Archivo de la etiqueta: vacaciones

Susana imparable

El verano es la época de vacaciones por excelencia. Antes había muchas grandes empresas que incluso cerraban todo el mes de agosto, ahora con la competencia no es posible, pero aún así la producción la reducen al mínimo y se queda poco personal.

En otras empresas lo que hacen es contratar personas para sustituir a las que se van de vacaciones, aunque muchas consiguen salir adelante con lo que tienen y quien coge los días de descanso tiene que adelantar trabajo y luego ponerse al día.

Hay administraciones que sólo dejan retenes de servicios mínimos, como hacienda y justicia, durante agosto. 

Hay otras en las que no se debería notar tanto el verano, por ejemplo la sanidad, ya que en estas fechas es cuando hay más desplazamientos y por tanto más accidentes, además de zonas en las que se llega a duplicar o triplicar la población, por lo que debería tomarse muy en serio lo de las sustituciones.

Esto pasa en el SAS. El Servicio Andaluz de Salud, otrora la joya de la corona en Andalucía con una asistencia modélica, está quedando atrás por los recortes que el gobierno socialista de la Junta hace cada verano y no tiene visos de parar por nada del mundo. Los profesionales de la sanidad hacen todo lo que pueden, incluso llegan a doblar turnos, pero cuando lo que hace falta es personal en todas las áreas no queda más remedio de dar un servicio que no es todo lo eficiente que se debería, pero parece ser que no se da cuenta Susana y sus palmeros de que esto debe ser lo más importante.

thumbEn el Hospital de la Serranía de Ronda, muy moderno y nuevo todo, lo vamos a notar mucho más incluso después del verano. No es que se estén contratando mucho menos sustitutos de los que se van de vacaciones, es que no se está contratando ni a la mitad de ellos. Pero el varapalo grande va a ser cuando se vuelva al final del verano, ya que muchos profesionales no lo van a hacer, o al menos en Ronda.

Van a quitar, de hecho ya ha pasado, muchas de las especialidades, que no van a volver tras las vacaciones de verano. A partir del mes de septiembre si quieres un neurólogo (por ejemplo) te vas a dar con un canto en los dientes. Te atenderá (magníficamente por cierto) un internista, pero en algo que no es su especialidad. Y como con esto va a pasar con otras muchas que han dado de baja en el hospital de la serranía, tan moderno y nuevo.

Que haya dinero para visas oro por doquier, para coches de lujo en las consejerías, para dietas en verano cuando están sus señorías de vacaciones… para todo eso hay de sobra, pero para Sanidad, no. Se lo están cargando, y lo más grave, es que lo están haciendo con alevosía, sin decirnos nada y engañándonos. Algo que no nos debería extrañar de la derecha gobernante en Andalucía desde hace 40 años, pero claro como se llaman asimismo Socialistas… Ay, si algunos socialistas de verdad los vieran…

Salud y suerte (aunque diga mi admirado profesor Andrés “la suerte, como el destino, no existe)

 

Publicado en Ronda Semanal el 14 de julio de 2018

Anuncios

Rutina

¡Volver a la rutina! Ay, de vez en cuando es tan necesario como escaparse e ir de vacaciones a cualquier lugar recóndito del mundo.

Ha pasado la Feria de Pedro Romero, al fin dirá alguno, para embarcarnos rápidamente en el otoño, porque aquí otra cosa quizá pero término medio no tenemos ni lo buscamos. Ya pueden hacer 40ºc a la sombra que pasada la semana de fiestas nos ponemos la rebequita hasta para ir a comprar un ventilador.

Los niños han vuelto al colegio, algunos por primera vez y bien que lo notan los padres y madres, conozco algún padre que ha llorado más que le hija al entrar al colegio. Volvemos a levantar a los pequeños a esas horas dónde aún no ha salido la luz y no se ha escondido la oscuridad, un lío tremendo para sus pequeños cuerpos.

la fotoA los que les gusta apurar sus días de descanso los gastó todos ya, a la espera que el Gobierno empiece a devolver derechos y con ellos algún que otro día hurtado en el tiempo en que decían que teníamos crisis y lo que hacían era quitarnos lo que tanto había costado conseguir. Sale en las noticias que el número de ricos ha aumentado el doble, lo que se callan algunos es que el número de pobres a crecido el triple o cuádruple, depende de los países y las medidas tomadas por sus gobernantes.

