Archivo de la etiqueta: tiempo

Dios proveerá

Ya si que no nos queda nada a los cofrades, de aquí a una semana escasa estaremos entregado a los que nos llama durante todo el año, la Semana Santa que algunos no dejamos de vivir toda la vida.

 

Luna CrecienteNuestras preocupaciones van acercándose como lo más temido. Primero queremos tener todo preparado, el traje de gala para ponernos el día grande de nuestra Hermandad. La ropa de nazareno para que no falte nada, la túnica el cinturón, el antifaz, los zapatos cómodos, que luego duelen los pies, los guantes, la medalla…todo en perfecto orden y estado de revista.

 

Luego pasamos a preocuparnos de que no haya impedimentos por el recorrido que hacemos con nuestra cofradía, siempre intentado que no haya un andamio o una cuba que entorpezca nuestro discurrir por las calles. Los cables, esos malditos elementos que encontramos en cada esquina, nos preocupan todos los años, casi siempre los mismos, pero nadie se acuerda de quitarlos de una Semana Santa a otra ¡seremos trabajosos!

 

Ya los días previos las aplicaciones que tenemos en los móviles y que nos detallan el tiempo que va a hacer estos días están que sueltan humos de lo que la utilizamos, si el resto del año la ojeamos una o dos veces al mes, ahora la miramos una o dos veces a la hora ¡como si Julio Marvizón no tuviera nada que hacer nada más que estar en nuestro móvil metido! Qué el pobre sufre más estos días que un pavo en nochebuena, se le caerán las cosas de las manos de las veces que lo nombra el personal cabreado con el tiempo, que si lluvia, viento o elementos climatológicos que ni sabemos que existen.

 

Como si no tuviéramos bastante con todo esto, ahora a nuestros munícipes les da por hacer mociones de censura en plena Cuaresma ¿no teníais fechas en el año para hacer los cambios de sillones almas mías? Mira que meterse en esta época, la política no respeta ya ni que estemos en Semana Santa. Dios proveerá.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/03/2016

Anuncios

Reuniones

Hay que ver lo que da de sí un café en un bar. Es típica la reunión habitual de los mismos cafeteros arreglando el mundo. No sabemos hasta donde pueden llegar los problemas que tiene el personal. Cuando creíamos que la crisis era el único tema que preocupaba a los españolitos, vas a una reunión de éstas y no veas la de soluciones que te ofrecen, de todo tipo y colores. Hay problemas que son tan nimios que no lo hubieras pensado, hasta llegar a problemazos realmente preocupantes, vaya horquilla.

Un recurso habitual en estas reuniones es hablar del tiempo que hace y de su paso. ¿Recuerdan la canción de Sabina “Quién me ha robado el mes de abril”? Pues eso comentaba un amigo, que se le había pasado volando, a lo que el otro respondió “eso tú, que tienes una buena pensión, si fuera como la mía que no me llega ni a mediados, verías lo largo que son los meses” Añadía “Y esto es lo que tienen que arreglar los políticos, que lleguemos a fin de mes los que hemos estado toda la vida trabajando”

ReunionesHablar de políticos, problemas y tiempo. Eso sí que tiene guasa, decía la canción. “si quieres que no se solucione un problema, crea una comisión” decían, y es cierto, que a los políticos sólo le preocupan sus cositas “que si las comisiones a los del PSOE e IU en la Junta y los sobresueldos a los del PP, lo demás es “pecata minuta” para ellos” decía ofuscado uno de los asistentes a la magnífica tertulia que yo oía desde la barra del bar.

Todo esto me hizo preguntarme a mí, como a ellos ¿Qué ha pasado con la primavera? ¿La habremos dejado en manos de los políticos también? ¿Se la habrán llevado en alguna comisión o en algún sobre? pero lo cierto es que “el otoño ha venido y nadie sabe cómo ha sido” Problema éste que no nos solucionaría ni el gran A. Machado.

Publicado en “La Voz de Ronda” 18/05/2013

Por qué no decirlo

Este año no voy a hacer un resumen de la Semana Santa. No voy a hablar del tiempo ni de los chubascos que apenas han caído y han fastidiado todo, del buen tiempo que hizo a partir del Domingo de Resurrección. No voy a hablar de las flores de los pasos y tronos, de la cera que se ha quedado por estrenar en las candelerías o candelabros de cola. No quiero hablar de las decisiones de las Juntas de Gobierno (casi todas acertadas) ni de el incumplimiento por parte de alguna Hermandad de sus estatutos. No voy a comentar nada sobre la precipitación en algunos casos y la incredulidad en otros que han podido terminar mal. Tampoco me voy a poner en plan poeta recordando el lloro de las ruedas al chirriar en las curvas recordándonos lo que pudo ser y no fue, o de la majestuosidad de esta o aquella dolorosa.

 

No, voy a hablar de otra cosa. Es hora de hablar de la ilusión, del trabajo bien hecho, de las ganas y la profesionalidad por hacer algo y lo que es más importante, hacerlo. Del amor a su pueblo, su gente y su Semana Santa, tanto de Ronda como de Arriate.

 

Desde su casa, sin apenas fuerzas para poder realizar muchas de las funciones que los demás hacemos sin darle importancia, una enfermedad que no impide hacer un trabajo admirable y, por qué no decirlo, impensable para otra persona que no sea él. Ha estado en todas las salidas, en todos los recorridos y en todas las decisiones importantes, no porque sea especial (que lo es) sino por su trabajo y perseverancia.

 

Cuando podría haberse quedado tranquilo, disfrutar de su familia y amigos y no meterse en líos, este magnífico profesional a base de tesón y esfuerzo sacó un proyecto para adelante, algunos confiamos ciegamente en él porque lo merece, en una semana ha visto su esfuerzo recompensado en parte.

 

Ha acertado y ha ayudado, que era lo que quería, así que desde estas líneas lo único que puedo hacer, aunque pueda molestarse por ello, es darte las gracias públicas, eso tan raro y que tan poca gente hace. Gracias Paco, sin ti esto no sería lo mismo.

 

Aquí un amigo a fondo perdío.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 14/04/2012