Archivo de la etiqueta: valores

Habitación con vistas XI

Habitación con vistas al mar XI

 

El día 17 de mayo me dieron la “libertad condicional” ya que la prueba de fuego la tenía el 20, justo un mes después del ingreso, donde debían valorar como estaba tras tres días de contacto con el “mundo real” con mi ambiente y con la vida que llevaba y llevaré tras pasar todo esto.

 

Me hicieron una analítica, además de alguna prueba más, y me tomaron todas las medidas vitales, así que los nervios se volvieron a apoderar de uno ¿tendría que volver a ingresar? ¿Cómo habrá ido estos días? ¿Ha hecho uno todo lo que debía y como debía para que todo esté en orden? Muchas preguntas para tan solo un momento.

 

La consulta se hizo esperar unas horas, lo que tardó la analítica en llegar, pero al fin me llamó el hematólogo encargado del post-trasplante, llegaba el momento de saber cómo había ido todo, el momento crucial y el momento de mantenerse tranquilo y sereno, las noticias que tuvieran que darme serían las que fueran ¿a qué tener nervios o ponerse en lo peor o lo mejor?

 

Las noticias fueron inmejorables, las pruebas y analítica eran perfectas, todavía quedaba y queda por volver a tener los valores normales un tiempo, normal tras un trasplante, pero todo iba correctamente y siguiendo los pasos normales, las defensas subiendo poco a poco, pero eso es mejor para que no haya bajones y para que se estabilicen los números como debe ser, así que la alegría fue enorme. También redujeron muchas pastillas, a otras se les puso fecha de caducidad y algún fármaco se redujo la dosis. Me dieron el alta definitiva y sólo quedaba pasar a mi médico de referencia, en mi caso en el clínico, donde me deberían dar cita en 20 días y hacer todo el seguimiento y, sobre todo, donde me irían levantando restricciones de hábitos de vida y comida, ya  que ni puede hacer uno, aún, todo lo que quiere y en muchos lugares tiene que usar la mascarilla, ni puede comer uno muchísimas cosas, pero según vayan pasando los días y las analíticas vayan mostrando datos mejores, iremos recuperando detalles para hacer una vida totalmente normal.

 

pageDecía al principio que el aislamiento dejaba mucho que desear y es así. El personal que te atiende, salvo alguna excepción como en todos lados, ha sido magnífico. Unos profesionales como la copa de un pino, que se dice, y siempre pendientes de todo y dando ánimos y ayudando en todo. Sin embargo la habitación dejaba mucho que desear. De entrada tener que compartir habitación, donde uno a otro nos podemos pegar gérmenes, aunque nos hagan lo mismo, pero cada cuerpo tiene una recuperación y una asimilación distinta de los fármacos y de las células. Después pasa que la habitación no reúne, a mi entender, las condiciones que debería. Pero aquí no tiene culpa el personal, ya que ellos hacen lo que pueden y deben, pero los recortes en la sanidad pública andaluza han hecho estragos. Había mucha limpieza y muy detallada, pero hay cosas que no se pueden arreglar sólo con limpieza, hay que entrar más a fondo en muchas cosas, pero no quiero terminar esta serie con protestas hacía la sanidad en su conjunto, ya que es sólo una parte y no la más importante, aunque no deja de ser fundamental.

 

Lo único que me queda por hacer es dar las gracias a todo el personal de la sexta planta de Carlos Haya, la zona de trasplante, por su profesionalidad y por su cariño con los pacientes, se merecen todo lo bueno que pueda suceder. Así como el personal de pre-trasplante y post-trasplante ya que no paran de darte ánimos y hacerte todo el trance mucho más agradable y llevadero. Gracias a todo el personal, magnífico.

 

Hoy es 23 de mayo, ya ha pasado todo y espero que en adelante vaya todo bien. Gracias también a vosotros que me habéis seguido desde el primer momento y que habéis ayudado tanto con vuestros mensajes de ánimo, tanto por teléfono como por las redes sociales, sin vosotros no habría sido tan llevadero todo el proceso. Gracias.

Anuncios

Por ahí no paso

Llegada esta fecha todo se vuelve cíclico, todo ocurre como el año anterior o el otro, igual que ocurrirá el próximo y el siguiente. Vemos como se van acercando las fechas y todo es igual. Las primeras lluvias (con sus inundaciones no previstas), los primeros fríos, la ropa de invierno que nos queda pequeña, el primer anuncio de turrones o cava, los niños vendiendo mantecados… así que yo no voy a ser menos y volveré a dar mi opinión como todos los años.

 

Estamos en una época tan convulsa que hemos perdido muchos de nuestros principios y lo que hacíamos cuando éramos pequeños, actualmente ponemos en duda todo. En algún que otro colegio se están prohibiendo los típicos “belenes” por no herir la sensibilidad de los niños que profesan otra religión que no sea la católica, igualmente en las fechas previas a Semana Santa no se hacen los típicos actos y dibujos sobre las fechas próximas, no podemos generalizar y existen otras religiones, podremos estar más o menos de acuerdo, pero es una realidad que está sucediendo. Algún padre incluso protesta porque en la víspera del día de Andalucía se enseñe a los niños el Himno Andaluz, dando patadas a nuestra cultura en un centralismo mal entendido, sin conocer la historia y no saber que, aunque el himno y la bandera andaluza son posteriores, Andalucía existe desde antes que existiera España, siglos antes.

 

Sin embargo no se rasgan las vestiduras por celebrar cada año por estas fechas Halloween, da igual si su origen es británico o celta, no es lo importante, lo verdaderamente incongruente es que se animen a celebrar una festividad tan lejana a nuestras costumbres por religiosas, sin conocer que el origen de esta fiesta importada es religioso también, cosas de la ignorancia.

 

Lo único que tengo claro es que no me voy a disfrazar de nada (para eso tengo el carnaval) ni voy a pedir caramelos (lo hago el día de Reyes Magos) no voy a celebrar nada importado. A mi llámenme para un tostón de castañas, pero no para poner calabazas y brujas por ahí, que por ese agujero no paso.

 

 

Publicado en “La Voz de Ronda” 27/10/2012