En fin, nuevo curso, en el que posiblemente nos lo pasemos muy bien con nuestros políticos, ya que tenemos elecciones generales a la vuelta de la esquina. Y en Ronda además tenemos la diversión asegurada, con un gobierno en minoría que ha conseguido adormilar a la oposición con un sueldo y están más callados que un ermitaño de ejercicios espirituales.

Publicado en “La Voz de Ronda” 12/09/2015

Goteras

No sé si usted ha trabajado en algún lugar con el techo en medianas condiciones. Yo hasta he dormido en alguna ocasión con un cubo junto al cabecero de la cama y la gota cayendo del techo, con ese sonido inconfundible que al levantarme parecía que habían estado toda la noche con un martillo pilón trabajando entre el ojo y el oído.

Pero claro, nosotros no somos los súper importantes, intocables, seres sobrenaturales y especie superior de la clase política que tienen que ir a trabajar al Congreso de los Diputados, lugar que ha estado cerrado dos meses (los que han estado sus señorías de vacaciones, para que se quejen de otras profesiones) y en el que se han gastado tres millones de euros (en pesetas quinientos millones) para arreglar el tejado. Dos días antes del inicio de las sesiones en el hemiciclo el Presidente envío una carta a los medios agradeciendo el trabajo  a la empresa encargada de la reforma, pero visto lo visto el trabajo ha sido poco fino (no estoy insinuando nada de la empresa encargada de los trabajos, pero la carta…)

Mientras tanto, sus intocables y superiores señorías reían y hacían chistes sobre el mojarse de los políticos, gracietas sobre goteras y sus consecuencias, mientras tomaban un café con leche (muy relaxin ellos) y sin acercarse al hemiciclo, no vayan a mojarse ellos, que nos tienen con el agua al cuello a nosotros.

Perfecta metáfora la ocurrida esta semana. Mientras el común de los mortales daría lo que fuera por un trabajo ellos, los seres superiores, los que cobran un sueldazo haciendo chistes. La indignación de los demás se la pasan por el forro, ellos mientras no se les mojen sus trajes Armani, sus relojes de miles de euros y el chiringuito no se les venga abajo… ¡pero cuidado, se han detectado goteras!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 14/09/2013

Síndrome

Dicen que este año no la va a haber, no hablamos de la paga de navidad (que tampoco) ni de menos dinero en el bolsillo (que también) ni de tener que repagar por la sanidad y otros productos que antes, como ya están pagados, no teníamos que pagar (a pasar por ventanilla) nos referimos a la “depresión post vacacional”. Ese palabro que se refiere al mal humor, la bajada de interés y el desánimo propio del que vuelve de vacaciones no lo vamos a sufrir los españoles este año. No hay mal que por bien no venga, que diría el optimista, u otra cosa que nos quitan, que diría el pesimista, pero lo mejor es lo que dice el realista “hay que joderse”.

 

¿Cómo queréis que tengamos síndrome de eso? ¡Es que no se dan cuenta los muy estudiosos y precavidos de los sociólogos que es una cosa que es imposible que tengamos! Antes te ibas de vacaciones (el que podía, que tampoco éramos todos) e ibas al chiringuito a tomarte unos tintosverano y paellamarisco o unas cervezasfrías y pescaitofrito, pero los bares a pie de playa que tanto nos molaban ahora no están, pero tampoco nos hacen falta, no tenemos ni un mísero euro que llevarnos a la playa. Ahora lo que mola es la sandía metía en agua de la playa, que le da un saborcito que no veas, los filetempanao de toda la vida y la tortillapapa preparada con más calabacín que patatas (que para eso están más baratos) ¡Qué sería de un día de playa sin el chirriar de la arena entre bocado y bocado! ¿Síndrome? Si estamos todo el año amargados porque no llegamos a fin de mes y cada día tenemos algo menos o debemos algo más por arte y gracia de nuestra clase política.

