delegaciones y empresas públicas en las que son nombrados a dedos por los dirigentes de los partidos? ¿Por qué quieren que los diputados no cobren? ¿Para qué sólo puedan serlo los que tienen la vida resuelta y no demos igualdad de oportunidades a todos? Yo quiero que mis representantes cobren, porque no quiero dejar presupuestos millonarios en manos de personas que no reciben ningún salario por administrarme, demasiada tentación para corruptos es ya trabajar cobrando como para que le pidamos que lo hagan gratis. Reduzcan en Delegaciones Provinciales, Diputaciones, Senado y otras muchas instituciones que no son votadas por el pueblo, si no puestos ahí por favores dentro de los partidos políticos en esta partitocracia disfrazada de Democracia que no se cree ya ni quien la inventó.

 

Ahora el objetivo es demonizar a las Autonomías, como si fueran las culpables de todo, cuando el mayor déficit del Estado está en sus propias instituciones y no en las delegadas. Están desmantelando las Autonomías poco a poco. Estos días han cerrado delegaciones de periódicos en Andalucía, antes dieron CajaSur a una caja vasca y Cajasol a una catalana, la única caja importante, Unicaja, es todavía andaluza, pero hasta que desde Madrid quieran, cualquier día la desmontan y se la entregan a una caja gallega o madrileña.

 

Después se quejan de las subvenciones y los subsidios a los andaluces mientras las empresas de aquí se las vuelven a repartir ¡pero si es lo único que nos están dejando!

 

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 06/10/2012

Cine

La semana pasada pusieron en la televisión una película de éstas imprescindibles en el cine español, se trataba de “Amanece que no es poco”. Pero lo mejor del programa fue el posterior debate que tuvieron la presentadora del programa con el director de la cinta José Luis Cuerda y uno de los protagonistas, el gran actor Antonio Resines.

Durante la charla Resines habló sobre la actualidad del cine español y la competencia con el que viene del más allá, es decir de Hollywood, proponiendo que las que vengan en un idioma diferente al nuestro se emitieran en versión original con subtítulos –decía- “se igualaban las películas ya que las veríamos como la hacen ellos y los matices de su audio original” cosa que no estaría mal. Pero cuando viene una película de Norteamérica viene empaquetadita, es decir, a los distribuidores españoles le obligan a poner en los cines una de éxito acreditado por las taquillas de allí con tres o cuatro que no valen un duro, se la “meten doblada” a los empresarios del cine aquí, ya que esto es innegociable “si quieres la buena traga con las malas” con lo que si había alguna película española con poco público inmediatamente te cuelan la “americanada” aunque tenga aún menos público, pero son los que mandan en la industria fílmica.

Si obligaran a las distribuidoras españolas a tener un mínimo de películas en cartel (si el cine es de 5 salas al menos dos o tres españolas) al cine español le vendría mucho mejor que no subvencionar sólo las películas más taquilleras, éstas ya son beneficiosas para el productor (por cierto la Comisión Europea ha frenado la Ley que aprobaba estas ayudas al cine español, con lo que tendrán que esperar se supone que unos meses) sería mejor intentar ayudar al cine, no dando al que más recaude, sino ofreciendo al público la posibilidad de ver las películas españolas en la gran pantalla aguantándolas un poco en cartel y no sólo verlas en televisión. Quizás no sea la solución, pero por probar…

Publicado en “La Voz de Ronda” 28/11/2009