 

Hablando de clase política ¿sabe usted que ellos tampoco tienen ese síndrome? Y la explicación es muy sencilla, trabajan tan poco (vean imágenes del pleno del Congreso) y tienen tantos meses inhábiles (julio, agosto, diciembre, enero) que lo que verdaderamente tienen es la cara más dura que el hormigón armao. Pero aún así le debemos dar las gracias, entre tanto recorte al menos nos van a ahorrar otra depresión ¡será por depresiones a lo largo del año!

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 04/08/2012

Operación Bikini

Esto del verano y la “operación bikini” es una “hartá trabajoso” como dice una amiga. Consiste en tener que ponerte el bikini para ir a la playa ya que un mes de agosto sin ir a darte un bañito a la costa no es lo mismo (ni mucho menos) y tienes que prepararte.

PiazzaArmerina-Mosaik-BikiniPara ello lo primero que hay que hacer es una dieta, puesto que tras todo el año sin mirar como te queda el bañador, éste es posible que te apriete un poco y tampoco es plan de ir apretado en vacaciones (para eso está el resto del año y los sueldos ya nos ajustan lo suficiente). En temas de adelgazamiento tenemos más opiniones y recetas que para hacer un buen gazpacho. Tenemos la “quemagrasa” que, como su nombre indica, consiste en hacer tanto ejercicio como si fueras a correr tres maratones y por supuesto, comer verduras y arroz hervido (ésta es muy buena si quieres estar todas las vacaciones con agujetas, con lo que no tienes ganas de nada, ni siquiera de ponerte el traje de baño, problema solucionado). La “dieta de la toronja”, que también es ganas de ponerle nombre a un método de adelgazamiento, consiste en hartarte de pomelos, por la mañana con café, por la tarde con tomate y por la noche con lechuga (si no adelgazas por lo menos cojeras un colorcito blanco que te obligará a ir a la playa estés como estés). Hay otra que es “CLM”, no es el nombre de un banco que ha quebrado, es comer la mitad (muy buena en estos tiempos, ya que si no pierdes peso, al menos no pierdes dinero, ya que en la cesta de la compra ahorrarías unos euritos que vienen muy bien para pagarte las vacaciones). La del “cucurucho” (que no la explico nada más que en privado), la de la “alcachofa”, la de los “garbanzos” y así un largo etcétera.

Pero la mejor de todas, la que yo recomiendo, es comprarte el bañador dos tallas más grande, que adelgazar no adelgaza, pero por lo menos al mirarte al espejo no lo notas apretado y la moral sube una barbaridad que, en el fondo, de eso se trata ¿o no?

Publicado en “La Voz de Ronda” 08082009

El Chiringuito

Cuando llegan estas fechas casi todos pensamos en las vacaciones.

Los hay que ya tienen reservado el viaje para ir a playas exóticas o los que prefieren visitar ciudades y monumentos por otros lugares, ahora que en esas zonas hace mejor tiempo. Sin embargo quedamos los que, al no tener esas posibilidades, aprovechamos para ir a la costa a darnos un chapuzón para cuándo cae la tarde volver a subir la carretera, de eso tendríamos que hablar algún día ¡vaya carreterita!, para dormir en nuestras casas ya que nuestra economía no nos permite muchos lujos.

chiringuitoSi algo nos quedaba era aprovechar la hora del mediodía, cuando ya estamos un poco hartos de sol, para ir al chiringuito a pegarnos un latigazo. Pero ahora intentan quitarnos los chiringuitos de las playas porque, según dicen, van contra la ley de costas, cuando lo que tenían que hacer era nombrarlos monumentos nacionales, como la Catedral de Burgos o el Toro de Osborne. ¿Que sería de la Cruzcampo o el tinto de verano sin los chiringuitos playeros?, por no hablar de los espetos de sardinas o el pescaito frito mientras mostramos nuestras panzas incipientes apoyados en la barra y los pies llenos de arena mientras refrescamos el gaznate.

Lo único que nos va a quedar es ir a la playa como íbamos antiguamente, con nuestra neverita azul y la tortilla de patatas, los pimientos fritos y el filete empanado que cuándo te lo comes te chirría toda la boca, ¡que buena esta la comida con arena! Y poner la sandía en la orilla para que se refresque enterrada en la arena, pero un poquito fuera para que le de el agua de las olas que vienen y van. Si es que no nos lo prohíben, que todo se andará.